atorrante


También se encuentra en: Sinónimos.

atorrante

(Derivado del ant. atorrar, vivir sin trabajar.)
1. adj./ s. m. y f. Amér. Merid. Vagabundo, holgazán los albergues se llenan de atorrantes en invierno.
2. s. f. Mujer de mala vida.

atorrante, -ta

(ato'rante, -ta)
abreviación
1. animal o cosa que es vulgar y común gato atorrante
2. peyorativo que no le gusta trabajar Tu hermano es un atorrante.
3. individuo que no tiene empleo ni hogar y vive mendigando Aquí se juntan unos atorrantes a pedir limosna.
Sinónimos

atorrante

adjetivo y cosustantivo masculino
(Argentina y Uruguay) vagabundo, holgazán, haragán, golfo.

atorrante:

holgazánvago, vagabundo,
Traducciones

atorrante

(Andes, Cono Sur)
A. ADJlazy
B. SMFtramp, bum (EEUU)
Ejemplos ?
La comedia del amor (1919) Madame Pachuli (1921) El chalet de los cesantes Los gauchos de Güemes La sombra Atorrante robusto Catan, Catan (1923) Que salga el actor!
Brasil) Casi 1000 disparates de todos los tiempos (V&R Editoras)(2011) 1000 cosas inútiles que todo chico debería saber antes de ser grande (V&R Editoras) El Manual del pequeño atorrante (V&R Editoras) Chistes del pequeño atorrante (V&R Editoras) Los juegos del pequeño atorrante (V&R Editoras) Chistos tontos, Chistes de Papá y Mamá, Chistes de Colegio, Chistes de Oficina (V&R Editoras) Piadas do Pequeno Travesso (Editorial V&R.
Trago amargo Tus besos seran mios Un atorrante La fija Un cansado de la vida El hombre que sonrie Un padre en busca de seis hijas Un suicida Un tropezon cualquiera da en la vida Vincenzino o la justicia es un pulpo Un caballero y un ladrón Che, prestame la pieza!
Se refiere a la acción de tomar cocaína por la nariz. rante: apócope de atorrante, que a su vez es una voz lunfarda que significa de mal aspecto, desarreglado.
mujeres (1984) Tonodisc Escándalo (reeditado como "Todavía puedo") (1985) Music Hall El regreso del ladrón (1987) Polygram Para sacar las castañas del fuego (1988) La vuelta del matador (1991) Soy un tango (1994) Cacho de Buenos Aires (1998) Buenos Aires lado B (2001) En vivo (2003) Espalda con espalda (2005) Y ya nada fue lo mismo (2007) Yo seré el amor (en vivo, 2008) Más atorrante que nunca (2010) Aquellos viejos amores (2013) Los grandes éxitos de Cacho Castaña (1980) Más allá de la leyenda (2000) Café la Humedad (2003) Septiembre del 88 (2003) Los esenciales (2004) De colección (CD + DVD...
Alude a las vasijas o cántaros que no tienen una base uniforme y por tanto asientan mal. Ser un "Atorrante". Esta frase, utilizada muy comúnmente en la Argentina, que significa ser un pícaro, un estafador, un vividor o mantenido, proviene de los principios del siglo XX, cuando los vagabundos que no tenían una casa dormían en las tuberías, que eran traídas de Inglaterrra directamente de la fábrica de A.Torrant, de allí se empezó a usar el término.
Cabrero: enojado.. Rante: apócope de atorrante. A partir de 1943 dentro de una campaña iniciada por la dictadura militar de 1943 que obligó a suprimir el lenguaje lunfardo, como así también cualquier referencia a la embriaguez o expresiones que en forma arbitraria eran consideradas inmorales o negativas para el idioma o para el país, el Negro Cele debe modificar el texto para que se permita su difusión y hace una versión totalmente mediocre con el nuevo título de Mi cuartito y, por ejemplo, los primeros versos quedaron en esta forma:.
La mantenida desprecia a la mujer de cabaret, la mujer de cabaret desprecia a la yiranta, la yiranta desprecia a la mujer de prostíbulo, y, cosa curiosa, así como la mujer que está en un prostíbulo elige casi siempre como hombre a un sujeto de avería, la de cabaret carga con un niño bien o un doctor atorrante para que la explote.
Al que demanda, que es algún cachafaz atorrante, no le cuesta nada, pues solo tendrá que dar un poder al atorrante cachafaz que es el ave negra, y este mismo lo toma a su cargo.
Con meliflua y perrera expresión de hombre de mundo, que sabe lo que es carpetear el destino desde una mesa de café mientras el mozo ladra una letanía broncosa y un "de profundis" asesino por el débito de un capuchino atorrante y dos cafés achicoriosos.
Sus décimas son bien pobres, su música bien destemplada, y su voz bien ronca, pero su canto improvisado, aunque no alcance, por cierto, a expresar como lo quisiera, su desconsuelo, deja traslucir tan resignado pesar por las decepciones y los desengaños sufridos, en su larga vida mal aprovechada; y tanto rebosa la amargura de su vejez miserable y sin hogar, que su auditorio lo escucha con cierta compasión, y que los mismos niños, sus discípulos, siempre dispuestos a hacerlo víctima de alguna travesura, por un momento perdonan, indulgentes, al hombre que, cantando, casi llora, su tiranía inofensiva de maestro atorrante.
¡Cabos de manila para atar caballos!, y el viejo, atorrante y matrero mal domado, volvía a los años de su juventud, cuando para hacerse de una buena cincha, ancha y sin defectos, se elegía una res de poca marca, y se mataba, nada más que para esto.