atleta

(redireccionado de atletas)
También se encuentra en: Sinónimos.

atleta

(Del lat. athleta < gr. athletes < athlon, premio [de una lucha].)
1. s. m. y f. DEPORTES Persona que practica cualquier deporte y, en especial, el atletismo los atletas estaban situados en la línea de salida.
2. coloquial Persona corpulenta y fuerte.
3. coloquial Defensor enérgico de alguna causa. paladín

atleta

 
m. Competidor de cualquiera de los ejercicios de los antiguos juegos públicos de Grecia o Roma.
com. dep. Persona que practica el atletismo.
fig.Persona muy robusta y fuerte.

atleta

(aˈtleta)
sustantivo
1. deporte persona que practica el atletismo el entrenamiento de los atletas para las Olimpiadas
2. participante de los juegos públicos de Grecia o Roma Aquiles era un excelente atleta.
3. persona con cuerpo bien formado como un atleta El vecino nuevo es un atleta.
Sinónimos

atleta

cosustantivo masculino
Traducciones

atleta

athlete

atleta

athlète

atleta

atlet

atleta

atlet

atleta

Athlet

atleta

urheilija

atleta

atletičar

atleta

運動選手

atleta

운동 선수

atleta

atleet

atleta

atleta

atleta

friidrottare

atleta

นักกีฬา

atleta

atlet

atleta

vận động viên

atleta

运动员

atleta

運動員

atleta

SMFathlete

atleta

m. athlete.

atleta

mf athlete
Ejemplos ?
A esto responde la creación del Centro de Tecnología y Artes Visuales, y los recursos que estamos invirtiendo para la preparación de jóvenes atletas de cara a las competencias internacionales que tendrán lugar fuera y dentro del país.
Ya pasa, debajo los arcos ornados de blancas Minervas y Martes los arcos triunfales en donde las Famas erigen sus largas trompetas, la gloria solemne de los estandartes llevados por manos robustas de heroicos atletas.
En cuanto a los deportistas profesionales, que eran una característica tan curiosa de su época, no tenemos nada que responda a ellos, ni los premios por los que nuestros atletas compiten son premios en dinero, como en su época.
Corre el vulgo anhelante, rumor suena, y se corona en tanto de bizarros galanes sin segundos y atletas furibundos el ancho anfiteatro.
Pero de todos los que en las diversas direcciones tienden a este fin, hombres de negocios, atletas, filósofos, no se dicen que aman y no se los llama amantes; sólo a los que se entregan a una especie de amor se les da el nombre de todo el género y sólo a ellos se les aplican las palabras amar, amor y amantes.
Todas las peripecias de los atletas les tuve de pasar aquél día, pero a la untura siguió el polvo de la gruta de Nápoles (túnel que servía de atajo para no haber de dar la vuelta al promontorio de Pausilipus) Nada más largo que aquella prisión, nada más umbrío que aquellas antorchas, las cuales, al contrario de hacernos ver entre las tinieblas, nos hacen ver las tinieblas.
Alcibíades: Si fueren personas instruidas, sería preciso que el que pretende igualarse con ellos o sobrepujarlos, trabajase y se ejercitase, y que después entrase en lid con atletas de reputación; pero, puesto que no dejan de mezclarse en el gobierno sin saber nada, ¿qué necesidad hay de tomarse el trabajo de prepararse y ejercitarse?
Está sujeto inmediatamente al Cuerpo Legislativo, al Senado, al pueblo: es un hombre solo resistiendo el ataque combinado de las opiniones, de los intereses y de las pasiones del Estado social, que como dice Carnot, no hace más que luchar continuamente entre el deseo de dominar y el deseo de substraerse a la dominación. Es en fin un atleta lanzado contra otra multitud de atletas.
Nuestros dos principales atletas no eyacularon, mas pronto se apoderaron de Rosette y de Colomba y las enfilaron como los galgos y entre los muslos, de la misma manera que acababan de hacer con Mimí y Gitón, ordenando a estas encantado ras niñas que meneasen con sus lindas manos, según las instrucciones recibidas, los monstruosos extremos de las vergas que sobresalían de sus vientres; y mientras tanto, los libertinos manoseaban tranquilamente los orificios de los culos frescos y deliciosos de sus pequeños goces.
Pero nuestros cuatro atletas, curtidos por todos sus excesos, se entregaron a éstos con su flema acostumbrada, y las cuatro cagadas fueron tragadas sin que se vertiese por ninguna parte ni una sola gota de semen.
Sócrates ¿Qué dirías de un Estado compuesto de tiradores de arco, tocadores de flauta, de atletas y otras gentes de esta clase, todos hábiles, mezclados con todos esos de que hemos hablado más arriba que saben, unos hacer la guerra, otros condenar a muerte, y con esos oradores hinchados con su pretendida disposición para la política, en el supuesto de que falte a todos la ciencia del bien y que entre todos ellos no haya ni uno solo que sepa en qué ocasión ni con qué objeto es preciso emplear cada una de estas artes?
Sócrates: Si los atenienses deliberasen con qué atletas es preciso luchar, y con quiénes agarrarse de manos, sin tocar a los cuerpos, y cómo y cuándo es preciso hacer estos diferentes ejercicios, ¿darías tú mejores consejos sobre todo esto que un maestro de palestra?