aterrador

(redireccionado de aterradora)
También se encuentra en: Sinónimos.

aterrador, a

adj. Que aterra o causa terror un grito aterrador surcó la noche. terrorífico

aterrador, -ra

(ateraˈðoɾ, -ɾa)
abreviación
que causa mucho miedo un ruido aterrador
Sinónimos

aterrador

, aterradora
Traducciones

aterrador

děsivý

aterrador

skræmmende

aterrador

pelottava

aterrador

effrayant

aterrador

zastrašujuć

aterrador

terrificante

aterrador

ぎょっとさせる

aterrador

무서운

aterrador

angstwekkend

aterrador

skremmende

aterrador

assustador

aterrador

skrämmande

aterrador

ที่น่าตกใจ

aterrador

ürkünç

aterrador

đáng sợ

aterrador

מפחיד

aterrador

ADJterrifying
Ejemplos ?
Contraído por la sofocación y por la pena, estaba su rostro lívido, con una lividez fantástica; sus grandes ojos, abiertos desmesuradamente, parecían mirar aterrados un abismo insondable; su semblante afinábase adquiriendo apariencias espectrales; sus labios, exangües y contraídos, dejaban ver la antes nacarada dentadura, ya de tonos amarillentos; sus cabellos enmarañábanse sobre su frente; su respiración resonaba sibilante y aterradora.
Esto diciendo echó una mirada aterradora sobre la infeliz Lucía; su frente despejada hasta entonces de todo pensamiento que llevara el sello de la infamia, se cubrió de una sombría tristeza, sus labios se contrajeron y dejaron escapar palabras salvajes que no entendió Lucía.
Rompe, pues, sombra adorada, Esa piedra que te esconde, Y a mis suspiros responde, Momentánea aparición; Dime, sí, que desde el cielo, Do mi padre habita ahora, No me lanza, aterradora, Su terrible maldición.» Calló aquí un punto, y besando La lápida, con tristeza Inclinando la cabeza, Dijo alejándose ya: «¡Quimeras!...
El cacique, adornado con sus vistosos plumajes, con su diadema llena de piedras preciosas, y ricas sartas de coral y perlas que rodeaban su cuello, y caen sobre su ensangrentado pecho, no con la sangre de sus heridas, sino con la sangre española de sus víctimas, su mirada fiera y aterradora, su actitud imponente, estaba soberbio, más que un hombre era un ángel exterminador -estaba hermoso- Lucía al verlo, dio un grito, y cayó desmayada.
Y como era hombre que entendía bien su interés y su conveniencia, pero que de almas sabía poco, jamás llegó a comprender ni a darse cuenta de las singulares transformaciones del alma de María Antonia, convertida de súbito de libre cortesana en austera penitente, y de austera penitente en algo a modo de vengadora y aterradora Furia.
En otros momentos, Silveria se rindió al sueño y se recobró de su cansancio. La noche llegó al cabo, con aterradora lobreguez. -Todavía nos queda bastante que andar -dijo el viejo.
(Dijo, y cual suele caliginosa nube, cargada de rayos, acercarse á otra en medio del Océano cuando el cielo se encapota, así MINERVA camina lentamente, embrazando su formidable escudo y enristrando la lanza, mensajera terrible de la destrucción. Tranquila es su mirada, pero aterradora: su voz tiene un sonido que infunde pavor.) BELONA.
Desde que oyó a los médicos la palabra aterradora, todo lo vió entenebrecido; humores negros, esplines de lo más británico, neurosis franco-antioqueña le acometieron en gavilla.
Sereno corres, majestuoso; y luego En ásperos peñascos quebrantado, Te abalanzas violento, arrebatado, Como el destino irresistible y ciego. ¿Qué voz humana describir podría De la sirte rugiente La aterradora faz?
Una calma aterradora reinaba allí, no se veía un rayo de luz y todo estaba limpio de obstáculos: no había rastro de vagonetas ni de maderos; las poleas, los cables, las cuerdas de señales, todo había sido barrido por la violencia del aire empujado por la explosión.
Faltábale manos con que despachar a su numerosa parroquia a Currita la Cardenales, que se movía y removía ágilmente entre los cestos de legumbres con cuyo producto ganábase el sustento y recompensaba a su hombre del casi cruento sacrificio de tener que soportar a diario su falta de narices, acompañada de no bien olientes emanaciones y su fecundidad aterradora...
Tenían, en cambio, cierta facultad imitativa; pero no se pudo obtener nada más. Con los mellizos pareció haber concluido la aterradora descendencia.