aterrador


También se encuentra en: Sinónimos.

aterrador, a

adj. Que aterra o causa terror un grito aterrador surcó la noche. terrorífico

aterrador, -ra

(ateraˈðoɾ, -ɾa)
abreviación
que causa mucho miedo un ruido aterrador
Sinónimos

aterrador

, aterradora
Traducciones

aterrador

děsivý

aterrador

skræmmende

aterrador

pelottava

aterrador

effrayant

aterrador

zastrašujuć

aterrador

terrificante

aterrador

ぎょっとさせる

aterrador

무서운

aterrador

angstwekkend

aterrador

skremmende

aterrador

assustador

aterrador

skrämmande

aterrador

ที่น่าตกใจ

aterrador

ürkünç

aterrador

đáng sợ

aterrador

מפחיד

aterrador

ADJterrifying
Ejemplos ?
A veces frunce, receloso, el ceño cual si oculto pesar le atormentara, y a veces gime cual si en negro sueño fantasma aterrador se le mostrara.
¡La nada contemplé que me cercaba, y... al presentir mi aterrador quebranto, miré que solitaria me anegaba en un mar de dolores y de llanto!
Logramos extirpar la viruela y la fiebre amarilla, y ha sido erradicado de todo el territorio el mosquito transmisor de este último mal. Quedó abatida la poliomielitis, que hace sólo un lustro constituía aterrador problema de salud pública.
Y como alzasen los ojos hacia la reja de la celda de la demente, pudieron ver, sobre cortina de llamas y humo, un rostro aterrador, y oír una voz que gritaba: -¡Ahí va el Niño!
Y, sin embargo, agarró la pala... -¡Cavar, cavar! -repetía la Juaneca danzando de júbilo aterrador-. ¡Cavar, mis amigos! Y cavaron, cavaron, excitados, redobladas sus fuerzas por la esperanza, por el quejido a cada hora un poco más perceptible.
Llega ya... ¿No le veis? ¡Cuál desenvuelve Su manto aterrador y majestuoso...! ¡Gigante de los aires, te saludo...! En fiera confusión el viento agita Las orlas de su parda vestidura...
Notad hasta qué punto fue aterrador y horripilante el atentado, cuando sólo la idea de que se le sospechara de haber tenido parte en él, hirió de tal suerte la imaginación del asistente, que era un honrado mallorquín, que perdió la razón, y de la cárcel fue llevado a la casa de los locos.
Caminamos aún unos doscientos pasos más sobre un terreno poco inclinado, llano y movedizo, todo compuesto de ceniza y piedras pequeñas, y llegamos al borde del cráter. ¿Quién puede describir el grande, el magnífico, el aterrador espectáculo que se presentó a nuestra vista?
Era el día 15 de abril del mencionado año de 1810. La villa de Lapeza ofrecía un espectáculo tan risible como admirable, tan grotesco como imponente, tan ridículo como aterrador.
Otro tal vez, te hubiera aborrecido delante de aquel cuadro aterrador; pero yo no miré en aquel instante más que mi corazón; y te quise tal vez por tus tinieblas, y te adoré, tal vez, por tu dolor, ¡que es muy bello poder decir que el alma ha servido de sol...!
Cuando llegaron a la cúspide de una montaña esbelta y desconocida observaron el abismo más extraño jamás contemplado; fascinante, exótico, atrayente y a la vez aterrador, brutal, inconmensurable.
Lucía, al oír tan espantosa confusión estaba fuera de sí, no podía darse cuenta de lo que a su alrededor pasaba, ninguno se había acercado a ella en aquella noche de horror a decirla la causa de tan aterrador acontecimiento.