ateneo


También se encuentra en: Sinónimos.

ateneo

(Del lat. athenaeum < gr. athenaion, templo de Atenea.)
1. s. m. Asociación cultural que reúne a científicos y hombres de letras.
2. Local o edificio sede de esta asociación.

ateneo

 
m. Nombre de algunas asociaciones, esp. científicas o literarias.
Local en donde se reúnen.
hist. El nombre de Ateneo, como institución religiosa y cultural, se aplicó ya en la Antigüedad clásica. En la etapa contemporánea, la voz se difundió por Europa para dar nombre a la vez a instituciones de tipo, literario y científico y de cultura popular.

Ateneo (Athēnaion)

 
Templo de Minerva en Atenas.

ateneo, -nea

(ate'neo, -'nea)
sustantivo masculino
1. agrupación cultural cuyo fin es promover el estudio científico y literario El Ateneo Obrero es una entidad cultural privada sin fines de lucro.
2. sitio donde se congregan sus miembros La conferencia se realizará en el salón del ateneo.
Sinónimos

ateneo

sustantivo masculino
Traducciones

ateneo

athénée

ateneo

ateneo

ateneo

أتينيو

ateneo

Ateneo

ateneo

Ateneo

ateneo

Ateneo
Ejemplos ?
¡Si él pudiese oír algún día y ver de cerca a todos aquellos sabios que explicaban en la Universidad Central, en el Ateneo y hasta en el Fomento de las Artes!
Prólogo presentación de Joaquín Gil. Buenos Aires: "El Ateneo", 1941 Diccionario de ideas afines y elementos de tecnología Con un prólogo...
Se llamaba Blindado y lo estaba contra todos los ataques de la vergüenza que no conocía. Hablaba en el Ateneo, donde se reía de Moisés y de Krause.
Gonzalo Fernández de la Mora; La quiebra de la razón de Estado. Madrid, Ateneo, 1952. 4.- Friedrich Meinecke; La idea de la razón de Estado en la Edad Moderna.
Por ello, en la época a que se refiere el informe, debió sesionar en el Ateneo, en el Liceo Rodó y en el Ministerio de Relaciones Exteriores (Cabildo).
Fue maestro de Rubén Darío, quien también compartió con él la animación de la vida cultural nicaragüense al participar en la inauguración de El Ateneo.
Hablaba de esto el insigne toldedano con entusiasmo candoroso, y su viva imaginación le anticipaba el deleite de recorrer los parajes por donde anduvieron Diego Porcellos, Fernán González y el Cid, y rastrear el ambiente en que moró la musa embrionaria del maestro Gonzalo de Berceo. Con tales estudios se preparaba para dar en el Ateneo un curso de Literatura de la Edad Media.
Fabela participó en varios círculos literarios y fue miembro fundador, junto con otros 40 compañeros, del Ateneo de la Juventud en el que participó como secretario de actas.
Lo de estar en la segunda edad le parecía un atraso y, francamente, él no quería quedarse a la zaga. Volvió al Ateneo, y... nada, todos los días lo mismo.
Pedía la palabra, se ponía sobre la mesa hollando los manteles, y suplicaba con lágrimas en los ojos a todos aquellos borrachos que salvasen la ciencia, que procurasen la santa armonía, porque él, en el fondo de su alma, siempre había suspirado por la armonía del análisis y de la síntesis, de Tula y la virtud, de la fe y la razón, del krausismo y los médicos del Ateneo...
ABOLIREMOS LA ENSEÑANZA PRIVADA. LOS ALUMNOS PODRAN REUNIRSE CON SUS PADRES, COMO EN UN ATENEO, EN LAS ESCUELAS. DURANTE REUNIONES EFECTUADAS EN LOS DIAS DE FIESTA, LOS PROFESORES DISERTARAN SOBRE EL TRATO DE LOS HOMBRES ENTRE SI, LAS LEYES DE IMITACION, LOS CONFLICTOS PROVOCADOS POR LAS LUCHAS SIN LIMITES, ETC.; ES DECIR, QUE SE LES ADOCTRINARA, TANTO A LOS PADRES COMO A SUS HIJOS, EN LAS NUEVAS TEORIAS QUE AUN DESCONOCEN.
Colaborador de diversas publicaciones culturales, como El Ensayo y El Ateneo, y políticas como el semanario El Constitucional; también fue animador de tertulias y centros culturales, contribuyendo notablemente a la forja del ambiente cultural y el desarrollo literario en Nicaragua.