atalaya


También se encuentra en: Sinónimos.

atalaya

(Del ár. al-talayi', centinelas.)
1. s. f. CONSTRUCCIÓN Torre construida en un lugar alto para vigilar.
2. GEOGRAFÍA Lugar elevado desde donde puede verse mucho terreno desde la atalaya se divisaba todo el pueblo. promontorio
3. Situación privilegiada para opinar sobre una cosa.

atalaya

 
f. Torre para atalayar (observar).
Altura propia para atalayar (observar).
m. Hombre que vigila desde la atalaya.

atalaya

(ata'laʝa)
sustantivo femenino
1. mirador ubicado en altura para vigilar Las ciudades antiguas estaban rodeadas por muros con atalayas.
2. elevación desde donde se contempla una amplia extensión de tierra o mar una elevación a modo de atalaya
3. opinión desde la cual se puede juzgar un hecho o concepto Desde mi atalaya las cosas se ven de distinta manera.

atalaya


sustantivo
persona que protegía un lugar desde un lugar elevado El atalaya sonaba la alarma ante el peligro.
Sinónimos
Traducciones

atalaya

sentry, watch

atalaya

bertesca

atalaya

Wachturm

atalaya

Watchtower

atalaya

Vartiotorni

atalaya

망루

atalaya

A. SF
1. (= torre) → watchtower, observation post
2. (= posición estratégica) → vantage point
B. SMlookout, observer
Ejemplos ?
Campo vastísimo le abren allá en su mente revuelta donde lo pasado bulle, y sus recuerdos fermentan. Llanura deliciosísima, óptica espaciosa inmensa que alcanza su vista absorta desde atalaya dispuesta.
De un montecillo estraviado Sobre la empinada loma, Como escondida atalaya Puesto entre Francia y Borgoña Hubo segun un cronista Allá en edades remotas Un castillo inhabitado De manos Francesas obra.
Ahora es forzoso que des todo lo que prometiste a los que alaban y celebran las obras de tu ingenio; que aunque algunos no necesitan de tu fortuna, necesitan muchos de tu talento. Atalaya son de tu ánimo, con lo cual jamás podrás hacer acción alguna indigna de varón perfecto y erudito, sin que muchos se arrepientan de lo que de tus partes se admiraron.
Sí, que de Cuba en la vecina playa ¡merced a los furores parricidas que en común daño alimentáis, y afrenta! os amenaza Iberia, os atalaya, y de combates mil las esparcidas reliquias apellida, y junta, y cuenta.
Sin embargo, como el cráter principal del Pichincha se encuentra al Occidente, su lava es lanzada en dirección de los desiertos de Esmeraldas, circunstancia salvadora para la ciudad que sólo ha sido víctima de los sacudimientos del gigante que la sirve de atalaya.
- La tarde Entre Estepona y Marbella, una torre fulminada, hoy nido de aves marinas, y en otro tiempo atalaya, corona con sus escombros una roca solitaria, que se entapiza de espumas, cuando las olas la bañan.
Decretó que en adelante los bailes campestres, respetando, enhorabuena, como motivo de ellos, las romerías, tendrían lugar, por las de San Juan, San Pedro y San Roque, en las huertas de la Atalaya, y por las de Santiago y los Mártires, en las de Miranda.
Los Semanarios "La Justicia, "Rumbos" y "Atalaya", editados en su ciudad natal, han publicado sus colaboraciones, enlazando iniciativas de dinamia y esfuerzo; de cultura y nobleza de alma.
Su cristalina, bienhechora fuente en el abismo del no ser se hundió. ¿Qué has hecho de tus árboles y flores, mudo atalaya del tranquilo mar?
II Su aliento humo, sus relinchos fuego -Si bien su freno espumas- ilustraba Las columnas, Etón, que erigió el Griego, Do el carro de la luz sus ruedas lava, Cuando de amor el fiero jayán ciego, La cerviz oprimió a una roca brava, Que a la playa, de escollos no desnuda, Linterna es ciega y atalaya muda.
Las dignidades confiadas a su responsabilidad han sido las siguientes: Vicepresidente de la Agrupación Cultural "Atalaya"; Sub-Director del Semanario "Atalaya"; Presidente de la Asociación Cantonal de Periodistas de Zaruma; Consejero de la Federación Provincial de El Oro; Vocal de la Confederación de Periodistas del Ecuador; Presidente del Comité "Pro Bodas de Plata", de la Escuela Salesiana Don Bosco, de esta ciudad, en 1975, que se cumplieron con gran solemnidad; Vicepresidente de la Asociación de Municipalidades de El Oro, en 1976.
A pesar de la humildad del argumento, Sigüenza siempre se muestra un grande maestro en el arte de escribir: su lenguage es puro y delicado; su estilo elegante y armonioso; sus pensamientos, quando el asunto lo permite, grandiosos y enérgicos; y los retratos de sus personages dibuxados perfectamente y con gracia: tal vez se sube á ciertos puntos de vista, de donde como de una atalaya descubre una sucesión grande de tiempos, y en pocos rasgos hace ver mucho.