atónito

(redireccionado de atónitas)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con atónitas: rebatir, veleidoso

atónito, a

(Del lat. attonitus, aturdido, herido del rayo.)
adj. Extrañado o estupefacto nos dejó atónitos con sus bravatas.

atónito, -ta

 
adj. Pasmado de algo raro.

atónito, -ta

(a'tonito, -ta)
abreviación
1. persona que queda estupefacta o pasmada ante un hecho inusual testigo atónito
2. impasible que manifiesta confusión y asombro espectador atónito
Sinónimos

atónito

, atónita
adjetivo
estupefacto, suspenso, asombrado, pasmado, turulato (col.), patitieso (irón.), patidifuso (irón.), helado, sin poder hablar, con la boca abierta, como quien ve visiones, absorto*, admirado, maravillado, cautivado, abismado.
Helado sugiere principalmente inquietud o miedo.
Traducciones

atónito

ADJamazed, astounded
me miró atónitohe looked at me in amazement o astonishment
Ejemplos ?
Y a grandes trechos, tu anchuroso y hondo secreto lecho dejarás vacío: cual flota inmensa de varadas naos, se verán tus atónitas ballenas; y huyendo bajarán a tus enjutas llanuras los terrestres animales, y a guarecerse irán entre tus grutas y entre tus rojas selvas de corales.
Soltó su mano la espada, con voz descompuesta y cóncava diciendo al otro, que le oye con alma y con faz atónitas: «Idos, que yo os dejo libre; válgaos la buena memoria de una mujer que por mí osó hasta acción tan heroica.» Y saludando a la imagen con reverencia piadosa, dijo: «Hasta aquí mi venganza: ¡Dios me la tenga en memoria!» Dudándolo todavía, ve el milanés que abandona la iglesia, mas de ello al cabo sus sentidos se cercioran.
Del Clítor quien quiera que su sed en el manantial ha aliviado, de los vinos huye y goza abstemio de las puras ondas, sea que una fuerza hay en su agua contraria al caliente vino, o sea, lo que los indígenas recuerdan, que de Amitaón el hijo 325 a las Prétides, atónitas después que merced a un encanto y hierbas las arrancó de sus delirios, los purgantes de su mente los lanzó a aquellas aguas, y el odio del vino puro permaneció en sus ondas.
Yo misma dejé hace poco a Béroe enferma, lamentándose de ser la única en no tributar a Anquises los merecidos honores." Dudosas las matronas al principio, contemplan las naves con siniestros ojos, indecisas entre el insensato amor del suelo que pisan y los reinos a que las llaman los hados, cuando se alzó por los aires la diosa batiendo las alas, y trazó en su fuga un grande arco bajo las nubes. Atónitas entonces a la vista de tal prodigio y ebrias de furor, prorrumpen en unánimes clamores y arrebatan el sagrado fuego destinado a los sacrificios; unas despojan los altares y lanzan juntamente a la lumbre hojas, ramas y teas; cual desbocado corcel, hierve el incendio por el centro de las naves y devora los bancos, los remos y las pintadas popas de abeto.
Ambos desaparecen ante las atónitas miradas de Toby y Van....
Y ante hombres y mujeres redivivos, malvados del poder y la hipócrita política, agiotistas de las hambres y el abuso, calañas del engaño y las promesas, falsarios de divinas esperanzas, impíos tiranos, atónitas quedarán las multitudes, temblorosas de la furia arrasadora que hará vomitar todas sus pestes ante el jueceo supremo, -¡Ohuaya Teotl!- el castigo a sus falacias usureras.
El indio que más se interna, con atónitas miradas en sus dominios contempla tu hilera de carros larga; y nuevo monstruo ver crea, gigante sierpe que anda tan veloz, cual si tuviera de los cóndores las alas.
Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. 33 Y oyendo esto las gentes, estaban atónitas de su doctrina. 34 Entonces los Fariseos, oyendo que había cerrado la boca á los Saduceos, se juntaron á una.
«Se pasmarán las tiendas de los etíopes y las tiendas de la tierra de Madián», quiere decir: las gentes quedarán atónitas y turbadas con la repentina nueva de tus maravillas y las que nunca reconocieron homenaje al Imperio romano vendrán a unirse con el pueblo cristiano y se sujetarán a Cristo.
Ahora menester es de una más liviana lira, a los muchachos cantemos amados de los altísimos, y a las niñas que atónitas por no concedidos fuegos, merecieron por su deseo un castigo.
Atónitas la dríades por el daño de los bosques y el suyo, todas las germanas ante Ceres, con vestiduras negras, afligidas acuden y un castigo para Erisicton oran.
Ese lago de leche que dormido Yace a tus pies; esas tendidas hojas De cuajada esmeralda, opacas, turbias, Manto marino que tu cauce vela, Cuyas inertes, aplanadas olas Atónitas al golpe, ignoran dónde Seguir corriendo; ese ancho remolino Que abajo las aguarda, y retorciéndose Al empuje del mar que los violenta Yérguese al centro, y cual pausada boa En silencio fatal se enrosca, y nunca Suelta la presa que atrayente arrolla Allí más bien estoy; ese el mar muerto De mi existencia, y el designio arcano Que en giro estéril me aletarga y me hunde.