Ejemplos ?
Yo soy un libre cambista teórico furibundo. Bastiat y Cobden me han convencido; pero en la práctica me asusto del libre cambio. ¿Qué hay en España que pueda competir libremente con los productos extranjeros?
Lo siento. Sé lo que ha pasado. Ya ocurrió en otra ocasión, pero el hombre se asusto y se pegó un tiro. No debía haberle hecho volver.
Consta de 32 participantes las cuales son evaluadas por "Asusto" (Daniel Marquina) y la "trinca" (Gonzalo Torres) y dando el veredicto la computadora "Hewlett Portola" (Daniel Marquina), quienes durante la participación de los concursantes dan consejos, por ejemplo: comer papaya, gato o frejol colado, con la finalidad de mejorar en el canto.
Luego fui reanimado por Onaga, el cual controlo mi mente para servirle. La brutalidad que tuve como peón de Onaga me asusto incluso a mi mismo.
Como yo soy viejo, y he servido al Rey, y me asusto de pocas cosas, me plantifiqué en seguida en la Torre del Moro acompañado de Francisco, que iba temblando, y encontramos al forastero liado en su manta y durmiendo en un cuartucho del piso bajo, que tiene todavía su bóveda de hormigón.
Frecuentemente me asusto a mí mismo cuando pienso en mi responsabilidad, pues el gobierno nos persigue, y la absurda legislación que nos rige es como una verdadera espada de Damocles que cuelga sobre nuestra cabeza.
Y todavía otros echamos de menos: el capitán de diez mil mardos, Jantes, y el belicoso Ancares y Diexis y Arsaces, co­mandantes de caballería; y Dádaces y Litimnes, y Tolmo, insaciable de batalla; me asusto, asusto de que no sigan tu tienda sobre ruedas.
Son estos piojos taimados animales infelices, grandes como mis narices, gordos como mis pecados; cuando veo que estirados van muy grandes en cuadrilla, me asusto que es maravilla desde que un piojillo arisco, sólo con darme un pellizco me sumió la rabadilla.
CARLOTTO ESTELA.- Yo reaccione muy mal, le dije “asesinos”, ella estaba secuestrada, tuvo un hijo, dónde está mi nieto, tenían un crucifijo enorme sobre su escritorio y le dije “él los va a juzgar”, éste hombre se asusto sacó un arma, la puso sobre el escritorio y lo único que dijo “Señores tienen que reconocer el cuerpo y firmar unos papeles” me calmaron mi hermano, mi esposo, fueron ellos, afuera de la Comisaría había una furgoneta de una Empresa Fúnebre, Abruzzese, de esa localidad, donde después me cuentan que había dos cuerpos, el de Laura, destrozada su cara, su vientre y un joven.
Ers majestäts olycklige Kurt (El infeliz Kurt de su majestad). Ed. Pirat. ISBN 9789164202710 (Novela) Haijby, Asusto Haijby, Asunto
Vamos medio derrotados Pero no le temo al cuco; Pues cantan los colorados Una FALTA ENVIDO Y TRUCO. Cuando era charabon a mi me asustaba el cuco ahora te asusto yo con FALTA ENVIDO Y TRUCO.
Como Laurie no tenía control sobre sus poderes y las personas involuntariamente reflejaban sus propias emociones, esto le asusto y se volvió aún más retraída que antes.