asustar

(redireccionado de asustaba)
También se encuentra en: Sinónimos.

asustar

1. v. tr. y prnl. Dar o provocar miedo los monstruos asustan a los niños. sobresaltar, espantar
2. Hacer que una persona se escandalice se asustó al ver a un drogadicto inconsciente en medio de la acera. escandalizar

asustar

 
tr.-prnl. Dar o causar susto.
Producir desagrado o escándalo.

asustar

(asusˈtaɾ)
verbo transitivo
1. causar sobresalto, miedo, temor El trueno asustó a los niños.
2. causar gran asombro o sorpresa negativa Nos asustan los índices de pobreza en el mundo.

asustar


Participio Pasado: asustado
Gerundio: asustando

Presente Indicativo
yo asusto
tú asustas
Ud./él/ella asusta
nosotros, -as asustamos
vosotros, -as asustáis
Uds./ellos/ellas asustan
Imperfecto
yo asustaba
tú asustabas
Ud./él/ella asustaba
nosotros, -as asustábamos
vosotros, -as asustabais
Uds./ellos/ellas asustaban
Futuro
yo asustaré
tú asustarás
Ud./él/ella asustará
nosotros, -as asustaremos
vosotros, -as asustaréis
Uds./ellos/ellas asustarán
Pretérito
yo asusté
tú asustaste
Ud./él/ella asustó
nosotros, -as asustamos
vosotros, -as asustasteis
Uds./ellos/ellas asustaron
Condicional
yo asustaría
tú asustarías
Ud./él/ella asustaría
nosotros, -as asustaríamos
vosotros, -as asustaríais
Uds./ellos/ellas asustarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo asustara
tú asustaras
Ud./él/ella asustara
nosotros, -as asustáramos
vosotros, -as asustarais
Uds./ellos/ellas asustaran
yo asustase
tú asustases
Ud./él/ella asustase
nosotros, -as asustásemos
vosotros, -as asustaseis
Uds./ellos/ellas asustasen
Presente de Subjuntivo
yo asuste
tú asustes
Ud./él/ella asuste
nosotros, -as asustemos
vosotros, -as asustéis
Uds./ellos/ellas asusten
Futuro de Subjuntivo
yo asustare
tú asustares
Ud./él/ella asustare
nosotros, -as asustáremos
vosotros, -as asustareis
Uds./ellos/ellas asustaren
Imperativo
asusta (tú)
asuste (Ud./él/ella)
asustad (vosotros, -as)
asusten (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había asustado
tú habías asustado
Ud./él/ella había asustado
nosotros, -as habíamos asustado
vosotros, -as habíais asustado
Uds./ellos/ellas habían asustado
Futuro Perfecto
yo habré asustado
tú habrás asustado
Ud./él/ella habrá asustado
nosotros, -as habremos asustado
vosotros, -as habréis asustado
Uds./ellos/ellas habrán asustado
Pretérito Perfecto
yo he asustado
tú has asustado
Ud./él/ella ha asustado
nosotros, -as hemos asustado
vosotros, -as habéis asustado
Uds./ellos/ellas han asustado
Condicional Anterior
yo habría asustado
tú habrías asustado
Ud./él/ella habría asustado
nosotros, -as habríamos asustado
vosotros, -as habríais asustado
Uds./ellos/ellas habrían asustado
Pretérito Anterior
yo hube asustado
tú hubiste asustado
Ud./él/ella hubo asustado
nosotros, -as hubimos asustado
vosotros, -as hubísteis asustado
Uds./ellos/ellas hubieron asustado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya asustado
tú hayas asustado
Ud./él/ella haya asustado
nosotros, -as hayamos asustado
vosotros, -as hayáis asustado
Uds./ellos/ellas hayan asustado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera asustado
tú hubieras asustado
Ud./él/ella hubiera asustado
nosotros, -as hubiéramos asustado
vosotros, -as hubierais asustado
Uds./ellos/ellas hubieran asustado
Presente Continuo
yo estoy asustando
tú estás asustando
Ud./él/ella está asustando
nosotros, -as estamos asustando
vosotros, -as estáis asustando
Uds./ellos/ellas están asustando
Pretérito Continuo
yo estuve asustando
tú estuviste asustando
Ud./él/ella estuvo asustando
nosotros, -as estuvimos asustando
vosotros, -as estuvisteis asustando
Uds./ellos/ellas estuvieron asustando
Imperfecto Continuo
yo estaba asustando
tú estabas asustando
Ud./él/ella estaba asustando
nosotros, -as estábamos asustando
vosotros, -as estabais asustando
Uds./ellos/ellas estaban asustando
Futuro Continuo
yo estaré asustando
tú estarás asustando
Ud./él/ella estará asustando
nosotros, -as estaremos asustando
vosotros, -as estaréis asustando
Uds./ellos/ellas estarán asustando
Condicional Continuo
yo estaría asustando
tú estarías asustando
Ud./él/ella estaría asustando
nosotros, -as estaríamos asustando
vosotros, -as estaríais asustando
Uds./ellos/ellas estarían asustando
Sinónimos

asustar

transitivo y pronominal
1 horrorizar, meter el corazón en un puño, en vilo alma en vilo, helarse la sangre (en las venas), irse la sangre a los talones, espantar, amedrentar, atemorizar, acobardar*, intimidar, aterrorizar, alarmar, inquietar, sobresaltar. animar, envalentonarse, tranquilizar.
«El verbo asustar expresa una acción más pasajera y menos vehemente que el verbo espantar. En el primero entra la idea de la sorpresa, en el segundo la del terror. Nos asustan un tiro, el ruido del trueno, un grito fuerte. Nos espantan un gran peligro, un delito atroz, un suplicio bárbaro. No a todos asustan los mismos hechos; pero lo que espanta ejerce una acción más general.»
José Joaquín de Mora
Traducciones

asustar

scare, frighten, to frighten, alarm, startle

asustar

effrayer

asustar

děsit

asustar

skræmme

asustar

pelästyttää

asustar

prestrašiti

asustar

怖がらせる

asustar

겁을 주다

asustar

bangmaken

asustar

skremme

asustar

assustar

asustar

skrämma

asustar

ทำให้ตกใจ

asustar

korkutmak

asustar

làm sợ hãi

asustar

惊恐

asustar

להפחיד

asustar

A. VT (= causar miedo a) → to frighten, scare; (= espantar) → to alarm, startle
B. (asustarse) VPRto be frightened, get scared
asustarse de algoto be frightened by sth, get alarmed about sth
¡no te asustes!don't be alarmed!
asustarse de hacer algoto be afraid o scared o frightened to do sth

asustar

v. to frighten, to scare;
vr. to become frightened.

asustar

vt to frighten
Ejemplos ?
Remigio ponía la atención en mi relato y los ojos en el escenario, y de repente me interrumpía y me asustaba, gritando como un loco: -¡Bravooo!
Yo sabía que mistress Strong cantaba muy bien, porque la había oído a menudo cuando estaba sola; pero fuera porque le asustaba cantar delante de gente o porque aquella noche no tenía buena voz, el caso es que no pudo cantar.
Como ya me había encariñado mucho con míster Dick y me interesaba por su felicidad, durante mucho tiempo, cuando llegaba el miércoles, estaba preocupado pensando en si le vería aparecer en la imperial de la diligencia como de costumbre; pero siempre llegaba, con sus cabellos grises y su cara sonriente y feliz. Nunca tuvo nada más que decirme de aquel hombre que asustaba a mi tía.
Me asustaba que ella se azorase, y no me asustaba menos mi propio azoramiento; pero me enteré de la hora a la que salía por la noche, con objeto de hacer nuestra visita a tiempo; y despidiéndome de míster Omer, de su linda hija y de los dos nenes, me fui en busca de mi querida y vieja Peggotty.
Rose se acercó de mala gana, sin simpatía. Sus ojos brillaban y lanzaban llamas; dejó oír una risa que asustaba. -Por fin --dijo- se ha apaciguado su orgullo, mujer insensata, ahora que le ha dado satisfacción...
Pero esto, unido a la historia del conejo que asustaba a los caballos en las inmediaciones de la casa de Nahum, dio pie a que empezara a tomar cuerpo una leyenda, susurrada en voz baja.
Lo más llano era la excomunión, que al más ternejal le ponía la carne de gallina y lo dejaba cabiztivo y pensabajo. Una excomunión asustaba en aquellos tiempos como en nuestros días los meetings populacheros.
Estaba tan harto de Yonville y de sus habitantes, que ver a cierta gente, ciertas casas, le irritaba hasta más no poder; y el farmacéutico, con lo buena persona que era, se le hacía totalmente insoportable. Sin embargo, la perspectiva de una situación nueva le asustaba tanto como le seducía.
La hija del gigante, como todo el mundo la llamaba, nombrábase Camila y era una criatura bellísima, de carácter dulce y tan miedosa que hasta de una mosca se asustaba.
Vi una joven morenita, de ojos grandes, con dos pupilas que brillaban como dos luces, una frente que me pareció el pedazo de cielo que veía por el agujero de mi nido y unos labios que asemejaban el color de la aurora, que a mí me gustaba tanto contemplar, que todas las mañanitas dispertaba antes de salir el sol, y asomando la cabeza por debajo del ala, con la que me abrigaba mi madre, me extasiaba viendo cómo las nubes se teñían de rojo. Los cabellos de la joven eran negros como la noche, que a mí me daba miedo; pero aquella cabellera no me asustaba.
En veinte años -pensaba ella para sus adentros-, él se puede morir o me puedo morir yo, y de aquí allá, falta mucho todavía. La hipótesis de la muerte natural no la asustaba, pero la espantaba imaginar solamente que volvía su marido.
Al principio me asustaba la idea de que míster Murdstone volviera a tomar en su mano mis lecciones o que su hermana, en su abnegación, se dedicara a ello; pero pronto me percaté de que aquellos temores eran vanos y que todo se reduciría a verme abandonado.