astuto

(redireccionado de astutos)
También se encuentra en: Sinónimos.

astuto, a

(Del lat. astutus < astus, astucia.)
adj. Que tiene habilidad e ingenio para engañar, para evitar que le engañen, o para conseguir cualquier propósito. sagaz, pícaro cándido

astuto -ta

 
adj. Hábil para engañar o evitar el engaño.

astuto, -ta

(as'tuto, -ta)
abreviación
1. persona que es lista, calculadora y difícil de engañar El que es más astuto vence siempre al más fuerte.
2. cosa inmaterial que es característica de las personas sagaces forma de vida astuta

astuto, -ta

(asˈtuto, -ta)
abreviación
1. cándido que es hábil e ingenioso y consigue cosas mediante engaños Debes ser astuto para sobrevivir en la calle.
2. que caracteriza a las personas hábiles en engañar una mirada astuta
3. que se hace con esta habilidad para engañar un plan astuto

astuto, -ta

(as'tuto, -ta)
abreviación
1. persona que es lista, calculadora y difícil de engañar El que es más astuto vence siempre al más fuerte.
2. cosa inmaterial que es característica de las personas sagaces forma de vida astuta

astuto, -ta

(asˈtuto, -ta)
abreviación
1. cándido que es hábil e ingenioso y consigue cosas mediante engaños Debes ser astuto para sobrevivir en la calle.
2. que caracteriza a las personas hábiles en engañar una mirada astuta
3. que se hace con esta habilidad para engañar un plan astuto
Sinónimos

astuto

, astuta
adjetivo
1 sagaz, sutil, taimado, cuco, artero, zorro, ladino, toro corrico, buena pieza, mosquita muerta, capcioso, insidioso*, ase­-chante, cauteloso, disimulado*, vivaz. ingenuo, sencillo.
Taimado, cuco, artero, zorro y ladino tienen matiz negativo o peyorativo.
Traducciones

astuto

rafinovaný

astuto

snu

astuto

ovela

astuto

lukav

astuto

狡猾な

astuto

교활한

astuto

listig

astuto

listig

astuto

astuto

astuto

listig

astuto

เจ้าเล่ห์

astuto

kurnaz

astuto

xảo quyệt

astuto

狡猾

astuto

ADJ (= sagaz) → astute, clever; (= mañoso) → crafty, sly
Ejemplos ?
La guacamaya totémica y la serpiente animadora de la especie, forman con vehemencia e indeclinable fé, el glorioso y tradicional vocablo con que se apellidaron esas tribus geniales y gemelas, de habilidades artísticas innatas, valientes por herencia de sangre, astutos y con diplomacia de zorra; al mismo tiempo que, crueles y vengativos, con ferocidad de león.
Aún me parece que vagar te veo con precoz gravedad, cuando sonaban las suspiradas horas de recreo, mientras otros, astutos, se burlaban del ayo inexorable, y bulliciosos por el talado jardinillo andaban.
Pero no; manejados por políticos astutos, ellos han encomendado al Gobierno la tarea de emanciparlos, que es como encomendar al lobo la guarda del cordero.
Y a los señores dél parecen bien, y no quieren ver en sus casas hombres virtuosos, antes los aborrecen y tienen en poco y llaman necios y que no son personas de negocios ni con quien el señor se puede descuidar. Y con estos los astutos usan, como digo, el día de hoy, de lo que yo usaría.
Los ingenios de las gitanas van por otro norte que los de las demás gentes: siempre se adelantan a sus años; no hay gitano necio, ni gitana lerda; que, como el sustentar su vida consiste en ser agudos, astutos y embusteros, despabilan el ingenio a cada paso, y no dejan que críe moho en ninguna manera.
Abolir ese principio significa el aniquilamiento de todas las instituciones políticas, económicas, sociales, religiosas y morales que componen el ambiente dentro del cual se asfixian la libre iniciativa y la libre asociación de los seres humanos que se ven obligados, para no perecer, a entablar entre sí una encarnizada competencia, de la que salen triunfantes, no los más buenos, ni los más abnegados, ni los mejor dotados en lo físico, en lo moral o en lo intelectual, sino los más astutos, los más egoístas, los menos escrupulosos, los más duros de corazón, los que colocan su bienestar personal sobre cualquier consideración de humana solidaridad y de humana justicia.
Como una muestra de la enorme desproporción entre la fuerza del alma y la fuerza del cuerpo, ahí están los obreros de ambos mundos, los siervos del feudalismo capitalista. Llevan el vigor en el músculo; pero como esconden la debilidad en el cerebro, sirven de eterno juguete a los avisados y astutos.
Y aunque el tiempo ha rodado en agitados pasos desde aquel 1910, a pesar de las sospechas que se yerguen sobre un probable fracaso de aquella Revolución que se ha acomodado en las artimañas de unos pocos acomodaticios astutos, los anhelos de grandeza colectiva no han cesado, porque allí donde haya un alma y un cuerpo juvenil existirá la ufanía de la renovación, porque allí donde vibre el fuego de una juventud verdaderamente capacitada, dominante de sí misma, esforzada; altiva con los soberbios y humilde con los humildes, neohumanista, estarán fructificando los ideales sembrados por nuestros héroes, sabios y santos.
Vibra y se agita una voluntad perversa en nuestra patria, antítesis regresiva de nuestro devenir histórico, morbo que amenaza con la destrucción y el odio, y que aconseja sin embozo ser cautos como palomas y astutos como serpientes para asaltar el Poder en el momento más propicio, y sacia sus resentimientos y venganzas conforme a sus premeditadas listas negras; porque, torpes manoseadores de los fundamentos de la Revolución y de las reivindicaciones proletarias, que no entendieron ni sintieron, atribuyen a los llamados líderes, lo que no es sino la expresión de las angustias colectivas, lo que no es, sino la expresión de las contradicciones económicas de la sociedad actual, lo que no es, sino la expresión de un momento de la Historia.
Se me puede burlar con calma. Es justo. Por eso los astutos, los listos, dicen que no conozco el valor del dinero. ¡Lo sé! Que ando, nefelibata, por las nubes...
Ellas colocan en lugar de la voluntad delegada de la nación la voluntad de un partido, y las miras pequeñas y artificiosas de unos pocos, y siguiendo los alternativos triunfos de las facciones diferentes, dirigen la administración pública por mal concertados e intempestivos proyectos, no por planes consistentes y saludables, dirigidos por consejos comunes, y modificados por intereses reciprocos.- Por ahora no tenemos tan tristes acasos, pero en la serie de los tiempos y de las cosas, pueden aparecer hombres astutos, ambiciones, y sin principios, que logren trastornar el poder del pueblo, y usurpar las riendas del mando, arruinando despues a aquellas mismas máquinas que les proporcionaron elevarse a una injusta dominación.
Tanto en la Pampa como en los bosques y en las cordilleras, no había más que unas cuantas tribus de indios, astutos y valerosos, pero vagabundos e incapaces de mejorar nada.