astilla


También se encuentra en: Sinónimos.

astilla

(Del bajo lat. astella, diminutivo de astula < lat. assula.)
1. s. f. Trozo o fragmento que se desprende de una pieza o un objeto de madera que se parte o se rompe.
2. Fragmento que salta o queda del pedernal u otros minerales.
3. s. f. pl. jerga Soborno a un funcionario.

astilla

 
f. Fragmento irregular que salta de una pieza de madera que se parte violentamente.
El que salta del pedernal y otros minerales.

astilla

(as'tiλa)
sustantivo femenino
trozo desigual que sale de una materia al romperse Saltaron algunas astillas al quitar los marcos de las ventanas.
Sinónimos

astilla

sustantivo femenino

astilla:

esquirlafragmento,
Traducciones

astilla

tříska, úlomek

astilla

flis, splint

astilla

Splitter

astilla

lastu, siru

astilla

komadić, krhotina

astilla

かけら, 破片

astilla

조각, 파편

astilla

flis, splint

astilla

odłamek

astilla

lasca

astilla

flisa, sticka

astilla

เศษเล็กๆ ที่แตกออก, เศษที่แตกออกไป

astilla

mảnh vỡ, mảnh vụn

astilla

碎片, 裂片

astilla

SF
1. (= fragmento) → splinter, chip astillas (para fuego) → kindling sing
hacer algo astillasto smash sth into little o tiny pieces
hacerse astillasto shatter into little o tiny pieces
V palo 1
2. (Esp) (= soborno) → small bribe, sweetener
dar astilla a algnto give sb a cut
ese tío no da astillahe's a tight-fisted so-and-so

astilla

f. splinter.

astilla

f sliver, splinter, chip, fragment
Ejemplos ?
Ulea (Murcia Ulea es un pequeño pueblo de Murcia que celebra sus fiestas en honor a la Santa Cruz del 1 al 3 de mayo. Este pueblo cuenta con una astilla de la Vera Cruz.
El puerto de Esmeraldas es importante para la zona norte del Ecuador. Aquí se exporta principalmente madera y astilla; también se exporta el banano y otros productos agrícolas.
La capilla es una sainte chapelle, el nombre dado a las iglesias que conservaron una reliquia de la Pasión. La reliquia en Angers era una astilla del fragmento de la Cruz Verdadera que había sido adquirida por Luis IX.
(En tres actos, adaptación de la zarzuela del mismo nombre).: 1853 - El dominó azul.: 1853 - El grumete.: 1853 - La estrella de Madrid.: 1854 - La cacería real.: 1854 - De tal palo tal astilla.: 1855 - Guerra a Muerte.: 1855 - La dama del Rey.: 1855 - Marina.: 1856 - La hija de la Providencia.: 1856 - El sonámbulo.: 1858 - El planeta Venus, zarzuela fantástica.: 1858 - Azón Visconti.: 1860 - Los circasianos.: 1861 - La vuelta del Corsario.: 1861 - Llamada y tropa.: 1862 - La Tabernera de Londres.: 1866 - El duende de Madrid.: 1866 - El conjuro.: 1866 - Un sarao y una soirée.: 1870 - El Potosí submarino.: 1879 - La Guerra Santa.: 1883 - San Francisco de Sena: VV.AA.
En sus primeras novelas de este tipo (novela idilio), solía enfrentar la paz y la ignorancia de aquella gente rústica con las asechanzas políticas de la vida moderna (Don Gonzalo de la Gonzalera y De tal palo tal astilla).
Concretamente, su destino era la ya por aquel entonces iglesia más vieja del lugar, llamada Zu Unsrer Lieben Frauen (“A nuestra amada Señora”). Más tarde lo sería también la Kreuzkirche en la que según la tradición había una astilla de la Santa Cruz.
Si la lasca extraída se astilla, demuestra que el trozo que se está valorando no sirve, tiene fisuras internar o irregularidades que impiden el correcto control del troceado.
DAVID. -¡Ay!... ¡ay!... ¡ay!... ¡me has clavao una astilla! (Intenta soltar las tablas.) MATEO. -¡No largués, che, no largués! DAVID.
«De mal cuervo mal huevo», dice el Comendador Griego en su colección de refranes. «De tal palo tal astilla», responde Juan de Mallara.
Insulsa máquina estúpida soy, ahora quieta, y tú bajo de mí, astilla de hombre, bebiendo tu sudor sin otro vino de amores ofrecido sin altares, tendido sin cruz, en cruz, sobre el suelo caliente de verano, pero tan frío.
Marcos, hijo único del capitán, era también un amigo nuestro, un alegre y simpático camarada. Nunca el proverbio “de tal palo tal astilla” había tenido en aquellos dos seres tan completa confirmación.
Pero el reno rogó con tanta insistencia en pro de Margarita, y ésta miró a la mujer con ojos tan suplicantes y llenos de lágrimas, que la finesa volvió a pestañear y se llevó al animal a un rincón, donde le dijo al oído, mientras le ponía sobre la cabeza un nuevo pedazo de hielo: - En efecto, es verdad: Carlitos está aún junto a la Reina de las Nieves, a pleno gusto y satisfacción, persuadido de que es el mejor lugar del mundo. Pero ello se debe a que le entró en el corazón una astilla de cristal, y en el ojo, un granito de hielo.