asta

(redireccionado de astas)
También se encuentra en: Sinónimos.

asta

(Del lat. hasta, palo de lanza, pica.)
1. s. f. MILITAR Palo de la lanza u otra arma semejante.
2. Lanza o pica.
3. Palo de la bandera. palo
4. ZOOLOGÍA Apéndice óseo que tienen algunos mamíferos en la cabeza y que les sirve para defenderse. cuerno
5. NÁUTICA Pieza del enramado de una embarcación que va desde la cuadra a proa y a popa.
6. Mango de la brocha o del pincel.
7. a media asta loc. adv. Estar a medio izar una bandera, en señal de luto.
8. dejar a una persona en las astas del toro coloquial Abandonarla en algún peligro.

asta

 
f. Arma ofensiva de los antiguos romanos, compuesta de hierro, astil y regatón. Se empleaba como lanza, y también como dardo, para arrojarla con la mano contra el enemigo.
Palo de lanza, pica, venablo, etc.
Lanza o pica.
Palo a cuyo extremo o en medio del cual se pone una bandera.
Cuerno.
mar. Cada una de las piezas del enramado del buque, que van desde la cuadra a popa y proa.
zool. Tronco principal del cuerno del ciervo.

asta

(ˈasta)
sustantivo femenino
1. zoología cuerno de algunos animales astas de ciervo
2. material de los cuernos usado para hacer objetos alhajas de asta
3. palo que sostiene una bandera enarbolar la bandera en el asta
4. militar palo de un arma blanca larga el asta de la lanza
5. mango de un pincel tomar el pincel por el asta
Sinónimos

asta

sustantivo femenino
1 fuste, palo.
Cuando se trata de un arma, se utiliza fuste; de una bandera, se dice palo.
2 cuerno.

asta:

cuernocacho, pitón,
Traducciones

asta

Horn

asta

asta

asta

SF
1. (= arma) → lance, spear; (= palo) → shaft; [de banderas] → flagpole; [de brocha] → handle
a media astaat half mast
2. (Zool) → horn, antler
dejar a algn en las astas del toroto leave sb in a jam o in a pickle
Ejemplos ?
D’ella part & d’ella pora las vistas se adobavan: ¿quien vio por Castiella tanta mula preçiada e tanto palafré que bien anda, cavallos gruessos & coredores sin falla, tanto buen pendón meter en buenas astas, escudos boclados con oro & con plata, mantos & pielles & buenos çendales d’Andria?
on Victoriano Ortiz, al tranco sosegado de su crédito, penetró con don José, el resero, en el rodeo de sus vacas -unas mil cabezas-, parado en una lona medanosa, y caminaron ambos, despacio, entre el oleaje de grupas y de astas, tratando el resero de no pisarse en sus cálculos y de darse buena cuenta del estado de los animales y de su valor, y Ortiz, de remover delante él los novillos más grandes y gordos.
Barrosas y chorreadas, hoscas y bayas, overas y yaguanés, con astas largas y amenazadoras, en sus cabezas grandes; las ancas estrechas y salientes; puro pecho, poco cuarto, y con unas patas largas que más les hubieran hecho ganar un premio en las carreras que en una exposición rural, las vacas del amigo Ortiz eran, como él, de pura sangre criolla.
Delante de la pira mataron y desollaron muchas pingües ovejas y bueyes de tornátiles pies y curvas astas, y el magnánimo Aquileo tomó la grasa de aquellas y de éstos, cubrió con la misma el cadáver de pies a cabeza, y hacinó alrededor los cuerpos desollados.
Las astas serán de madera barnizada en negro, de dos metros y treinta y cinco centímetros de longitud (2.35 m) y un diámetro de cuatro (4) centímetros; su extremo superior debe terminar en una lanza dorada de veinticinco (25) centímetros de altura y su extremo inferior en un regatón metálico.
Bien ge lo demostraron a todos VI cómmo son que por i seríe vençido qui saliesse del mojón. Todas las yentes esconbraron aderredor mas de VI astas de lanças que non legassen al mojón.
Harto he vagado; ni reposo encuentro, Ni se alivia mi pena. Oye, Saturnio; tu clemencia invoca La virgen que astas lleva. PROMETEO Ésta es la hija de Inaco, por quién Zeus Ardió en amor; la que persigue Juno; La que el tábano hiere peregrina.
En las fiestas reales, las lidias se hacían con el ceremonial siguiente: Por la mañana tenía lugar lo que se llamaba encierro del ga- nado, y soltaban á la plaza dos ó tres toretes, con las astas recortadas.
Y entonces, el infeliz inexperto e imprudente que tenía la desgracia de ver la función desde las astas del animal no debía esperar auxilio alguno de parte de la nobleza, que tenía por vil y degradante salvar la vida de un plebeyo.
Cogido por un toro el banderillero español José Alvarez fué á hacer compañía á las beneficiadas, que no tuvieron poder bastante para librarlo de las astas de un berrendo de Bujama.
«Vamos, dijo uno, adonde el elefante manso de la casa del rajá, que es príncipe generoso, y nos dejará saber cómo es.» Y a citas del príncipe se fueron, con su turbante blanco y su manto blanco; y oyeron en el camino rugir a la pantera y graznar al faisán de color de oro, que es como un pavo con dos plumas muy largas en la cola; y durmieron de noche en las ruinas de piedra de la famosa Jehanabad, donde hubo antes mucho comercio y poder; y pasaron por sobre un torrente colgándose mano a mano de una cuerda, que estaba a los dos lados levantada sobre una horquilla, como la cuerda floja en que bailan los gimnastas en los circos; y un carretero de buen corazón les dijo que se subieran en su carreta, porque su buey giboso de astas cortas era un buey bonazo...
El insensato se dejó persuadir, y asió en seguida el pulido arco hecho con las astas de un lascivo buco montés, a quien él acechara e hiriera en el pecho cuando saltaba de un peñasco: el animal cayó de espaldas en la roca, y sus cuernos, de dieciséis palmos, fueron ajustados y pulidos por hábil artífice y adornados con anillos de oro.