aspereza

(redireccionado de asperezas)
También se encuentra en: Sinónimos.

aspereza

1. s. f. Calidad de áspero.
2. Desigualdad que hace escabroso un terreno.
3. Falta de suavidad en el trato. rudeza, severidad
4. limar asperezas coloquial Suavizar y superar dificultades, opiniones opuestas en un asunto.

aspereza

 
f. Calidad de áspero.
Desigualdad del terreno, que lo hace escabroso y difícil.
Desabrimiento en el trato.

aspereza

(aspe'ɾeθa)
sustantivo femenino
1. uniformidad desigualdad y rugosidad de una cosa Eliminó las asperezas de la madera antes de lustrarla.
2. amabilidad rudeza y severidad en la forma de tratar a alguien Nunca le hablé con aspereza.
armonizar puntos de vista opuestos para mejorar una relación Ambos países limaron sus asperezas tras largos años de lucha.
Sinónimos
Traducciones

aspereza

Rauheit

aspereza

rugosité

aspereza

ruwheid

aspereza

خشونة

aspereza

τραχύτητα

aspereza

грапавост

aspereza

ruhed

aspereza

חספוס

aspereza

SF [de terreno] → roughness, ruggedness; (= acidez) → sourness, tartness; [de carácter] → surliness
contestar con asperezato answer harshly
limar asperezasto smooth things over

aspereza

f. roughness; harshness.

aspereza

f roughness
Ejemplos ?
La conquista del yelmo de Mambrino, el encuentro de la maleta, la penitencia que de resultas imagina hacer nuestro loco en aquellas asperezas, la ida de Sancho, su entrevista con el Licenciado, la súplica de la desamparada Princesa, su otorgamiento y la aventura de Andrés llenan este primer acto.
El tiempo lima las asperezas de la conciencia y amansa la voz del hombre si se acierta a ponerla a remojo en el benevolente rocío de la paciencia; aliado con el tiempo, al decir de Shakespeare, al miserable no le queda más medicina que la esperanza: ni siquiera la caridad ni el azar aunque quizá sí el amor y la fe, esas dos palancas que sólo los más clementes dioses enseñan a manejar a los elegidos.
Implora donde llega el mendrugo de pan; duerme en despoblado sobre asperezas y cantiles; golpéase el pecho con piedras puntiagudas.
Si ha cesado la chillería del deletreo, es para empeorar: la voz de Toto, atascada por el desarrollo de las glándulas parótidas, se destaca bronca y cerril sobre ese fondo de ruidillos a cual más fastidioso: los golpes y los rayones del lápiz sobre las pizarras, que destemplan los dientes; aquella plancha de la arena que parece pulverizado azúcar refinado; ese sobar con babas sobre las engrasadas pizarras a cada garabato que no sale a gusto del calígrafo; las muchachas, que siempre han de estar en secreteos, que se rozan, que se estriegan las ropitas; aquel otro zarrapastroso que se rasca contra las asperezas del suelo el jarrete colonizado por las niguas...
Será, pues, de grande consuelo pensar cada uno que le sucede lo que padecieron todos los que pasaron, y lo que han de padecer todos los que vinieren; y juzgo que por esta causa quiso la naturaleza que fuese común todo aquello que hizo más acerbo, porque la igualdad sirviese de consuelo en las asperezas del hado.
Y como supo sacar cierta su sospecha, tuvo sospecha de Bruto y de Casio, y no de Marco Antonio y Dolabela, hombres abultados con las desórdenes de la gula, ocupados en afeminar las propias asperezas varoniles, a quien solamente deben temer las rameras por competidores.
Ésta dio un salto prodigioso y cayó ensangrentada en medio de la multitud, que se dispersó espantada; entonces dando varios saltos gracias a la elasticidad de sus dedos y ya que todo el mundo le dejaba libre el camino, pronto se encontró al pie de la torrecilla del Château–Gaillard; luego, trepando con los dedos como un cangrejo por los salientes y asperezas de la muralla, subió hasta la tronera donde el cíngaro la esperaba.
Las quebradas serán rellenadas y los montes y cerros allanados. Lo torcido será enderezado, y serán suavizadas las asperezas de los caminos.
Ninguno, ciertamente; ya que, agradecidísimo para con Dios por haberse dignado escogerle para tan sublime empresa, sabrá soportar y aun abrazar con heroica magnanimidad todas las contrariedades, asperezas, sufrimientos, fatigas, calumnias, indigencias, hambres y hasta la misma muerte, con tal de arrancar una sola alma de las fauces del infierno.
Será necesario, en primer término, limar asperezas, delimitar ámbitos operacionales, desarrollar doctrinas conjuntas, efectuar ejercitaciones teóricas y practicas, instrumentar cursos de estado mayor y de conducción conjuntos y, fundamentalmente, hacer comprender a todos y cada uno de los integrantes de un comando operacional, que la misión y la suerte de dicho comando se hallan por encima de toda consideración de orden institucional.
Recortados, pequeños trigales; minúsculos prados alamedas pomposas y viñas, sotos de castaños... Y la sierra gentil, más arriba, perdiendo asperezas...
Las sierras imponentes le dieron a su alma la terrible dureza de sus rocas, la intensa lobreguez de sus gargantas, las sombras tristes de las noches negras, la inclemencia feroz de sus borrascas, los ceños de sus días cenicientos, las asperezas de sus breñas bravas, la indolencia brutal de sus reposos y el eterno callar de sus entrañas.