Ejemplos ?
No dejó por esto Monipodio de abrir a Repolido; pero, viendo la Cariharta que le abría, se levantó corriendo y se entró en la sala de los broqueles, y, cerrando tras sí la puerta, desde dentro, a grandes voces decía: -Quítenmele de delante a ese gesto de por demás, a ese verdugo de inocentes, asombrador de palomas duendas.
Te rinden sus tributos cinco zonas, provincias de tu imperio asombrador; de ambos polos te calzas y coronas, y te ciñes al talle el Ecuador.