asombrado


También se encuentra en: Sinónimos.

asombrado, a

adj. Que muestra o denota asombro.
Traducciones

asombrado

dazed, amazed

asombrado

ohromený

asombrado

forbløffet

asombrado

erstaunt

asombrado

ällistynyt

asombrado

émerveillé

asombrado

zapanjen

asombrado

驚いて

asombrado

놀란

asombrado

verbaasd

asombrado

forbløffet

asombrado

zdumiony

asombrado

espantado

asombrado

förbluffad

asombrado

น่าทึ่ง

asombrado

şaşkın

asombrado

kinh ngạc

asombrado

吃惊的
Ejemplos ?
José se quedó asombrado de oír hablar un caballo; pero montó en él y echaron a andar llevando tres panes de munición que le dijo el caballo que cogiese.
¿Qué es esto? dijo asombrado El infeliz don Garcia ¿Pensabais pues que vendria Mi palacio á conquistar? ¿Porqué os acogeis al templo?
La señora Wyatt se cubría con un espeso velo y, cuando lo levantó para contestar a mi saludo, debo reconocer que me quedé profundamente asombrado.
Pero mucho más me hubiera asombrado de no tener ya el hábito de aceptar a beneficio de inventario las entusiastas descripciones de mi amigo, toda vez que se explayaba sobre la hermosura femenina.
Aunque hay algo en usted que nos dice a gritos la mortificación por la que atraviesa, -interrumpió la otra- Tenga... -y le enseñó unos billetes insólitos. El hombre quedó asombrado. ¿Sería dinero?
De los altos techos pendían candiles de plata con diamantes incrustados y el moblaje monumental mostraba una refinada elegancia. Asombrado contemplaba todo aquello cuando escuché, un ronco y grueso vozarrón que hizo estremecer el recinto y a mí me fulminó de sobresalto: —¿Quién eres tú, insignificante enano y qué haces en mi reino, el reino del Magno Efrit?
Y que su abuelo te muestre su cuerpo desnudo. Por primera vez Dais abrió la boca asombrado: -¿Que su abuelo me muestre su cuerpo desnudo?
"Yo estaba asombrado de todo aquello que mis ojos veían, y nada igualaba a mi agrado como el poder pasearme por entre las bajas montañas, de las que bajaban como grandes escalones las terrazas de los arrozales.
«¡Sea!, exclamó: de mi cincel fecundo los vigorosos trazos quiero que adore el asombrado mundo: y aun cuando el fuego de mi amor ignore, quiero que, aborto de mis diestros brazos, la bella efigie de mi amor adore.» Y con osada mano hiriendo el mármol mudo, iba tornado en rostro soberano la tosca forma del peñasco rudo.
Dióle el joven un puntapié en el brazo y el vaso fue a estrellarse en el techo salpicando el asombrado rostro de los espectadores.
El anciano le levantó más asombrado que colérico; pero apenas Eustaquio estuvo de pie le soltó un revés en la otra mejilla para que hiciera pareja con el primero, de forma que los cinco dedos se le quedaron marcados de tal manera que se podría haber hecho un molde.
Fernando lo miró a su vez como asombrado de que concluyese lo que iba a decir, y le preguntó con una mezcla de ansiedad y de alegría: -¿La conoces?