Ejemplos ?
Los pasivos alzan el clamor llamándose apóstoles de la evolución y condenando todo lo que tiene algo de rebeldía; apelan al miedo, hacen llamamientos patéticos al patriotismo; acuden a la ignorancia y llegan a aconsejar al pueblo que se deje matar y ultrajar en los próximos comicios y vuelvan una y otra vez a ejercer pacíficamente el derecho de sufragio, a que una y otra vez lo burlen y lo asesinen los tiranos.
y hasta la que no ha perdido ningún hijo, pero que se horroriza ante la idea de perderlo, podrá imaginarse lo que es que una señora pacífica, que vive, que ha criado siete hijos, que los ha cargado, que los ha amamantado, que les ha lavado la ropa, que los ha hecho hombres, ¡que en un minuto la ráfaga de ametralladora de los asesinos de la tiranía les arranquen la vida a aquellos siete muchachos y le asesinen al esposo!
Porque todavía, la que va a perder un hijo de enfermedad, y lo piense, y se lo imagine, y se va resignando, y sin embargo, no encuentra consuelo; calculen que esté tranquila y en una tarde cualquiera, y todos los hijos se los asesinen.
circulación continua :::::sin detenerme nunca pasajeros los recuerdos que se hacinen-se-asesinen y se olviden sin calvario de paradas prohibidas o contrarios sentidos sin sentido: Soledad de Dios.
Y es que no hace falta que le asesinen a un hermano, es que no hace falta que le asesinen al esposo o al hijo; basta levantarse una mañana y ver regado por las calles un rosario de cadáveres, para que todo el mundo se sienta de luto, para que cada madre se llene de incertidumbre y de temor: Hoy fue el hijo de la vecina, el hijo de la amiga; mañana puede ser su hijo o su esposo.
Al que no le han dado un golpe le han dado una bofetada, al que no lo han insultado le han asesinado un hermano, un hijo, un pariente, un amigo, y al que no se lo han asesinado, se ha pasado siete años temiendo que se lo asesinen cualquier día, temor que ya desapareció por completo en nuestra Patria (APLAUSOS).
Pues bien, yo les digo a esos congresistas que, aparte de que no tienen nada por qué meterse en los problemas de Cuba (EXCLAMACIONES), estamos fusilando a los esbirros para lograr la paz, y estamos fusilando a los esbirros para que el día de mañana no nos asesinen otra vez a nuestros hijos, y que, al fin y al cabo, los esbirros que fusilemos no van a pasar de 400, es decir, ¡más o menos un esbirro por cada 1 000 hombres, mujeres y niños asesinados en Hiroshima y en Nagasaki!
Hay dictadura donde hay miseria, donde hay pobreza, donde una camarilla puede alquilar hombres para que asesinen, donde una camarilla puede alquilar chivatos.
Hay además otra gran ventaja en mi esquema, que evitará aquellos abortos voluntarios, y esa horrible práctica de que las mujeres asesinen a sus hijos bastardos, que es, por desgracia, demasiado frecuente entre nosotros, sacrificando a los pobres bebés inocentes, me temo, más para evitar el gasto que la vergüenza, y que movería a las lágrimas y a la compasión al corazón más salvaje e inhumano.
Ezio no consigue impedir que asesinen a su padre y sus dos hermanos, Federico y Petruccio y huirá de Florencia con el resto de su familia, su hermana, Claudia, y su madre, María.
Esto ha sido formulado como «ley de Rummel», la cual sostiene que a menor nivel de democracia hay más probabilidades de que los gobernantes asesinen a sus propios ciudadanos.
Posteriormente el día 6 de agosto de 1915, Simón Díaz le ordena a Eustasio Castro y a otro de apellido Ciruelo que asesinen al General Blanco y a su hijo el brigadier Bonifacio Blanco, situación con la que los constitucionalistas se inconformaron contra Mariscal, quien argumentó que el General Blanco era zapatista y que además él había sido quien matara a su propio hijo Bonifacio para luego quitarse la vida.