asesinar

(redireccionado de asesinó)
También se encuentra en: Sinónimos.

asesinar

1. v. tr. DERECHO Matar a una persona con alevosía o premeditación de modo que constituya delito los secuestradores asesinaron a todos los rehenes.
2. coloquial Causar un gran disgusto o aflicción. matar

asesinar

 
tr. Matar de forma intencionada [a uno].
fig.Causar viva aflicción o grandes disgustos [a uno].

asesinar

(asesiˈnaɾ)
verbo transitivo
derecho matar a alguien voluntariamente Lo acusan de asesinar a su esposa.

asesinar


Participio Pasado: asesinado
Gerundio: asesinando

Presente Indicativo
yo asesino
tú asesinas
Ud./él/ella asesina
nosotros, -as asesinamos
vosotros, -as asesináis
Uds./ellos/ellas asesinan
Imperfecto
yo asesinaba
tú asesinabas
Ud./él/ella asesinaba
nosotros, -as asesinábamos
vosotros, -as asesinabais
Uds./ellos/ellas asesinaban
Futuro
yo asesinaré
tú asesinarás
Ud./él/ella asesinará
nosotros, -as asesinaremos
vosotros, -as asesinaréis
Uds./ellos/ellas asesinarán
Pretérito
yo asesiné
tú asesinaste
Ud./él/ella asesinó
nosotros, -as asesinamos
vosotros, -as asesinasteis
Uds./ellos/ellas asesinaron
Condicional
yo asesinaría
tú asesinarías
Ud./él/ella asesinaría
nosotros, -as asesinaríamos
vosotros, -as asesinaríais
Uds./ellos/ellas asesinarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo asesinara
tú asesinaras
Ud./él/ella asesinara
nosotros, -as asesináramos
vosotros, -as asesinarais
Uds./ellos/ellas asesinaran
yo asesinase
tú asesinases
Ud./él/ella asesinase
nosotros, -as asesinásemos
vosotros, -as asesinaseis
Uds./ellos/ellas asesinasen
Presente de Subjuntivo
yo asesine
tú asesines
Ud./él/ella asesine
nosotros, -as asesinemos
vosotros, -as asesinéis
Uds./ellos/ellas asesinen
Futuro de Subjuntivo
yo asesinare
tú asesinares
Ud./él/ella asesinare
nosotros, -as asesináremos
vosotros, -as asesinareis
Uds./ellos/ellas asesinaren
Imperativo
asesina (tú)
asesine (Ud./él/ella)
asesinad (vosotros, -as)
asesinen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había asesinado
tú habías asesinado
Ud./él/ella había asesinado
nosotros, -as habíamos asesinado
vosotros, -as habíais asesinado
Uds./ellos/ellas habían asesinado
Futuro Perfecto
yo habré asesinado
tú habrás asesinado
Ud./él/ella habrá asesinado
nosotros, -as habremos asesinado
vosotros, -as habréis asesinado
Uds./ellos/ellas habrán asesinado
Pretérito Perfecto
yo he asesinado
tú has asesinado
Ud./él/ella ha asesinado
nosotros, -as hemos asesinado
vosotros, -as habéis asesinado
Uds./ellos/ellas han asesinado
Condicional Anterior
yo habría asesinado
tú habrías asesinado
Ud./él/ella habría asesinado
nosotros, -as habríamos asesinado
vosotros, -as habríais asesinado
Uds./ellos/ellas habrían asesinado
Pretérito Anterior
yo hube asesinado
tú hubiste asesinado
Ud./él/ella hubo asesinado
nosotros, -as hubimos asesinado
vosotros, -as hubísteis asesinado
Uds./ellos/ellas hubieron asesinado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya asesinado
tú hayas asesinado
Ud./él/ella haya asesinado
nosotros, -as hayamos asesinado
vosotros, -as hayáis asesinado
Uds./ellos/ellas hayan asesinado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera asesinado
tú hubieras asesinado
Ud./él/ella hubiera asesinado
nosotros, -as hubiéramos asesinado
vosotros, -as hubierais asesinado
Uds./ellos/ellas hubieran asesinado
Presente Continuo
yo estoy asesinando
tú estás asesinando
Ud./él/ella está asesinando
nosotros, -as estamos asesinando
vosotros, -as estáis asesinando
Uds./ellos/ellas están asesinando
Pretérito Continuo
yo estuve asesinando
tú estuviste asesinando
Ud./él/ella estuvo asesinando
nosotros, -as estuvimos asesinando
vosotros, -as estuvisteis asesinando
Uds./ellos/ellas estuvieron asesinando
Imperfecto Continuo
yo estaba asesinando
tú estabas asesinando
Ud./él/ella estaba asesinando
nosotros, -as estábamos asesinando
vosotros, -as estabais asesinando
Uds./ellos/ellas estaban asesinando
Futuro Continuo
yo estaré asesinando
tú estarás asesinando
Ud./él/ella estará asesinando
nosotros, -as estaremos asesinando
vosotros, -as estaréis asesinando
Uds./ellos/ellas estarán asesinando
Condicional Continuo
yo estaría asesinando
tú estarías asesinando
Ud./él/ella estaría asesinando
nosotros, -as estaríamos asesinando
vosotros, -as estaríais asesinando
Uds./ellos/ellas estarían asesinando
Sinónimos

asesinar

transitivo
matar, cepillarse (col.), trincar (marginal), en medio en medio (marginal).
Traducciones

asesinar

murder, assassinate, kill, to murder, slay

asesinar

assassinar

asesinar

殺す, 殺害する

asesinar

zamordować

asesinar

mörda

asesinar

zavraždit

asesinar

myrde

asesinar

murhata

asesinar

ubiti

asesinar

살인하다

asesinar

vermoorden

asesinar

myrde

asesinar

ฆาตกรรม

asesinar

katletmek

asesinar

giết người

asesinar

谋杀

asesinar

убийство

asesinar

謀殺

asesinar

רצח

asesinar

VT
1. (= matar) → to murder (Pol) → to assassinate
2. (= molestar) → to pester, plague to death, pester the life out of
Ejemplos ?
Entonces la granada de mano que asesinó en la procesión de El Cobre a tres ciudadanos e hirió a 40 ó 50, lanzada por un ex soldado de la tiranía, es una fábula también; entonces la Revolución no tiene problemas, la Revolución no tiene enemigos, según ellos es una fábula.
Cortés conoció las rivalidades de los indios, puso en mal a los que se tenían celos, fue separando de sus pueblos acobardados a los jefes, se ganó con regalos o aterró con amenazas a los débiles, encarceló o asesinó a los juiciosos y a los bravos; y los sacerdotes que vinieron de España después de los soldados echaron abajo el templo del dios indio, y pusieron encima el templo de su dios.
Se destetó en las mamas de una cerda, se crió entre cochinos y vivió entre soldados. Asesinó a Atahualpa, traicionó a Almagro, burló a una india, la princesa Inés Huaylas, y no la desposó a pesar de su imperial ascendencia.
Por nadie fue después alegre visto, todo suspiros fueron por sus males, siempre anduvo de sí triste y mal quisto; y así penas a Orestes sufrió iguales cuando a su madre asesinó y a Egisto, desatando las furias infernales.
Causó asimismo este combate postrero de los mellizos otro fiero y horrible mal, porque como eran ambos pueblos antes amigos, por ser vecinos y deudos, pues la hermana de los Horacios estaba desposada con uno de los Curiacios, ésta, luego que vio los tristes despojos de su esposo en poder de su hermano victorioso, no pudo disimular ni contener las lágrimas, y por una acción tan natural la asesinó su propio hermano.
Un grupo de árabes se acuchilló con un grupo de judíos; el segundo maquinista de guardia tuvo que matar a balazos a un fogonero enloquecido de terror; el señor Ralp, un comerciante de la isla de Aoba, asesinó a su mujer y luego se arrojó a las aguas.
El 30 de Enero, y á pesar de haberse aplicado tormento á Espinoza, declaró éste que no había sido instigado y que asesinó á Monteagudo sin conocerlo, y sólo por robarle el reloj y al- hajas que llevaba encima.
Digamos ahora, para concluir en esta parte, que por haberle comprado el manuscrito la Real Academia Española poco antes de la catástrofe de Sigüenza, donde Jiménez asesinó á su querida suicidándose en el acto, hubo de intervenir en cierto modo la docta Corporación en la causa criminal, por medio de académicos tan ilustres como D.
Para que los que hablaron de Sosa Blanco en el extranjero y lo quisieron presentar como víctima, para los que publicaron fotografías besando a las hijas, olvidándose de las hijas de los cientos de campesinos que asesinó, olvidándose de que aquellas no le dieron el último beso a su padre; olvidándose de esas madres que aquí han tenido que recoger los restos de sus hijos en cajitas...
¡Ay, no me os habéis arrastrado bastante profundamente en esa alma! Así habla el rojo juez: »¿por qué este delincuente asesinó? Quería robar.« Mas yo os digo: su alma quería sangre, no robo: ¡él estaba sediento de la felicidad del cuchillo!
Frescos aún los acontecimientos, cuando todavía humeaba la sangre en los patíbulos y en la arena de los combates, cuando todavía estaban insepultas las víctimas envueltas en un sudario de sangre y la capital de la República ostentaba el crespón de duelo, al final de la jornada, todos esperábamos el triunfo radical de la revolución; pero desgraciadamente no fue así; se asesinó a Madero en las sombras de la noche, y a las cascadas de oro de la luz del día se pretende asesinar a la revolución.
Ha sido esta quizás en el mundo la primera revolución donde jamás se asesinó a un prisionero de guerra (APLAUSOS PROLONGADOS); donde jamás se abandonó a un herido, donde jamás se torturó a un hombre (APLAUSOS); porque esta pauta fue la que trazó el Ejército Rebelde.