asedio

(redireccionado de asedios)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con asedios: asedia

asedio

(Del lat. obsidium < obsidere, instalarse enfrente < sedere, estar sentado.)
1. s. m. MILITAR Cerco, sitio o bloqueo el asedio duró varias semanas.
2. Molestia, fastidio no soporta el asedio constante de los periodistas.

asedio

 
m. Acción y efecto de asediar.

asedio

(a'seðjo)
sustantivo masculino
1. hostigamiento permanente que sufre una persona de parte de otra, de una cosa o situación asedio de los delincuentes en el barrio
2. militar sitio militar a un lugar ocupado por el enemigo impidiendo la salida y entrada asedio de una fortaleza medieval
Sinónimos

asedio

sustantivo masculino
Traducciones

asedio

siege, run

asedio

siège

asedio

assedio

asedio

cerco

asedio

الحصار

asedio

Обсада

asedio

包囲

asedio

포위

asedio

SM
1. (Mil) → siege (Náut) → blockade
2. (Fin) → run
asedio de un bancorun on a bank
Ejemplos ?
A principios del siglo XIX sufrió una devastación debido a los combates y asedios que sufrió durante la Guerra de Independencia Española.
Cuando las tropas están quietas, como es el caso de los asedios, en vez de en campaña activa, es fácil de conceder permisos de salida, más a los oficiales, sin embargo, que a los soldados.
Nadie oculta la persistencia de la crisis y sus asedios, sólo que no nos andamos por las ramas y nos reducimos a la satanización del gobierno o del gasto público.
Sólo el médico habla de remedios, Cada artesano trata de su oficio. El rústico jamás toca de asedios; Pero siempre los necios tienen todos, Para injuriar las musas, torpes medios.
Por la sabiduría, por la visión de nuestros constituyentes, en ejercicio de la facultad consignada en el Artículo 135 de nuestra Carta Magna, corresponde ahora al Congreso de la Unión erigirse en constituyente permanente y a nosotros nos corresponde asumir la responsabilidad de proyectar la misión y el legado de los constituyentes de 1917, su obra histórica trascendió a su tiempo, nos corresponde, en suma, actuar con la grandeza y la perspectiva que debe dar la conciencia de participar en un paso histórico que también va a trascender nuestra generación como herencia que engrandezca al país que queremos para nuestros hijos; entendido como nación más fuerte, menos vulnerable a los asedios de fuera y dentro...
La perseverancia es necesaria en toda clase de operación militar, pero especialmente en la conducción de los asedios pues la mayoría de las ciudades son inexpugnables, debido a la fuerza de sus fortificaciones y a su posición, y es el tiempo quien las vence por hambre y sed, y las captura como capturará Veyes a menos que los tribunos de la plebe extiendan su protección al enemigo y los veyentinos encuentren en Roma el apoyo que vanamente van buscando en Etruria.
Únicamente se mantuvieron focos de resistencia en comarcas fronterizas como la zona del Baztán-Bidasoa produciéndose históricos enfrentamientos y asedios como en el Castillo de Maya, en la batalla del monte Aldabe o en el Asedio de la fortaleza de Fuenterrabía.
Los combates campales no eran comunes en esos tiempos, y las guerras se desarrollaban principalmente sobre la base de sitios de ciudades, asedios de castillos y saqueos de zonas productivas habitadas solo por la población civil.
De este modo almorávides, almohades y benimerines utilizan la ciudad como cabeza de puente para su entrada en Europa. Esta circunstancia provoca también que la ciudad sufra tres asedios por parte de Castilla hasta su conquista en 1344.
Desde la adquisición de la municipalidad en 1755 hasta la actualidad la ciudad ha participado en varios de los más importantes acontecimientos de la historia de España, los asedios a Gibraltar, la Guerra de la Independencia, la Revolución Cantonal o la Guerra de África albergando en 1906 la Conferencia Internacional sobre Marruecos donde se trataría la repartición de Marruecos.
Después de varios asedios fallidos, la ciudad cayó en manos del Imperio Bizantino en 1018, pero una vez más, fue incorporada al restaurado Imperio búlgaro por el zar Iván Asen I.
La moneda de Ancona (agontano) era aceptada en todos los mercados de comercio del Mediterráneo. Ancona tuvo que defenderse de Imperio Germánico (contra el que ganó repetidos asedios) y el papado.