asechanza

(redireccionado de asechanzas)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con asechanzas: acechanza

asechanza

s. f. Engaño o artificio para dañar a otro sus continuas asechanzas acabaron delatándole. asecho

asechanza

 
f. Engaño o artificio para hacer daño a otro.
Sinónimos
Traducciones

asechanza

SFtrap, snare
Ejemplos ?
Cuando te recoges en tu casa es el tiempo que podrás temer la tristeza; porque el que estuvieres mirando a César, no tendrá ella entrada en ti, pues él te poseerá todo; pero en apartándote de su vista, entonces, gozando de la ocasión, pondrá el dolor asechanzas a tu soledad, y poco a poco se entrará en tu ánimo, hallándote desocupado.
Algunos juzgan que (neciamente confiado en aquel postrero Senado) no quiso que le acompañase aquel día la guarda española, que con cuchillas desnudas le asistía. Otros dicen que muchas veces afirmó quería más padecer una vez las asechanzas que le amenazaban, que temerlas cada día.
—Vengo a arrojar sobre vuestras frentes —dijo Sara con voz firme y resuelta— todo el baldón de vuestra infame obra, y vengo a deciros que en vano esperáis la víctima para el sacrificio, si ya no es que intentáis cebar en mí vuestra sed de sangre, porque el cristiano a quien aguardáis no vendrá porque yo lo he prevenido de vuestras asechanzas.
eunidos en una agrupación de enérgica solidaridad que lleva este nombre, pensamos unos cuantos españoles emprender una serie de trabajos destinados a investigar la realidad de la vida patria, a proponer soluciones eficaces y minuciosamente tratadas para los problemas añejos de nuestra historia, a defender, por medio de una crítica atenta y sin compromisos, cuanto va surgiendo en nuestro país con caracteres de aspirante vitalidad contra las asechanzas que mueven en derredor todas las cosas muertas o moribundas.
De sus amagos y ofertas sin temor y sin deseo, pónele el mozo bloqueo por ventanas y por puertas. Imposible es libertarse de sus tretas y asechanzas; las más justas esperanzas no llegan a realizarse.
Pero no sólo estamos obligados a apoyado y estimulado, sino también a descubrir las asechanzas que, en momentos como los actuales, puedan presentarse, y a enfrentamos a ellas dentro de esa política al aire libre, ejerciendo al máximo las actividades que nos corresponden para que Impere la fuerza de la política y no medre la política de la fuerza; para que tengamos un México saludable.
Y habiendo, en consecuencia de todo, elegido sus diputados los muy ilustres cabildos de la presente confederación, se asignó el día de hoy para la instalación solemne, que se verificó después de una breve y expresiva arenga del señor alcalde ordinario, de primera nominación, que preside este acto, en que manifestó la necesidad e importancia de este establecimiento, que iba a poner a estos pueblos en el pie más respetable de defensa y seguridad, y a libertarlos de las asechanzas de los enemigos domésticos, que minan ocultamente y tratan de vender la patria.
Sigo apelando a la sensatez y a la reflexión antes de actuar y a la acción organizada y resuelta que, por el bien de todos, concentre nuestra atención, en las asechanzas que a veces se ciernen sobre nosotros, para poder, juntos, arrostrar con éxito los riesgos de la vida en común.
n la Junta General de Provincia celebrada el veinte y quatro del Corriente se ha dispuesto, por unanime y general aprobacion Publica, se apronten cinco o seis mil hombres, para el servicio y defensa de la Patria, con el digno y saludable fin de ponerla a cubierto de las asechanzas de la Potencia vezina, y haviendose formado una Junta de Guerra para deliberar sobre tan importante objeto; se ha resuelto por ahora, entre otras cosas aquartelar en esta Ciudad doscientos hombres, a quienes se abonara el sueldo mensual de ocho pesos.
-Vengo a arrojar sobre vuestras frentes -dijo Sara con voz firme y resuelta- todo el baldón de vuestra infame obra, y vengo a deciros que en vano esperáis la víctima para el sacrificio, si ya no es que intentáis cebar en mí vuestra sed de sangre, porque el cristiano a quien aguardáis no vendrá porque yo lo he prevenido de vuestras asechanzas.
Y, pareciéndome ser imposible guardarme de las asechanzas de tan indignados enemigos, acordé de poner tierra en medio, quitándomeles delante de los ojos.
Pero desgraciadamente para él, los novios habían confesado y comulgado aquella mañana; por ende, no tenían vigor sobre ellos las asechanzas y tentaciones del Patudo.