asaltar

(redireccionado de asaltaron)
También se encuentra en: Sinónimos.

asaltar

(Del bajo lat. assilire, atacar < salire, saltar.)
1. v. tr. MILITAR Atacar una fortaleza o una posición enemiga para penetrar en ella o para tomarla asaltaron el pueblo de noche.
2. Atracar, robar asaltaremos una caja de ahorros; me asaltaron en la esquina.
3. Dirigirse una o varias personas a otra insistente o impetuosamente para hacerle preguntas, peticiones o fotografías le asaltaron los fotógrafos al salir del teatro. asaetear
4. Aparecer súbitamente un sentimiento o una idea en una persona me asaltó un terrible pánico al entrar ahí.

asaltar

 
tr. Acometer [una plaza o fortaleza] para apoderarse de ella.
Acometer repentinamente y por sorpresa [a uno].
fig.Ocurrir de pronto una enfermedad, una idea, etc. [a uno].

asaltar

(asalˈtaɾ)
verbo transitivo
1. atacar o entrar a un lugar para tomar el poder Los piratas asaltaron el barco.
2. atacar o entrar a un lugar para robar Asaltaron el restaurante.
3. robar, atacar a alguien para quitarle dinero u objetos Asaltaron a los dos ancianos.
4. aparecer y atacar a alguien con preguntas o ruegos Los periodistas asaltaron al actor en la puerta del teatro.
5. tener o aparecer de repente un sentimiento o idea Le asaltó un miedo terrible.

asaltar


Participio Pasado: asaltado
Gerundio: asaltando

Presente Indicativo
yo asalto
tú asaltas
Ud./él/ella asalta
nosotros, -as asaltamos
vosotros, -as asaltáis
Uds./ellos/ellas asaltan
Imperfecto
yo asaltaba
tú asaltabas
Ud./él/ella asaltaba
nosotros, -as asaltábamos
vosotros, -as asaltabais
Uds./ellos/ellas asaltaban
Futuro
yo asaltaré
tú asaltarás
Ud./él/ella asaltará
nosotros, -as asaltaremos
vosotros, -as asaltaréis
Uds./ellos/ellas asaltarán
Pretérito
yo asalté
tú asaltaste
Ud./él/ella asaltó
nosotros, -as asaltamos
vosotros, -as asaltasteis
Uds./ellos/ellas asaltaron
Condicional
yo asaltaría
tú asaltarías
Ud./él/ella asaltaría
nosotros, -as asaltaríamos
vosotros, -as asaltaríais
Uds./ellos/ellas asaltarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo asaltara
tú asaltaras
Ud./él/ella asaltara
nosotros, -as asaltáramos
vosotros, -as asaltarais
Uds./ellos/ellas asaltaran
yo asaltase
tú asaltases
Ud./él/ella asaltase
nosotros, -as asaltásemos
vosotros, -as asaltaseis
Uds./ellos/ellas asaltasen
Presente de Subjuntivo
yo asalte
tú asaltes
Ud./él/ella asalte
nosotros, -as asaltemos
vosotros, -as asaltéis
Uds./ellos/ellas asalten
Futuro de Subjuntivo
yo asaltare
tú asaltares
Ud./él/ella asaltare
nosotros, -as asaltáremos
vosotros, -as asaltareis
Uds./ellos/ellas asaltaren
Imperativo
asalta (tú)
asalte (Ud./él/ella)
asaltad (vosotros, -as)
asalten (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había asaltado
tú habías asaltado
Ud./él/ella había asaltado
nosotros, -as habíamos asaltado
vosotros, -as habíais asaltado
Uds./ellos/ellas habían asaltado
Futuro Perfecto
yo habré asaltado
tú habrás asaltado
Ud./él/ella habrá asaltado
nosotros, -as habremos asaltado
vosotros, -as habréis asaltado
Uds./ellos/ellas habrán asaltado
Pretérito Perfecto
yo he asaltado
tú has asaltado
Ud./él/ella ha asaltado
nosotros, -as hemos asaltado
vosotros, -as habéis asaltado
Uds./ellos/ellas han asaltado
Condicional Anterior
yo habría asaltado
tú habrías asaltado
Ud./él/ella habría asaltado
nosotros, -as habríamos asaltado
vosotros, -as habríais asaltado
Uds./ellos/ellas habrían asaltado
Pretérito Anterior
yo hube asaltado
tú hubiste asaltado
Ud./él/ella hubo asaltado
nosotros, -as hubimos asaltado
vosotros, -as hubísteis asaltado
Uds./ellos/ellas hubieron asaltado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya asaltado
tú hayas asaltado
Ud./él/ella haya asaltado
nosotros, -as hayamos asaltado
vosotros, -as hayáis asaltado
Uds./ellos/ellas hayan asaltado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera asaltado
tú hubieras asaltado
Ud./él/ella hubiera asaltado
nosotros, -as hubiéramos asaltado
vosotros, -as hubierais asaltado
Uds./ellos/ellas hubieran asaltado
Presente Continuo
yo estoy asaltando
tú estás asaltando
Ud./él/ella está asaltando
nosotros, -as estamos asaltando
vosotros, -as estáis asaltando
Uds./ellos/ellas están asaltando
Pretérito Continuo
yo estuve asaltando
tú estuviste asaltando
Ud./él/ella estuvo asaltando
nosotros, -as estuvimos asaltando
vosotros, -as estuvisteis asaltando
Uds./ellos/ellas estuvieron asaltando
Imperfecto Continuo
yo estaba asaltando
tú estabas asaltando
Ud./él/ella estaba asaltando
nosotros, -as estábamos asaltando
vosotros, -as estabais asaltando
Uds./ellos/ellas estaban asaltando
Futuro Continuo
yo estaré asaltando
tú estarás asaltando
Ud./él/ella estará asaltando
nosotros, -as estaremos asaltando
vosotros, -as estaréis asaltando
Uds./ellos/ellas estarán asaltando
Condicional Continuo
yo estaría asaltando
tú estarías asaltando
Ud./él/ella estaría asaltando
nosotros, -as estaríamos asaltando
vosotros, -as estaríais asaltando
Uds./ellos/ellas estarían asaltando
Sinónimos
Traducciones

asaltar

přepadnout, vyplenit

asaltar

foretage et raid mod, overfalde

asaltar

hyökätä yllättäen, pahoinpidellä ja ryöstää joku

asaltar

napasti iznenada, orobiti

asaltar

襲って強奪する, 襲撃する

asaltar

급습하다, 습격하다

asaltar

raide, rane

asaltar

göra en räd, råna

asaltar

จู่โจม, ทำร้ายเพื่อชิงทรัพย์

asaltar

cướp, tấn công bất ngờ

asaltar

抢劫, 搜捕

asaltar

תקיפה

asaltar

VT
1. [+ persona] → to attack, assault (Mil) → to storm; [+ banco, tienda etc] → to break into, raid; (en disturbios etc) → to loot, sack
lo asaltaron cuatro bandidoshe was held up by four bandits
anoche fue asaltada la joyeríathe jeweller's was raided last night, last night there was a break-in at the jeweller's
2. [dudas] → to assail; [idea] → to cross one's mind
le asaltó una ideahe was struck by an idea, an idea crossed his mind
3. [desastre, muerte] → to fall upon, surprise, overtake

asaltar

vt to assault
Ejemplos ?
Acaso viniesen aún, a la media noche. Las palabras de su sobrino la escarabajeaban un poco, y nostalgias de cosas pasadas la asaltaron como impertinentes moscas.
Pasé esta noche en el antiguo lecho, y, cuando el sueño bienhechor mis párpados cerró tras largo insomnio, las visiones de los lejanos tiempos me asaltaron: os vi...
La fe que henchía aquel corazón sencillo, se conturbó en la crisis. Ansias de morir le asaltaron. Morir no para unirse a su Dios, sino para dejar aquella vida miserable, onerosa, a una pobre anciana que él había envuelto y precipitado en su desgracia, y a un pueblo a quien él debía sustento, consideraciones, tal vez prestigio.
Se eliminó a los técnicos, se desorganizó toda la infraestructura, y en vez de respetar la ley, se asaltaron las propiedades y las ocuparon con gente que muchas veces no eran campesinos.
Por este odio de los herejes y de los malos hubo de sufrir Jerónimo muchas contrariedades, especialmente cuando los pelagianos asaltaron el convento de Belén y lo saquearon; pero soportó gustoso todos los malos tratos y los ultrajes, sin decaer de ánimo, pronto como estaba para morir por la defensa de la fe cristiana.
Llegó la noche medrosa y sombría. En aquella soledad asaltaron a Plácido mil ideas tristes. Los recuerdos de la niñez surgieron en su mente con claridad extraña.
También fueron las fieras que asaltaron los tambos, así como el precipicio, que haciendo desequilibrar los cuerpos atrajo hacia su profundidad ignota, a las vidas que desfilaban en pos del pan.
Aunque la marejada era siempre muy dura, no habíamos vuelto a embarcar olas como las que nos asaltaron a la salida del canal, y el “San Jorge”, lanzado a toda máquina, manteníase bravamente en la dirección que nos marcaban los destellos del faro desde lo alto del promontorio que domina la entrada del puerto.
Después de todo, reflexioné, no era distinto de mis semejantes; pero luego sonreí comparando mi celo, mi laboriosa buena voluntad, con la perezosa crueldad de la negligencia de ellos. Estaba pavoneándome con este pensamiento cuando me asaltaron atroces espasmos acompañados de náuseas y temblorosas convulsiones.
Al oírle fijé la vista en la casucha, y sin poderlo remediar me asaltaron la memoria el recuerdo de todos los episodios terribles que acerca de ella me habían referido.
Nosotros estábamos desarmados, y escapó cada cual por don- de Dios quiso ayudarlo; pues los que nos asaltaron eran nada menos que los ladrones de la famosa cuadrilla del facineroso negro Lacunza, cuyas fechorías tenían en alarma la' capital.
Las fuerzas enviadas al interior de las Provincias Peruanas habían arrollado al principio todas las resistencias que los jefes españoles le opusieron hasta situarse en los confines. Más las organizadas al otro lado del Desaguadero, las asaltaron alevosamente, y desbarataron.