Ejemplos ?
Sin embargo, en 1830 el Vicepresidente Anastasio Bustamante ocupaba el poder implantando la República Centralista, y durante su gestión es arteramente asesinado don Vicente Guerrero, acto que volvió a complicar, todo el panorama.
Al principio, los franceses que habían entrado en el país fingiéndose aliados del gobierno español, ocuparon arteramente diversas localidades vascas, pero no Bilbao.
Aunque Isabel no dijo nada, Armando Bó, hecho una furia, acusó a Leblanc de estar utilizando arteramente la fama, ya internacional, de Isabel Sarli.
Las patadas voladoras requieren un gran desarrollo de energía en un mínimo momento de tiempo, son usadas en combates con contacto con distancia y no son habituales en torneos ni menos en fintas callejeras por la expertize que se requiere, pero en grescas y en disturbios masivos, pseudos artistas marciales las sacan a relucir arteramente contra personas desprevenidas.
No hemos incluido en esta cuenta a nuestros combatientes que, heridos, fueron arteramente ejecutados a sangre fría con el tiro de gracia por oficiales del ejército federal.
Contra su voluntad, mal humorado, fracasadas sus ambiciones, regresa al punto de partida, porque así se lo ordena con insistencia el Conde Ruiz de Castilla, quien acepta las capitulaciones propuestas por los patriotas, asumiendo nuevamente el cargo, por cuanto le delatan y todo lo hace así prever que Aymerich, en caso de triunfo, se proclamaría Presidente de la Real Audiencia, traicionándolo arteramente.
Y como todo error contiene siempre una parte de verdad, esta parte de verdad que hemos indicado, expuesta arteramente en condiciones de tiempo y lugar, aptas para disimular, cuando conviene la crudeza repugnante e inhumana de los principios y métodos del comunismo bolchevique, seduce incluso a espíritus no vulgares, que llegan a convertirse en apóstoles de jóvenes inteligentes poco preparados todavía para advertir los errores intrínsecos del comunismo.
Desde el primer momento la asamblea de Aguascalientes dio a conocer sus tendencias y los propósitos que animaban a una gran parte de sus miembros, formada casi exclusivamente por los jefes de la División del Norte, todo lo que vino a demostrar que los jefes que concurrieron a la asamblea reunida en esta ciudad, habían sido sorprendidos y engallados, y que por dar garantías a los zapatistas a quienes arteramente se hizo llamar con el pretexto de procurar una conciliación imposible, se habían ellos mismos entregado casi indefensos en manos de sus enemigos.
Nada más injusta y calumniosa que la versión, ya felizmente casi desmonetizada, del antiporteñismo cerril y sistemático del Jefe de los Orientales. Oligarcas inescrupulosos la inventaron para poder des fraudar arteramente al incauto y buen pueblo de Buenos Aires.
San Martín estuvo lejos de ser republicano, pero mucho más lo estuvo Bolívar. Su proyecto de vitalicia nos conducía solapada y arteramente á Ja monarquía.
Poco tiempo después de la anotación el juego se tornó un poco violento, el entonces seleccionado nacional Antonio Jasso golpeó arteramente al tapatío Juan Jasso, mientras que Raúl Cárdenas tumbo con una tijera a Raúl Arellano, ambas entradas causaron que el árbitro Manuel Alonso otorgará la expulsión de los dos jugadores del Zacatepec, en un juego que terminaría con una intensa lluvia.
Sobre las célebres epifanías de Stephen: «Nos damos cuenta entonces de que todo el armazón escolástico que Stephen, arteramente, había erigido como soporte de su perspectiva estética no servía sino para sostener una noción romántica de la palabra poética en cuanto revelación y fundamento lírico del mundo y del poeta como único ser capaz de dar una razón a las cosas, un significado a la vida, una forma a la experiencia, una finalidad al mundo....