arrinconado

(redireccionado de arrinconada)
También se encuentra en: Sinónimos.

arrinconado, a

1. adj. Que está en un rincón butaca arrinconada.
2. Que está desatendido, apartado o marginado lo dejaron arrinconado y se deprimió muchísimo.

arrinconado, -da

 
adj. Apartado, distante del centro.
fig.Desatendido, olvidado.
Sinónimos

arrinconado

, arrinconada
Traducciones

arrinconado

forgotten

arrinconado

accantonato

arrinconado

ADJ (= olvidado) → forgotten, neglected; (= marginado) → out in the cold; (= remoto) → remote; (= abandonado) → abandoned
Ejemplos ?
¡Hora te trajo a luz desventurada! ¿Español eres?… Lo tendrán a mengua, Cuando a tu espalda yace arrinconada Tu cifra en signos de tu propia lengua.
Golpeó el gong, y un muchachito morisco, descalzo, corrió sobre las esteras hacia la mesa, recibió el duro "assani", presto como un galgo le trajo el vuelto, y pronto Fernando se encontró bajo las techadas callejuelas caminando al lado de su misterioso compañero, que, a pesar de gastar una magnífica chilaba, no se recataba de pasar al lado de grasientas tiendas donde hervían pescado día y noche, y puestos de té verde, donde en amontonamiento bestial se hacinaban piojosos campesinos descalzos. Finalmente llegaron a una casa arrinconada en un ángulo del barrio de Yama el Raisuli.
Perdóneme señor, si te he ofendido, que errar es de humanos y perdonar divino, pero el hombre si es que vale, es porque ama y el amor es salvación tan mía, donación, tan tuya, tan nuestra, sin esperar idolatrías, tan de todos lo que quieran ser eterna vida en incesante flama, que es lo único que puedo hacer y hago. POEMA DE LA OFICINA ARRINCONADA POR EL TRIUNFO DE LOS CAMPESINOS-OBREROS.
Y el triste Garci Fernandez De sus amigos cercado Su alcazar abandonado Pisando medroso vá. Y su ánima vigorosa De una sospecha asaltada En su pecho arrinconada Ni aun esperanza le dá.
Representa la oportunidad de promover inequivocamente la formación de una aparato productivo nacionalista para alejarnos de las falsedades publicitarias, de los señuelos desarrollistas que tienen arrinconada a la sociedad mexicana entre la pretensión y el empobrecimiento.
Varón es él como el que más; y si bien su fama no es de aquéllas que al oro y al poder prodiga la rastrera adulación, sino recatada y silenciosa como la que al mérito y la virtud tributa a veces la justicia; no por eso a mi entender debe dejarse arrinconada en la región epigástrica de las innumerables criaturas a quienes da gusto y robustece, puede decirse, con la sangre de sus propias venas.
La histórica y preciosa bandera encerrada en una caja de jacarandá; sobre la que en relieve dorado se veían las armas de la república, permaneció algunos años arrinconada en el salón de uno de los ministerios, hasta que desapareció en uno de los patrioteros ataques de que ha sido víctima nuestro vetusto palacio de los virreyes.
La Isla es triste como una bella mujer arrinconada por una feliz competidora; o más bien la Isla, con sus arsenales, sus diques, sus cordelerías, sus astilleros y machinas, parece la mujer del marino en su soledad, sentada en la playa y mirando al mar.
Si eres desdén y orgullo, valor de ti; si bruñes en esa paz, valiente, la enmohecida espada, para tenerla limpia, sin tacha, cuando empuñes el arma de tu vieja panoplia arrinconada; si pules y acicalas tus hierros para, un día, vestir de luz, y erguida: Heme aquí, pues, España, en alma y cuerpo, toda, para una guerra mía, heme aquí, pues, vestida para la propia hazaña, decir, para que diga quien oiga: Es voz, no es eco, el buen manchego habla palabras de cordura, parece que el hidalgo amojamado y seco entró en razón, y tiene espada a la cintura; entonces, paz de España, yo te saludo.
Y ella le explicó lo que había sucedido: la majada arrinconada por el viento en un costado del corral; un poste podrido que cae, un lienzo viejo que cede bajo el peso y, por el portillo abierto, ¡el desfile paulatino de la majada!
Sostén todo optimismo y da por seguro que, a la larga, no hay cuestión que no se solucione ella sola, por cansancio o por quedar arrinconada en el desván de las ansias antiguas, démodées.
Estos son tanto peores cuanto menos pueden olvidar lo mal que imaginan. Con todo, Minerva está entre los dioses selectos, y la diosa Mente se halla arrinconada entre la canalla.