arriesgar

(redireccionado de arriesgaba)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con arriesgaba: arriesgar

arriesgar

v. tr. y prnl. Poner en peligro a alguien o algo durante el incendio se arriesgó para salvar a un niño.
NOTA: Se conjuga como: pagar

arriesgar

 
tr.-prnl. Poner a riesgo.

arriesgar

(arjesˈγaɾ)
verbo transitivo
1. poner algo o alguien en peligro o riesgo arriesgar dinero en una apuesta
2. decir algo atrevido o que no se sabe con seguridad El profesor preguntó y él arriesgó una fecha.

arriesgar


Participio Pasado: arriesgado
Gerundio: arriesgando

Presente Indicativo
yo arriesgo
tú arriesgas
Ud./él/ella arriesga
nosotros, -as arriesgamos
vosotros, -as arriesgáis
Uds./ellos/ellas arriesgan
Imperfecto
yo arriesgaba
tú arriesgabas
Ud./él/ella arriesgaba
nosotros, -as arriesgábamos
vosotros, -as arriesgabais
Uds./ellos/ellas arriesgaban
Futuro
yo arriesgaré
tú arriesgarás
Ud./él/ella arriesgará
nosotros, -as arriesgaremos
vosotros, -as arriesgaréis
Uds./ellos/ellas arriesgarán
Pretérito
yo arriesgué
tú arriesgaste
Ud./él/ella arriesgó
nosotros, -as arriesgamos
vosotros, -as arriesgasteis
Uds./ellos/ellas arriesgaron
Condicional
yo arriesgaría
tú arriesgarías
Ud./él/ella arriesgaría
nosotros, -as arriesgaríamos
vosotros, -as arriesgaríais
Uds./ellos/ellas arriesgarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo arriesgara
tú arriesgaras
Ud./él/ella arriesgara
nosotros, -as arriesgáramos
vosotros, -as arriesgarais
Uds./ellos/ellas arriesgaran
yo arriesgase
tú arriesgases
Ud./él/ella arriesgase
nosotros, -as arriesgásemos
vosotros, -as arriesgaseis
Uds./ellos/ellas arriesgasen
Presente de Subjuntivo
yo arriesgue
tú arriesgues
Ud./él/ella arriesgue
nosotros, -as arriesguemos
vosotros, -as arriesguéis
Uds./ellos/ellas arriesguen
Futuro de Subjuntivo
yo arriesgare
tú arriesgares
Ud./él/ella arriesgare
nosotros, -as arriesgáremos
vosotros, -as arriesgareis
Uds./ellos/ellas arriesgaren
Imperativo
arriesga (tú)
arriesgue (Ud./él/ella)
arriesgad (vosotros, -as)
arriesguen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había arriesgado
tú habías arriesgado
Ud./él/ella había arriesgado
nosotros, -as habíamos arriesgado
vosotros, -as habíais arriesgado
Uds./ellos/ellas habían arriesgado
Futuro Perfecto
yo habré arriesgado
tú habrás arriesgado
Ud./él/ella habrá arriesgado
nosotros, -as habremos arriesgado
vosotros, -as habréis arriesgado
Uds./ellos/ellas habrán arriesgado
Pretérito Perfecto
yo he arriesgado
tú has arriesgado
Ud./él/ella ha arriesgado
nosotros, -as hemos arriesgado
vosotros, -as habéis arriesgado
Uds./ellos/ellas han arriesgado
Condicional Anterior
yo habría arriesgado
tú habrías arriesgado
Ud./él/ella habría arriesgado
nosotros, -as habríamos arriesgado
vosotros, -as habríais arriesgado
Uds./ellos/ellas habrían arriesgado
Pretérito Anterior
yo hube arriesgado
tú hubiste arriesgado
Ud./él/ella hubo arriesgado
nosotros, -as hubimos arriesgado
vosotros, -as hubísteis arriesgado
Uds./ellos/ellas hubieron arriesgado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya arriesgado
tú hayas arriesgado
Ud./él/ella haya arriesgado
nosotros, -as hayamos arriesgado
vosotros, -as hayáis arriesgado
Uds./ellos/ellas hayan arriesgado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera arriesgado
tú hubieras arriesgado
Ud./él/ella hubiera arriesgado
nosotros, -as hubiéramos arriesgado
vosotros, -as hubierais arriesgado
Uds./ellos/ellas hubieran arriesgado
Presente Continuo
yo estoy arriesgando
tú estás arriesgando
Ud./él/ella está arriesgando
nosotros, -as estamos arriesgando
vosotros, -as estáis arriesgando
Uds./ellos/ellas están arriesgando
Pretérito Continuo
yo estuve arriesgando
tú estuviste arriesgando
Ud./él/ella estuvo arriesgando
nosotros, -as estuvimos arriesgando
vosotros, -as estuvisteis arriesgando
Uds./ellos/ellas estuvieron arriesgando
Imperfecto Continuo
yo estaba arriesgando
tú estabas arriesgando
Ud./él/ella estaba arriesgando
nosotros, -as estábamos arriesgando
vosotros, -as estabais arriesgando
Uds./ellos/ellas estaban arriesgando
Futuro Continuo
yo estaré arriesgando
tú estarás arriesgando
Ud./él/ella estará arriesgando
nosotros, -as estaremos arriesgando
vosotros, -as estaréis arriesgando
Uds./ellos/ellas estarán arriesgando
Condicional Continuo
yo estaría arriesgando
tú estarías arriesgando
Ud./él/ella estaría arriesgando
nosotros, -as estaríamos arriesgando
vosotros, -as estaríais arriesgando
Uds./ellos/ellas estarían arriesgando
Sinónimos

arriesgar

pronominal
2 atreverse*, aventurarse, exponerse, descubrir el cuerpo, osar.
Arriesgarse, atreverse, aventurarse y exponerse construyen su régimen con la preposición a; descubrir el cuerpo se dice tratándose de un negocio peligroso; osar se emplea cuando en el atrevimiento hay descaro o desconsideración.
Traducciones

arriesgar

risk, hazard, venture, to risk, chance, endanger

arriesgar

arriscar

arriesgar

riskere, risikere

arriesgar

vaarantaa, riskeerata

arriesgar

לסכן

arriesgar

megkockáztat

arriesgar

resecum

arriesgar

riskieren, wagen, riskeren

arriesgar

arriscar

arriesgar

risca

arriesgar

tvegati

arriesgar

riskera, våga

arriesgar

riskovat

arriesgar

riskirati

arriesgar

危険にさらす

arriesgar

위험을 무릅쓰다

arriesgar

risikere

arriesgar

zaryzykować

arriesgar

เสี่ยง

arriesgar

liều

arriesgar

冒险, 风险

arriesgar

風險

arriesgar

A. VT (= poner en riesgo) → to risk, hazard; [+ oportunidad] → to endanger, put at risk; [+ conjetura] → to hazard, venture; [+ dinero] → to stake
B. (arriesgarse) VPRto take a risk, expose o.s. to danger
arriesgarse a hacer algoto risk doing sth
arriesgarse a una multato risk a fine
arriesgarse en una empresato venture upon an enterprise

arriesgar

vi. to risk, to imperil;
vr. to take a risk.

arriesgar

vt to risk; vr to take a risk, to risk oneself
Ejemplos ?
A mí me conmovió muy hondo ver esa solidaridad; y en otra visita en la Plaza de la República, un joven bombero que escalaba rumbo a un edifico a punto de desplomarse, que arriesgaba la vida, y a quien le pregunté si sabía que lo que hacía era poner en riesgo su vida y que lo que iba a rescatar ahí, pues eran algunos cadáveres, y me respondió este joven bombero que lo sabía pero que esa era su obligación.
Sabía bien que arriesgaba la vida, porque estaba clara la peligrosidad de una sustancia tan potente que penetrase y removiese desde los cimientos la misma fortaleza de la identidad personal: habría bastado el mínimo error de dosificación, la mínima contraindicación, para borrar completamente ese inmaterial tabernáculo que intentaba cambiar.
Cada palabra que salía de su boca era cuidadosamente sopesada por miedo a que indicase una traza de pensamiento independiente, y si se encontrase, el clérigo arriesgaba su sustento.
Feo, con enjuta y avellanada fealdad española, no tenía edad: en lugar de envejecer iba acecinándose. Publicaba sus estudios en revistas, y alguna vez se arriesgaba a un folleto, generalmente aprovechando la composición.
Era tal su odio á los Mahometanos que le hacia temerario; y por mas que su suegro, el Marques de Santillana, se lo había hecho conocer, siendo bien jóven, en la toma de la plaza de Hüelma, difícilmente podia contenerse y casi siempre arriesgaba su vida ó su libertad quando peleaba con ellos.
Pero ni el nene había soñado jamás con la piedra filosofal, ni reparaba en los rendimientos de sus empresas cuando maldito el capital que arriesgaba en ellas.
Veremunda era la florista más favorecida entre las que sentaban sus reales en la vecindad del Sagrario, lugar bautizado con el nombre de Cabo de Hornos, porque todo galán que por ahí se arriesgaba a pasar, a buen librar salía con un cuarto de onza menos en el bolsillo, gastado en un ramo de flores o un pucherito de mixtura.
Bajo el sistema de ustedes, una persona descontenta podía incluso dejar sus trabajo a voluntad, pero abandonaba su medio de subsistencia al mismo tiempo, y arriesgaba sus posibilidades de sustento futuro.
Jekyll era ahora mi puerto de asilo: si Hyde se arriesgaba a salir un instante, las manos de todos se le habrían echado encima para agarrarlo y hacer justicia.
«No se arriesgaba nada.» El boticario se indignó contra lo que él llamaba «maniobras del cura»; perjudicaban, según él, la convalecencia de Hipólito y repetía a la señora Lefrançois: ¡Déjele!, ¡déjele!
Pensando que, después de todo, no arriesgaba nada, se prometió a sí mismo hacer la petición en cuanto se le presentara la ocasión; pero cada vez que se le presentó, el temor de no encontrar las palabras apropiadas le sellaba los labios.
No muy lejos del palenque, atreviéndose casi en el dominio del hombre cruel y de los perros sin piedad, en la esperanza de lograr algunos de esos productos ricos del trabajo humano, un grano de maíz, trigo o cebada, o algunos de estos insectos gordos y repletos, de pura carne blanda y sabrosa que sólo se crían en tierra bien abonada y que el arado saca al sol, andaba la perdiz, temerosa, sabiendo que al dejarse llevar así por el hambre, arriesgaba la vida en medio de mil peligros.