arriero

(redireccionado de arrieras)

arriero, a

s. AGRICULTURA Persona que conduce animales de carga de un sitio para otro.
NOTA: También se escribe: harriero

arriero

 
m. El que trajina con bestias de carga.

arriero, -ra

(a'rjeɾo, -ɾa)
sustantivo masculino-femenino
persona que transporta sus productos usando animales de carga El arriero vendía el café en las poblaciones alejadas.
Traducciones

arriero

mulattiere

arriero

SMmuleteer
Ejemplos ?
Al iniciar la temporada de lluvias, los hormigueros de arrieras se sobrepueblan de nuevas reinas (llamada cada una nucú) y abandonan sus hogares, rondando por varios lugares.
La corriente principal que recoge casi todos los arroyos del municipio, es el arroyo de Cuencamé, que tiene un curso más o menos largo, nace en las montañas de la Hacienda de Atotonilco, en el curso de su trayecto existen algunos manantiales más o menos importantes; existe uno en un lugar llamado “El Nogalito”, y otros más en los lugares conocidos como “Tierras prietas” y la “Haciendita”, siguiendo su curso hacia el norte, recibe las aguas de los manantiales de la comunidad de San Pedro de Ocuila, distante de la cabecera municipal aproximadamente a tres kilómetros, poco más adelante, en un punto llamado “Las arrieras” brota otro manantial...
Cerca de los postes del alumbrado público se pueden atrapar muchos de estos insectos, ya que son atraídos por la luz y el calor. Las hormigas chicatanas son un género de las hormigas arrieras u hormigas cortadoras de hojas.
Exquisitas nacumas de las que solo unos pocos han oído hablar. Laboriosas hormigas arrieras. Antiguos vestigios de minas de sal, carbón y esmeraldas inexplotadas.
Los campesinos antes que mirar el zapateo de la miel, se quedan contemplando a las chiquillas en sus momentos de descanso, quienes con ese rubor sencillo, impecable y silvestre clavan sus miradas solamente sobre los trojes de hormigas arrieras que abren sus caminitos estrechos.
Allí hunden sus pestañas, viendo el ir y venir de las arrieras que curvan sin atropellarse, manteniéndose embanderadas las que regresan a la casa, trayendo trocitos de verdes hojas suaves cortadas en el monte, o cargadas de piezas comestibles.
Vicente Palacio Atard, (1988), "La Alimentación Madrileña en tiempos de Carlos III", Aula de Cultura, Conferencias "El Madrid de Carlos III" Las proporciones de una casa acomodada son muy similares, sólo que añade embutidos, dulces y media onza de chocolate. El consumo de garbanzos se propaga en las zonas del norte de Castilla debido a las actividades arrieras.
Antes de partir, Sibö dijo a sus compañeros que debían llevar un “puñito” de ciertas cosas o animales, como 4 pulgas, 8 hormigas, 2 polvos de vientos, 4 gotas de agua, 8 zompopas, 16 avispas y 32 arrieras, todos guardadas en hojas.
Las casas, llamadas "casas arrieras", están estructuradas en función de esa actividad, existiendo grandes puertas para el paso de carros, patios interiores que son el centro de organización de la casa, cuadras, y algunas grandes bodegas.
Sin embargo, la competencia con otras especies de Attini (arrieras) y la sobreexplotación del recurso parecen haber disminuido el número de colonias, lo que causa preocupación sobre su estado de conservación.
En el verano, las poblaciones norteñas se alimentan principalmente de insectos y arácnidos, y algunos frutos. En México, se ha observado que se alimentan de néctar, y desde Oaxaca hacia el sur, de hormigas arrieras.
Las hembras preñadas de algunas especies del género Atta (hormigas arrieras) en la región de Santander (Colombia) constituyen una especialidad culinaria, denominada hormiga culona u hormiga santandereana.