arriano

(redireccionado de arrianas)
Búsquedas relacionadas con arrianas: apolinarismo, docetismo, donatismo, monofisismo, nestorianismo

arriano, a

1. adj. RELIGIÓN De Arrio o del arrianismo.
2. s. RELIGIÓN Persona que profesa el arrianismo.

arriano, -na

 
adj.-s. Partidario del arrianismo.
adj. Relativo a él.
Traducciones

arriano

ariano

arriano

/a ADJ & SM/FArian
Ejemplos ?
Antes de la celebración del III Concilio de Toledo, las iglesias arrianas y sus propiedades fueron entregadas por el rey a los católicos.
En realidad, las tesis arrianas fueron de nuevo rechazadas, y posteriormente se emitió un nuevo edicto imperial que daba carácter legal a las conclusiones del concilio.
Entonces Hermenegildo va refugiándose en una serie de fortalezas y castillos que, uno tras otro, son conquistados por las tropas arrianas de su padre.
Al comunicarle a los obispos católicos su fe estaban presentes muchos nobles visigodos, y al parecer lo siguieron, y hacia la primavera y el verano del 587 las iglesias arrianas fueron expropiadas y entregadas a los católicos.
Las noticias históricas sobre el santo del siglo IV son inexistentes: el único Severo real que fue obispo de Barcelona lo fue entre 620 y 633 o 636, y es conocido como Severo II de Barcelona. Este obispo podría haber sido mártir durante las persecuciones arrianas, pero no hay constancia.
Un segundo intento arriano tuvo como protagonistas al obispo Uldila, cuya sede se desconoce, suponiéndose que pudiera ser el obispo de Toledo, que aunque nominalmente había abjurado, conservaba sus creencias arrianas, y a la reina Gosuinda, viuda de Atanagildo y Leovigildo.
La profunda controversia en el seno de la Iglesia durante este periodo podría no haberse materializado sin la significativa influencia histórica de las doctrinas arrianas.
Afirma que Jesucristo fue creado por Dios Padre y está subordinado a él. Las enseñanzas arrianas fueron atribuidas a Arrio (c. 250-335 d.C.), un presbítero en Alejandría, Egipto.
De esta forma se apartaba de las enseñanzas arrianas establecidas en el Concilio de Rímini y difundidas por Ulfila, y se acercaba a las posiciones teológicas de los macedonianos, también considerados heréticos por la Iglesia católica romana.
La recensión larga no pudo componerse antes del siglo IV ni después de él, pues su autor demuestra conocer la conversión de Constantino el Grande (312 d.C.) y las polémicas arrianas de ese siglo y desconocer, sin embargo, las disputas cristológicas acaecidas en el siglo siguiente.
Mayor debió de ser el éxito obtenido entre los laicos, sobre todo a consecuencia de la actividad desarrollada por ciertas sedes arrianas".
En 359 se convocaron simultáneamente dos concilios de obispos, de Oriente y Occidente, celebrados en Seleucia y Rímini respectivamente. Bajo presión imperial, ambos concilios adoptaron sendas profesiones de fe semi-arrianas.