arrepentida

arrepentida

s. f. Mujer que se arrepentía de su vida anterior y se encerraba en clausura o en un monasterio. magdalena, egipcíaca
Ejemplos ?
Angustias le miró muy contenta, y dijo con noble fogosidad: -No estoy arrepentida de aquella acción; pues si mucho le admiré a usted al verlo batirse la tarde del 26 de marzo, más lo he admirado luego al oírlo cantar, en medio de sus dolores, la jota aragonesa, para distraer y alegrar a mi pabre madre.
-musitaba momentos después alejándose rápido por el corredor, al sentir la voz suplicante de Filomena, que le gritaba arrepentida: -¡Oye, Antonio..., ven acá, Antonio..., por tu salú, que no te vayas!
Perdón Señor! exclama arrepentida yo debo bendecirte noche y día, que tú quisiste embellecer mi vida con ese amor, llenando el alma mía.
En pocas horas, con mi conducta licenciosa había provocado la muerte de un honesto cortador de prendas, v ahora el suicidio de su arrepentida viuda.
Mas al levantarse por la mañana, encontrose con que cada cirio se había convertido en una canilla y que la vivienda era un campo santo u osario. Arrepentida la vieja de sus culpas, consultose con un sacerdote que gozaba fama de santidad, y éste la aconsejó que escondiese bajo el manto un niño recién nacido y que lo pellizcase hasta obligarlo a llorar cuando se presentara la procesión.
e pido a, el más Noble, Señor del Gran Trono, que te proteja en esta vida y en la última, que te haga bienaventurado donde quiera que te encuentres, que te haga una persona agradecida cuando se le da, paciente cuando es puesta a prueba, y arrepentida cuando comete una falta, porque en realidad estas tres virtudes son las llaves de la felicidad.
También nos sucedió que la lavandera empeñó nuestra ropa, y vino después en un estado de embriaguez, arrepentida, a implorar nuestro perdón; pero supongo que estas cosas le habrán ocurrido a todo el mundo.
Del trágico suceso noticiosa, arrepentida el Águila y llorosa aprendió esa lección a mucho precio: a nadie se le trate con desprecio, como al Escarabajo, porque al más miserable, vil y bajo, para tomar venganza, si se irrita, ¿le faltará siquiera una bolita?
Enseguida la reprendió suave y paternalmente por el audaz desatino de haberse escapado de su casa, viniéndose sola a media noche por entre los pinos. Ella le oyó compungida, pero no arrepentida.
Cualquier pecado mortal es abominable, pero cuando el pecado no contamina a ningún sujeto inocente y puro y no le aparta de la senda de la virtud, su malicia es mucho menor que cuando extiende su pernicioso influjo sobre criaturas humanas, y cuando todo lo inficiona y corrompe. María Antonia Fernández, aunque arrepentida y llorosa, tenía el consuelo de no haber pecado nunca en éste segundo sentido.
-Lola es mala. Sinceramente arrepentida lloraba día y noche y preguntaba cuando Dios y los hombres la podrían perdonar. -Cuando el loro diga que eres buena -respondía su hermano.
Cuando el crimen estaba cometido, a vista del cadáver moribundo el pueblo envilecido reconoce su error; el más profundo funesto sentimiento de su alma arrepentida se apodera y la memoria atento de tan grande filósofo venera.