arremolinar

(redireccionado de arremolinando)

arremolinar


Participio Pasado: arremolinado
Gerundio: arremolinando

Presente Indicativo
yo arremolino
tú arremolinas
Ud./él/ella arremolina
nosotros, -as arremolinamos
vosotros, -as arremolináis
Uds./ellos/ellas arremolinan
Imperfecto
yo arremolinaba
tú arremolinabas
Ud./él/ella arremolinaba
nosotros, -as arremolinábamos
vosotros, -as arremolinabais
Uds./ellos/ellas arremolinaban
Futuro
yo arremolinaré
tú arremolinarás
Ud./él/ella arremolinará
nosotros, -as arremolinaremos
vosotros, -as arremolinaréis
Uds./ellos/ellas arremolinarán
Pretérito
yo arremoliné
tú arremolinaste
Ud./él/ella arremolinó
nosotros, -as arremolinamos
vosotros, -as arremolinasteis
Uds./ellos/ellas arremolinaron
Condicional
yo arremolinaría
tú arremolinarías
Ud./él/ella arremolinaría
nosotros, -as arremolinaríamos
vosotros, -as arremolinaríais
Uds./ellos/ellas arremolinarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo arremolinara
tú arremolinaras
Ud./él/ella arremolinara
nosotros, -as arremolináramos
vosotros, -as arremolinarais
Uds./ellos/ellas arremolinaran
yo arremolinase
tú arremolinases
Ud./él/ella arremolinase
nosotros, -as arremolinásemos
vosotros, -as arremolinaseis
Uds./ellos/ellas arremolinasen
Presente de Subjuntivo
yo arremoline
tú arremolines
Ud./él/ella arremoline
nosotros, -as arremolinemos
vosotros, -as arremolinéis
Uds./ellos/ellas arremolinen
Futuro de Subjuntivo
yo arremolinare
tú arremolinares
Ud./él/ella arremolinare
nosotros, -as arremolináremos
vosotros, -as arremolinareis
Uds./ellos/ellas arremolinaren
Imperativo
arremolina (tú)
arremoline (Ud./él/ella)
arremolinad (vosotros, -as)
arremolinen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había arremolinado
tú habías arremolinado
Ud./él/ella había arremolinado
nosotros, -as habíamos arremolinado
vosotros, -as habíais arremolinado
Uds./ellos/ellas habían arremolinado
Futuro Perfecto
yo habré arremolinado
tú habrás arremolinado
Ud./él/ella habrá arremolinado
nosotros, -as habremos arremolinado
vosotros, -as habréis arremolinado
Uds./ellos/ellas habrán arremolinado
Pretérito Perfecto
yo he arremolinado
tú has arremolinado
Ud./él/ella ha arremolinado
nosotros, -as hemos arremolinado
vosotros, -as habéis arremolinado
Uds./ellos/ellas han arremolinado
Condicional Anterior
yo habría arremolinado
tú habrías arremolinado
Ud./él/ella habría arremolinado
nosotros, -as habríamos arremolinado
vosotros, -as habríais arremolinado
Uds./ellos/ellas habrían arremolinado
Pretérito Anterior
yo hube arremolinado
tú hubiste arremolinado
Ud./él/ella hubo arremolinado
nosotros, -as hubimos arremolinado
vosotros, -as hubísteis arremolinado
Uds./ellos/ellas hubieron arremolinado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya arremolinado
tú hayas arremolinado
Ud./él/ella haya arremolinado
nosotros, -as hayamos arremolinado
vosotros, -as hayáis arremolinado
Uds./ellos/ellas hayan arremolinado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera arremolinado
tú hubieras arremolinado
Ud./él/ella hubiera arremolinado
nosotros, -as hubiéramos arremolinado
vosotros, -as hubierais arremolinado
Uds./ellos/ellas hubieran arremolinado
Presente Continuo
yo estoy arremolinando
tú estás arremolinando
Ud./él/ella está arremolinando
nosotros, -as estamos arremolinando
vosotros, -as estáis arremolinando
Uds./ellos/ellas están arremolinando
Pretérito Continuo
yo estuve arremolinando
tú estuviste arremolinando
Ud./él/ella estuvo arremolinando
nosotros, -as estuvimos arremolinando
vosotros, -as estuvisteis arremolinando
Uds./ellos/ellas estuvieron arremolinando
Imperfecto Continuo
yo estaba arremolinando
tú estabas arremolinando
Ud./él/ella estaba arremolinando
nosotros, -as estábamos arremolinando
vosotros, -as estabais arremolinando
Uds./ellos/ellas estaban arremolinando
Futuro Continuo
yo estaré arremolinando
tú estarás arremolinando
Ud./él/ella estará arremolinando
nosotros, -as estaremos arremolinando
vosotros, -as estaréis arremolinando
Uds./ellos/ellas estarán arremolinando
Condicional Continuo
yo estaría arremolinando
tú estarías arremolinando
Ud./él/ella estaría arremolinando
nosotros, -as estaríamos arremolinando
vosotros, -as estaríais arremolinando
Uds./ellos/ellas estarían arremolinando
Ejemplos ?
Sus paredes encaladas, ni papel ni tela forran; su pavimento no abriga tapiz ni estera; las rotas sillas en el pavimento mal sobre sus pies apoyan; su chimenea sin fuego lanza por su negra boca el aire, que en son medroso por los tubos se encañona, su hollín arremolinando en su encuadradura cóncava.
Afuera el mal tiempo aumenta por grados; algunas ráfagas entreabren la puerta y avivan el fuego moribundo, arremolinando sobre la nuca de la viejecilla las grises y escasas guedejas que ponen al descubierto su cuello largo y delgado con la piel rugosa adherida a las vértebras.
En tanto se abaten los negros tordos y los pechos amarillos en el cardizal ardiente, y asoma la gama su airosa cabecita entre las altas hierbas allá en el fondo del llano, como atenta a extraño ruido, relincha con imponente brío un semental criollo y se precipita en frenética carrera a la loma del flanco, que traspone en un segundo y vuelve en el acto con la crin ondulante y el copete encrespado arremolinando una tropilla de ventrudas, reacias al esquilón de la madrina.
La jardinera, al pasar arremolinando una nube de polvo, justificaba su nombre: hacía el efecto de enorme ramillete. Los trajes borrosos de los hombres desaparecían bajo los de percal rosa, azul y granate de las mujeres, y las pamelas de paja y las amplias sombrillas eran otros tantos cálices de gigantesca flor, abiertos sobre el verde gayo y frescachón del campo galaico.
Entonces, arremolinando una porción del mantel, para apoyar cómodamente el codo, irguiose en su asiento y extendió la diestra, colocando los dedos a estilo de orador; es decir, cerrados los dos últimos y presentando los otros hacia adelante, así como amenazando con el pulgar.
No se distinguía color alguno, todo era grisáceo y cada vez más imperaba aquel extraño vaho vaporoso. En la mente de Don Bernardo se iban arremolinando violentos pensamientos obsesionantes: —¿Porqué estará pasando esto?
Como ya se habían despedido, no se hablaban más; el aire libre la envolvía arremolinando los finos cabellos locuelos de su nuca o agitándole sobre la cadera las cintas del delantal que se enroscaban como gallardetes.