arreador

arreador

s. m. AGRICULTURA Vareador de aceituna.

arreador

(area'ðoɾ)
sustantivo masculino
azote de puño corto y lonja larga que se usa para dirigir a los animales Los capataces y caudillos usaban el arreador.
Traducciones

arreador

arreador

arreador

arreador

arreador

arreador

arreador

arreador

arreador

SM
1. (= arriero) → muleteer (Andes) (= capataz) → foreman
2. (LAm) (= látigo) → long whip
Ejemplos ?
En esta prueba el jinete debe intentar derribar a un novillo con un peso aproximado de tres a cinco veces el peso del concursante. Con su "arreador" cabalgando paralelamente al novillo asegura que corra en línea recta.
Muchas son las variantes de forma y calidad de los mangos de arreador; en términos generales, se pueden tipificar tres partes diferenciadas en el mango: la cabeza o pomo, el cuerpo, y la puntera o contera.
Pero como se equivocaban: el escultor tuvo en cuenta que los reseros acostumbraban usar los pasucos, que mueven la mano y la pata del mismo lado para que su andar sea más reposado y eso le permite al jinete viajar descansado y hasta dormir mientras marcha. Se trata de un tributo al arreador de reses y a su compañero, el caballo criollo.
A pedido de la municipalidad la obra fue encargada al escultor Emilio Jacinto Samiguet, se encuentra colocada en la entrada del “Mercado de Liniers” en homenaje al humilde arreador de reses y a su inseparable compañero, el caballo criollo.
A poco el idiota no pudo más y se detuvo como bestia transida: pero el paisanito comenzó a darle golpes de arreador y el infeliz tuvo que seguir disparando, hasta que, maniatado de nuevo, caía en tierra y de nuevo veíase obligado a levantarse azuzado por las bromas y la trenza de arreador del gaucho.
Con la derecha, a más de persignarse muy bien y de esgrimir el arreador y el chuzo consabidos, escribía claro y pronto, si no muy correctamente; y para lo último le servía de pupitre una caja pequeña que tenía siempre entre el marco de la carreta, caja que parecía estar clavada allí, y en la cual guardaba el recado de escribir; lápices de pizarra, algún pliego de papel, que no dineros, como pretendían los discípulos.
Hasta que empuñó el arreador del mando don Juan Bautista Larray, hijo de vasco, pero criollo como él solo, y dotado de todas las cualidades requeridas.
Se les hizo desfilar para escarnio público por las calles principales, arrebañados, bajo la custodia de unos veinticinco lanceros que iban azuzándolos con el silbido peculiar del arreador de haciendas y a veces hasta picaneaban a los remolones con el canto de la lanza.
Era una niña de edad indefinible, delgada, de rostro pálido, menudo y alargado, de ojos grandes, de pelo lacio estirado hacia la nuca y rematado en una trenza fina como de arreador.
Al año siguiente partió a Texas para enrolarse como cowboy, pero no trabajó por mucho tiempo pues se dirigió a Denton, donde entre otras cosas trabajó para el sheriff William F. Egan en varios oficios, entre ellos el de arreador de reses, trabajo que le fue útil para conocer el territorio tejano.
Mendizábal I participó también como remero en tripulaciones de traineras y como arreador de pruebas de arrastre de piedra por bueyes.
Después de un fracasado compromiso matrimonial se dirigió con dos amigos hacia el oeste del país en busca de las minas de Montana. En la travesía ejerció el oficio de arreador de bueyes para el transporte de mercancías.