armamentista


Búsquedas relacionadas con armamentista: retaguardia

armamentista

1. adj. MILITAR De la industria de armas de guerra creció la producción armamentista y aumentaron los puestos de trabajo.
2. adj./ s. m. y f. POLÍTICA Partidario de la política de armamentos.
3. s. m. y f. OFICIOS Y PROFESIONES Fabricante de armas.
Traducciones

armamentista

våben

armamentista

ADJarms antes de s
carrera armamentistaarms race
Ejemplos ?
De la estúpida carrera armamentista nuclear, destinada a aniquilar a la humanidad de un sólo golpe y con el arma nuclear, se ha pasado a la absurda militarización de todos los aspectos de la vida de las sociedades nacionales, militarización destinada a aniquilar a la humanidad en muchos golpes, en muchas partes y de muchas formas.
El Gobierno, para intensificar, en gran escala, la producción armamentista que le es ruinosa, pero que le es también indispensable para prepararse contra y para la fatal guerra futura, viola la ansiada reivindicación de las cuarenta horas; mientras los sindicatos, en represalia, decretan una huelga general que fracasa lamentablemente.
Artículo 15°- Afganistán se pronuncia por el desarme general y -el cese de la carrera armamentista, por evitar la proliferación de las armas nucleares, liquidar las bases milita­res agresivas en territorios ajenos, desarrollar y profundizar el proceso de distensión internacional y establecer un orden económico internacional justo.
En efecto, si numerosos países no nucleares han renunciado al derecho de poseer armas atómicas, tienen derecho a su vez a verse librados del peligro de una confrontación nuclear directa, que abrasaría a todo el mundo, peligro que contiene en sí misma la carrera armamentista.
La carrera armamentista nunca se detuvo de verdad, pero los importantes acuerdos sobre misiles antibalísticos de 1972, unidos a la larga negociación de Salt II, finalmente coronada por el éxito, hicieron cobrar esperanzas de que finalmente los gobiernos habían percibido lo que sus pueblos ya sabían: La genuina seguridad y la paz se logran mediante el desarme y el progreso y no el rearme sin límites y la recesión.
Malenkov, entonces miembro del Consejo Interior de Guerra, me contestó: «No podemos enviarle armas; estamos enviando todos nuestros fusiles a Leningrado y tendrán que armarse ustedes mismos.» (Agitación en la sala). Tal era la situación armamentista entonces.
Los países en vías de desarrollo y, en su nombre, el Movimiento de Países No Alineados, demandan que una parte importante de los inmensos recursos que la humanidad hoy dilapida en la carrera armamentista sean dedicados al desarrollo, lo que contribuirá, simultáneamente, a alejar el peligro de guerra y facilitar el mejoramiento de la situación internacional.
Frente a la política del poder que ha dividido al mundo en esferas de influencia, patrocinado la carrera armamentista, promovido el intervencionismo político y militar y estructurado un sistema económico al servicio de la injusticia y la explotación, los países del Tercer Mundo, integrados por los pueblos que habitaron durante siglos la periferia del mundo imperial, persiguen la transformación cualitativa de las bases que está sujeta la vida internacional.
Reiteramos que frente a las apremiantes necesidades) del desarrollo resulta absurdo el dispendio de recursos en una carrera armamentista que pone en peligro la supervivencia del hombre.
En la esfera de sus capacidades, los pueblos de América Latina pugnan desde hace tiempo por la distensión y el freno de la carrera armamentista, comprometen su acción para evitar conflictos regionales y ajustan su conducta al Derecho.
Su mercado millonario del consumo de la droga, sus bancos y empresas que lavan dinero, con la complicidad de los nuestros, y su industria armamentista –más letal, por contundente y expansiva, que las drogas–, cuyas armas llegan a nuestras tierras, no sólo fortalecen el crecimiento de los grupos criminales, sino que también los proveen de una capacidad inmensa de muerte.
La política internacional se mantiene incólume, firmemente asentada en los principios de autodeterminación y de no intervención. Los esfuerzos de su Gobierno en favor de la paz y por frenar la carrera armamentista, satisfacen el sentir popular.