aristotélico

(redireccionado de aristotélica)
También se encuentra en: Sinónimos.

aristotélico, a

1. adj. FILOSOFÍA De Aristóteles, filósofo griego, o del aristotelismo.
2. adj./ s. FILOSOFÍA Que profesa el aristotelismo.
Sinónimos

aristotélico

, aristotélica
adjetivo
Traducciones

aristotélico

ADJAristotelian
Ejemplos ?
Pero esto no obstante, por una inconsecuencia muy propia del animal implume y bípede que se llama hombre, la filosofía aristotélica se habia llegado a amalgamar tan tenazmente con la teología cristiana, y era tal la autoridad del sabio de Estagira, que en nombrando a Aristóteles, los mas erguidos doctores inclinaban reverentes sus reverendos cerviguillos; porque lo dijo el Filósofo ( Aristóteles por antonómasia ) cuyas palabras eran tenidas por ellos en tanta veneracion como las de un Santo-Padre, y por tan infalibles como las de un Padre-Santo.
Estudió en Nápoles desde los diez años, en 1565 ingresó a la Orden de los Dominicos, donde se dedicó al estudio de la filosofía aristotélica y a la teología de Santo Tomás de Aquino (tomismo).
Avicena declaró haber leído en más de cuarenta ocasiones la Metafísica sin llegar a entenderla del todo, pues no expone el origen de las cosas como obra de un Creador bondadoso. Mezcló la doctrina aristotélica con el pensamiento neoplatónico, adaptando a su vez el resultado al mundo musulmán.
Además de numerosas obras de medicina escribió también sobre filosofía, donde conjugaba la tradición aristotélica con elementos neoplatónicos.
Tras este abandono del cinismo, estudió con otros filósofos de las escuelas académica, aristotélica y megárica pero, insatisfecho con ellas, acabó creando su propia escuela, en la que combinaba múltiples aspectos cínicos con los de otros filósofos como Heráclito.
Los estudios que el realizó se pueden definir con las siguientes tres leyes que postuló: La primera ley del movimiento rebate la idea aristotélica de que un cuerpo solo puede mantenerse en movimiento si se le aplica una fuerza.
Sus obras se tradujeron al latín en el siglo XII, reforzando la doctrina aristotélica en Occidente aunque fuertemente influida por el pensamiento platónico.
La postura de Anselmo ante el problema de los universales intenta resolver un viejo dilema presente en el pensamiento medieval, sobre todo, en los comentarios que Porfirio y Boecio hacían de la Lógica Aristotélica.
En Ética y Política recoge el concepto y la clasificación aristotélica de la virtud y completa sus aportaciones sobre la ley natural (base del derecho natural, que, aún defendido por John Locke e Inmanuel Kant, es metafísico), y completa estos esquemas con la referencia a la ley eterna y las virtudes teologales (ajenas a la misma cultura griega).
Tomás asocia la esencia, por ser limitación, con la potencia aristotélica, y la existencia, por ser perfección, como acto; en esta independencia de la existencia respecto a la esencia radica la cuestión de la contingencia de los objetos y de toda metafísica en general.
Así se plantea como una postura moderada, que recupera la noción aristotélica de la frónesis, y puede plantearse como la interpretación de textos que permite una postura ni equivocista (lo que no es) ni univocista (lo que es), sino prudente en un punto medio.
A finales del mismo año el joven Tomás entró en un centro más avanzado, acorde a sus facultades: la Universidad de Nápoles, que, mediante las artes liberales, le introdujo en la lógica aristotélica.