argentino


También se encuentra en: Sinónimos.

argentino, a

1. adj. De Argentina, país de América del Sur.
2. s. Persona natural de este país.
3. s. m. LINGÜÍSTICA Modalidad del español hablado en Argentina.
4. HISTORIA Moneda de oro de Argentina, que valía cinco pesos de oro.
5. adj. Argénteo, de plata reflejos argentinos.
6. Que tiene un sonido parecido al de la plata las argentinas campanillas.

argentino, -na

  (del l. argentina)
adj. Argénteo.

argentino -na

 
adj.-s. De la Argentina.
m. Antigua moneda de oro argentina (cinco pesos oro).

argentino, -na

(aɾxen'tino, -na)
abreviación
1. característica que es propia de Argentina, país de América del Sur cultura argentina
2. persona que es oriunda de ese país actor argentino
3. cosa que suena como la plata al golpearla timbre argentino

argentino, -na

(aɾxenˈtino, -na)
abreviación
1. persona de Argentina La Presidenta argentina dio un discurso.
2. cosa perteneciente a Argentina Las carnes argentinas se comen en Europa.

argentino, -na


sustantivo masculino-femenino
persona de Argentina Muchos argentinos viven en España.

argentino, -na

(aɾxenˈtino, -na)
abreviación
1. que es gris y brillante como la plata La Luna brilla argentina en el cielo.
2. que está cubierto de plata alhajas argentinas
3. que produce un sonido claro y vibrante Los niños del coro tienen voces argentinas.
Traducciones

argentino

аржентинец, аржентински, сребрист

argentino

Argentin

argentino

argentino

argentino

Argentinec, argentinský

argentino

argentiner, argentinsk

argentino

argentiinalainen

argentino

Argentinac, argentinski

argentino

アルゼンチンの, アルゼンチン人

argentino

아르헨티나 사람, 아르헨티나의

argentino

argentinare, argentinsk

argentino

เกี่ยวกับประเทศอาร์เจนตินา, ชาวอาร์เจนตินา

argentino

người Argentina, thuộc nước/người Argentina

argentino

阿根廷

argentino

ארגנטינה

argentino

1 ADJ (poét) → silver, silvery

argentino

2/a ADJ & SM/FArgentinian, Argentine
Ejemplos ?
Esto nos permitió el comercio exterior, apuntalado por un mercado interno creciente y pujante, que no hace falta que les lea las estadísticas de consumo, basta salir a la calle, en cualquier lugar, en cualquier pueblo, en cualquier provincia, basta ver este fin de semana nomás, volcarse a nuestra sociedad a las playas, a disfrutar, a estar con alegría para saber que el mercado interno fue, precisamente, el que nos permitió sortear la brutal crisis que en el 2008 y en el 2009 se desplomó sobre todo el mundo pero que permitió, gracias a las políticas activas del Estado argentino...
Bueno, aparentemente, el resultado no fue el que algunos esperaban y allí se demuestra claramente –y creo que la historia demuestra claramente- que aquello no fue una decisión del pueblo argentino, sino una decisión de una Junta desesperada por tapar una realidad que había sido destapada por mujeres con pañuelos blancos todos los jueves, con mucha valentía, dando vueltas a la Pirámide y buscando a sus hijos y a sus nietos.
Dentro del terreno político, en las primeras tres décadas del siglo XX, presagian la ruptura con la tradición liberal, sin llegar a consumarla, los movimientos reformistas al estilo del batllismo uruguayo y el radicalismo argentino; mientras la revolución mexicana marcaba un profundo corte en la historia de la nación azteca.
ARTÍCULO 50º - El sufragio electoral es un derecho que le corresponde a todo ciudadano argentino mayor de dieciocho años y a la vez una función política que tiene el deber de desempeñar con arreglo a esta Constitución y a la ley.
El único eco, que sepamos, que tuvieron de inmediato estos estudios de Ferreiro fueron el reconocimiento de Julio V. González en una obra fundamental que también suele ignorarse, Filiación Histórica del Gobierno Representativo Argentino, 2.
ARTÍCULO 113º - Para ser elegido Gobernador o Vicegobernador se requiere: 1º) Haber nacido en territorio argentino o ser hijo de padres nativos, habiendo optado por la ciudadanía de sus padres si hubiera nacido en territorio extranjero.
Artículo 14- Todos los habitantes de la Nación gozan de los siguientes derechos conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio; a saber: de trabajar y ejercer toda industria lícita; de navegar y comerciar; de peticionar a las autoridades; de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino; de publicar sus ideas por la prensa sin censura previa; de usar y disponer de su propiedad; de asociarse con fines útiles; de profesar libremente su culto; de enseñar y aprender.
Porque realmente, estas son - las que ustedes tienen aquí - las 32.204 leyes, que tenía el sistema jurídico argentino, no digamos en vigencia porque habían algunas que no lo estaban, pero lo cierto es que no había posibilidad cierta por parte de quienes requieren la aplicación de la ley – desde la carrera profesional de abogados, hasta obviamente la obligación de la administración de Justicia, por parte de magistrados – de contar con una norma fundamental que, inclusive, se había impuesto como obligación, y por eso digo como constituyente, en 1994.
Por su parte Juan Bautista Alberdi, también exiliado en nuestra patria, escribía: “No más tiranos ni tiranías, argentina o extranjera, toda tiranía es infernal y sacrílega: ¿Si el argentino es tirano y tiene ideas retardatarias?
Nos, los representantes del pueblo de la Nación Argentina, reunidos en Congreso General Constituyente por voluntad y elección de las provincias que la componen, en cumplimiento de pactos preexistentes, con el objeto de constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino: invocando la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia: ordenamos, decretamos y establecemos esta Constitución, para la Nación Argentina.
La conquista de Perú se prepara en Panamá y Pizarro, si no es originario de América, por lo menos ha pasado buena parte de su vida allí; la del Paraguay, la del norte argentino se preparan en América...
En el Virreinato del Río de la Plata, debido al sistema comercial restrictivo las provincias del norte y oeste argentino, no aptas para la agricultura ni la ganadería, desarrollaron algunas industrias como la talabartería y la fabricación de paños y ponchos, de modo que frente al puerto de Buenos Aires no era desfavorable su balanza comercial.