arfar

(redireccionado de arfe)

arfar

v. intr. NÁUTICA Moverse un barco subiendo y bajando alternativamente la proa y la popa.

arfar


Participio Pasado: arfado
Gerundio: arfando

Presente Indicativo
yo arfo
tú arfas
Ud./él/ella arfa
nosotros, -as arfamos
vosotros, -as arfáis
Uds./ellos/ellas arfan
Imperfecto
yo arfaba
tú arfabas
Ud./él/ella arfaba
nosotros, -as arfábamos
vosotros, -as arfabais
Uds./ellos/ellas arfaban
Futuro
yo arfaré
tú arfarás
Ud./él/ella arfará
nosotros, -as arfaremos
vosotros, -as arfaréis
Uds./ellos/ellas arfarán
Pretérito
yo arfé
tú arfaste
Ud./él/ella arfó
nosotros, -as arfamos
vosotros, -as arfasteis
Uds./ellos/ellas arfaron
Condicional
yo arfaría
tú arfarías
Ud./él/ella arfaría
nosotros, -as arfaríamos
vosotros, -as arfaríais
Uds./ellos/ellas arfarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo arfara
tú arfaras
Ud./él/ella arfara
nosotros, -as arfáramos
vosotros, -as arfarais
Uds./ellos/ellas arfaran
yo arfase
tú arfases
Ud./él/ella arfase
nosotros, -as arfásemos
vosotros, -as arfaseis
Uds./ellos/ellas arfasen
Presente de Subjuntivo
yo arfe
tú arfes
Ud./él/ella arfe
nosotros, -as arfemos
vosotros, -as arféis
Uds./ellos/ellas arfen
Futuro de Subjuntivo
yo arfare
tú arfares
Ud./él/ella arfare
nosotros, -as arfáremos
vosotros, -as arfareis
Uds./ellos/ellas arfaren
Imperativo
arfa (tú)
arfe (Ud./él/ella)
arfad (vosotros, -as)
arfen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había arfado
tú habías arfado
Ud./él/ella había arfado
nosotros, -as habíamos arfado
vosotros, -as habíais arfado
Uds./ellos/ellas habían arfado
Futuro Perfecto
yo habré arfado
tú habrás arfado
Ud./él/ella habrá arfado
nosotros, -as habremos arfado
vosotros, -as habréis arfado
Uds./ellos/ellas habrán arfado
Pretérito Perfecto
yo he arfado
tú has arfado
Ud./él/ella ha arfado
nosotros, -as hemos arfado
vosotros, -as habéis arfado
Uds./ellos/ellas han arfado
Condicional Anterior
yo habría arfado
tú habrías arfado
Ud./él/ella habría arfado
nosotros, -as habríamos arfado
vosotros, -as habríais arfado
Uds./ellos/ellas habrían arfado
Pretérito Anterior
yo hube arfado
tú hubiste arfado
Ud./él/ella hubo arfado
nosotros, -as hubimos arfado
vosotros, -as hubísteis arfado
Uds./ellos/ellas hubieron arfado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya arfado
tú hayas arfado
Ud./él/ella haya arfado
nosotros, -as hayamos arfado
vosotros, -as hayáis arfado
Uds./ellos/ellas hayan arfado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera arfado
tú hubieras arfado
Ud./él/ella hubiera arfado
nosotros, -as hubiéramos arfado
vosotros, -as hubierais arfado
Uds./ellos/ellas hubieran arfado
Presente Continuo
yo estoy arfando
tú estás arfando
Ud./él/ella está arfando
nosotros, -as estamos arfando
vosotros, -as estáis arfando
Uds./ellos/ellas están arfando
Pretérito Continuo
yo estuve arfando
tú estuviste arfando
Ud./él/ella estuvo arfando
nosotros, -as estuvimos arfando
vosotros, -as estuvisteis arfando
Uds./ellos/ellas estuvieron arfando
Imperfecto Continuo
yo estaba arfando
tú estabas arfando
Ud./él/ella estaba arfando
nosotros, -as estábamos arfando
vosotros, -as estabais arfando
Uds./ellos/ellas estaban arfando
Futuro Continuo
yo estaré arfando
tú estarás arfando
Ud./él/ella estará arfando
nosotros, -as estaremos arfando
vosotros, -as estaréis arfando
Uds./ellos/ellas estarán arfando
Condicional Continuo
yo estaría arfando
tú estarías arfando
Ud./él/ella estaría arfando
nosotros, -as estaríamos arfando
vosotros, -as estaríais arfando
Uds./ellos/ellas estarían arfando
Ejemplos ?
Desarmó la custodia de Arfe de la catedral obligado por el Gobierno de la II Repúblca con el fin de meterla en cajas durante la incautación del Tesoro Catedralicio en septiembre de 1936, volviéndola a armar en 1939 por petición del Cardenal Isidro Gomá.
Entre los objetos de orfebrería que aquí se guardan destaca la custodia de farol atribuida a Enrique de Arfe y que se supone que hubo de ser realizada en algún momento comprendido entre los años 1514 y 1518, el píxide de hacia 1500 sin punzonar, un pequeño copón sin punzonar de la misma época que el píxide, y el acetre de plata en su color de finales del siglo XVI.
Si los moradores de Arfe leyesen a Shakespeare, acordaríanse de cierta escena de Hamlet cuando divisaban al enterrador, con su risa de cementerio y sus chanzas de ultratumba, y Puri, tendida en su féretro, les evocaría la imagen de Ofelia.
El tío Carmelo era hijo y nieto de sepultureros; pero en él acababa la dinastía, porque ninguna moza de Arfe ni de los pueblos comarcanos quiso unir su suerte a la del feo e irónico enterrador.
No bien las sombras descendieron sobre Arfe, el novio de Puri, levantando la cabeza y apoyando el índice en la frente, se estremeció.
Está situado Arfe en la vertiente de una montañuela; las casas se desparraman por su declive; el circuito de las tapias del cementerio sigue la misma inclinación, de manera que por la parte alta son sumamente fáciles de escalar, sobre todo para quien posee la agilidad de la juventud y sabe agarrarse a las matas y a las piedras.
Acusado.- Si la honra y el pudor no dependen de la voluntad de la persona misma, y se pueden coger así... como yo los he cogido, entonces confieso que bien he deshonrado al vecindario de Arfe.
En usted se ve, además del hábito de tan brutales atentados, un espíritu de rencor y el odio de una fiera. ¿Qué daño le hicieron a usted los habitantes del pacífico pueblo de Arfe, malvado?
Al increparle el representante de la ley por la horrenda profanación, en vez de disculparse, de atribuir el hecho a momentáneo extravío o frenesí matador de la razón y la conciencia, alzó la frente, hizo una mueca de reto y desdén, tomó la palabra con voz entera, estridente como un silbo, y todo el pueblo de Arfe...
a muchacha más hermosa del pueblecillo de Arfe tenía el nombre tan lindo como el rostro; llamábase Pura, y sus convecinos habían reforzado el simbolismo de su nombre, diciendo siempre Puri la Casta.
En la región de España donde se encuentra situado Arfe, se le exige a la mujer que sea rezadora, leal, casera, fuerte, sencilla, y, para seguridad mayor, un tanto glacial.
A la mañana siguiente, lejos de disiparse el malestar, se convirtió en verdadera dolencia, que obligó a Puri a guardar cama. Y cama fue de donde no se levantó ya nunca la niña, sino para ser llevada, entre cuatro, al cementerio de Arfe.