arcipreste


Búsquedas relacionadas con arcipreste: Arcipreste de Hita

arcipreste

(Del lat. archipresbyter < gr. arkhos, jefe + presbyteros, presbítero.)
1. s. m. RELIGIÓN Dignidad entre los canónigos de una catedral.
2. RELIGIÓN Presbítero que, por nombramiento episcopal, ejerce ciertas atribuciones sobre los sacerdotes, las parroquias e iglesias en un territorio determinado.

arcipreste

 
m. Antiguamente, el principal de los presbíteros. Hoy, dignidad en el cabildo catedralicio.
Presbítero que, por nombramiento del obispo, ejerce ciertas atribuciones sobre los curas e iglesias de un territorio determinado.
Traducciones

arcipreste

archpriest

arcipreste

Erzpriester

arcipreste

Archiprêtre

arcipreste

Aartspriester

arcipreste

Archiprezbiter

arcipreste

Archpriest

arcipreste

Archpriest

arcipreste

Ärkepräst

arcipreste

SMarchpriest
Ejemplos ?
130.- Cada Cura y Ministro de dotrina formara Libro en qué porna los capítulos siguientes: El capítulo Primero, de las cláusulas de los testamentos de los que han muerto en su parroquia o dotrina en que dispusieron algunas causas pías, sacando el cargo dellas; el Segundo, del cargo de las misas e beneficios y Capellanías, Memorias, descargo dellas con memoria de las que están por días; el cual Libro lo ira prosiguiendo en cada capítulo conforme a lo que pide la suma del perpetuamente; y cada Cura y Ministro de dotrina inviara cada cuatro meses el treslado deste Libro al Arcipreste...
45.- Las descripciones que estuvieren obligados a hacer los Ministros de Dotrina y los Curas, las escriban ellos de su mano y las firmen de sus nombres y dexando el registro original en el Archivo de la Iglesia, envíen el treslado autorizado con su juramento, que es cierto y verdadero, firmado de sus nombres, ante el Arcipreste, y el Arcipreste por ante el Notario o Escribano del Acriprestazgo si lo obiere; e no le habiendo, escrito de su mano ansí mesmo con juramento autorizado de su firma, envíe el treslado ante el Obispo dexando en el archivo del Arciprestazgo los originales ordenados.
121.- Cada Cura y Ministro de dotrina al fin de cada un año, habiendo asentado en el dicho Libro el título quinto por suma mayor de todas las personas que por el dicho Libro parece en el dicho año haberse batizado, confirmado, casado y fallecido, sacará dél la dicha suma y autorizada por lo menos con su firma, la dará al Arcipreste...
135.- Para la república Cristiana en lo espiritual de la descripción de los Arzobispos, Arciprestazgos, Iglesias y Parroquias, conforme a la ley vigésima segunda; de los Bienes raíces y dotaciones perpetuas de las Iglesias y Monasterio, Hospitales, beneficios, Capellanías y oficios eclesiásticos y otras cualesquier doctaciones perpetuas para causas pías, conforme a la ley vigésima tercia; de las Constituciones e Ordenaciones eclesiásticas, conforme a la ley vigésima cuarta; de las provisiones eclesiásticas que hay en las Indias y las personas que en cada una dellas han sido, son y por tiempo fueren proveídas, conforme a la ley vigésima quinta; de las ánimas que en cada un año son a cargo de cada Arzobispo, Obispo y Prelado, Arcipreste y Cura...
El señor mío a quien el Arcipreste apostrofaba, no era ninguno de los circunstantes, sino los librepensadores en general, representados, si se quiere, por Mr.
Segunda; también hay que notar, para la mayor exactitud psicológica, que el Arcipreste, una vez empeñado en sus tropos, se olvidó del panegírico que venía haciendo, y pasó a pensar en ciertas láminas de la propiedad, en los condenables cupones, que no había Cristo que cobrase como Dios manda, y en la baja del papel, que era enorme por aquellos días.
El Sr., Arín, Arcipreste y Párroco de Mondragón, respetable y respetado por todos en la diócesis, mereció siempre de mis venerables antecesores, los Obispos de Vitoria, y de mí gran aprecio y consideración.
(El Arcipreste se figuraba toda la China y la Indochina como una serie de playas cubiertas de menuda arena y erizadas de hombrecillos amarillentos o negruzcos, casi todos bizcos, cubiertos de pluma y armados de flechas, que disparaban de la noche a la mañana contra los mismos frailes.) Parecíale que había exagerado un poco haciendo Obispo de repente a un motilón que no tenía todavía las primeras órdenes, y como él no era amigo de exagerar ni de adelantar a nadie la carrera indebidamente, rectificó diciendo: -Y si no Obispo, por lo menos de santo lo hemos de tener, si le dan ocasión para meter la mano hasta el codo, en los oficios y martirios, porque para ello es el más pintado.
Quien hablaba así era la madre de Gasparico, la cual acababa de despedirse de su hijo para toda la vida, segura de que en cuanto el muchacho tuviera las órdenes necesarias, se lo iban a crucificar los salvajes allí en una región remotísima, de que ella no tenía ni siquiera las imágenes que ilustraban la fantasía del Arcipreste.
Habilidad, profesión” y estudiando su evolución semántica, ya en la lengua española, nos dice que en la Edad Media, desde el Cid hasta Amadís y Elio Antonio de Nebrija, significaba engaño, fraude y especialmente en la locución “sin arte”, es decir sin engaño, honestamente. Esta expresión es usual en el Conde Lucanor y en Juan Ruiz Arcipreste de Hita ( ).
Ronca el pino su nostalgia con latines de arcipreste; y es el molino una agreste libélula embalsamada, en un alfiler picada a la vitrina celeste.
44.- En lo espiritual cada Cura en su parroquia y Ministro de Dotrina en el distrito de su visita e dotrina e Mayordomo de Iglesia en su Iglesia hagan libro de lo que estuviere sabido, averiguado y descrito en su Iglesia y parroquia y lo envíen al Arcipreste...