arcángel

arcángel

(Del lat. archangelus < gr. arkhos, jefe + angelos, ángel, emisario.)
s. m. RELIGIÓN, TEOLOGÍA Espíritu celeste que pertenece al coro superior al de los ángeles.

arcángel

 
m. rel. Espíritu bienaventurado, de orden medio entre los ángeles y los principados.

arcángel

(aɾ'kaŋxel)
sustantivo masculino
teología ser celestial mensajero de Dios El arcángel Gabriel anunció a María el nacimiento de Jesús.
Traducciones

arcángel

archangel

arcángel

archange

arcángel

Erzengel

arcángel

arcanjo

arcángel

archanioł

arcángel

Архангел

arcángel

Ærkeengel

arcángel

大天使

arcángel

대천사

arcángel

SMarchangel
Ejemplos ?
Era la forma transparente y vaga De un arcángel que cruza el firmamento; Era un pliegue del viento que una maga Vibró al cantar con aromado aliento.
Líbralas de los hocicos diabólicos; no las trague el abismo, ni caigan en tinieblas; el arcángel de la espada fulminante las lleve a la luz santa con que en todo tiempo iluminaste a tus descendientes.
Pero un segundo cristal roto con gran estruendo y los pasos de su mujer que oyó tras los suyos le devolvieron toda su energía; abrió precipitadamente la pesada puerta y se plantó en el umbral con la espada desnuda, como el arcángel en la puerta del paraíso terrenal.
Mándale el padre ponerse de rodillas y, en cuanto lo hace, córtale a tajos la cabellera de arcángel; júntala en manojo, y cual si fuera rayo de su cólera, lo lanza hasta el corral.
¿Se atrevería a salvar el grupo y entrar en el misterioso rincón, donde la obscuridad redoblaba y el terror religioso batía sus alas de arcángel?
Mas, cuando su alma aniquilada por el dolor, iba a desfallecer, he aquí que de un cúmulo de blancas nubes aisladas en el azul del cielo, desprendiose una luz diáfana, azulada, que descendiendo a él, tomó de súbito la figura maravillosa de un arcángel.
Hita, soldado gallego, tosco y de toscos modales, con su sangrienta alabarda y desharrapado traje, llega, y con poco respeto, ya resuelto a despojarle, de la insignia se apodera del más elevado arcángel.
uando nuestros primeros padres fueron expulsados del Paraíso después de haber cometido el primer pecado, el diablo, a quien el Arcángel había hecho huir a los infiernos, con sus uñas se abrió una salida por el corazón de las rocas, apareció en lo más alto de una elevadísima montaña, que a su contacto se convirtió en volcán; sentose en su boca que vomitaba lava ardiendo, que, a pesar de ser muy roja, no lo era tanto como las carnes del demonio, que estaban encendidas por la ira, que es el fuego que más quema; batió sus alas que despidieron chorros de chispas, y poniendo una pierna sobre otra, paseó sus miradas por el mundo y vio a Adán y Eva ocupados en el trabajo, al que pedían el pan que habían de ganar con el sudor de su frente.
Para esto hace falta que las cosas irradien más allá de lo que cada una es en realidad cierto halo imaginario y como luminosa palpitación; que aparezcan en nuestro paisaje rodeadas de aureola, al modo que el Arcángel Gabriel, y como él, sean mensajeras de anunciaciones.
Sobre mi alma ha pasado el aliento de Satanás encendiendo todos los pecados: Sobre mi alma ha pasado el suspiro del Arcángel encendiendo todas las Virtudes.
Espíritu sublime y misterioso que del aire en los senos escondido templas su voz, prestándole armonioso eco gigante o soñoliento ruido; arcángel cuyo canto melodioso el orbe arrulla ante tus pies tendido, inspira tú palabras a mi acento, gratas como la música del viento!
Flamígero manejaré la espada -arcángel- para domar serpientes y rompiendo telarañas recobraré mis vuelos contenidos para vencer las parcas y Erinias controladas, llegaré al nuevo castillo -Delfos soñado- donde imperaré sobre mí mismo, dueño otra vez de mis entrañas y de mi carne con innovadas alas...