Ejemplos ?
Su vestimenta constaba de una túnica oscura, en la cabeza un casco arcádico que tenía dibujado doce signos, con calzado trágico, barba bastante larga y un bastón de fresno en la mano.
Con tales escritos se convirtió en famoso en toda Europa, donde el género del idilio (que Gessner retomó directamente del poeta griego Teócrito) seguía una tradición posterior esencialmente virgiliana, de forma que renovó el gusto arcádico dominante, aunque empalaga al gusto moderno su fuerte sentimentalismo, la extrema honestidad y compostura de sus sencillos personajes y el monotonal ambiente dulzarrón, paradisiaco y feliz que les envuelve sin excepción; no obstante, sus obras fueron traducidas a las lenguas europeas más difundidas y merecieron los elogios de grandes escritores como Lessing, Herder y Goethe, por las razones ya expuestas.
A pesar del urbicidio perpetrado contra su arquitectura urbana, la plantación de Flor de la Reina y su rambla de mangos centenarios, nos invade de ese espíritu arcádico, de esa condición pseudourbana, de esa atmósfera de jardín sembrado de arquitectura que fue Campo Alegre, la Garden City de Mujica.
La recopilación Algunas poesías de Ripano Eupilino de 1752, La noche y las últimas Odas tienen un sentimiento clásico que no es meramente idílico o "arcádico", sino que más bien representan una nueva sensibilidad crítico-estética de los valores formales del clasicismo para los que los ideales de belleza y bondad se presentan inseparables.
Otro exponente fue Camille Corot, que fue principalmente paisajista, añadiendo ocasionalmente figuras humanas a sus paisajes, algunas de ellas desnudos, en un tipo de paisajes de aire arcádico, con atmósferas vaporosas y tonos delicados.
Por otra parte, es muy hábil en la descripción de lo fugitivo y huidizo; su poesía produce una vívida sensación de tiempo y se impregna de melancolía por el transcurso de la vida, lo que él llamó su «dolorido sentir»: El paisaje resulta arcádico, pero instalado rigurosamente en sus predios manchegos de Toledo, al margen del río Tajo.
Otro exponente fue Camille Corot, que fue principalmente paisajista, añadiendo ocasionalmente figuras humanas a sus paisajes, algunas de ellas desnudos, en un tipo de paisajes de aire arcádico, con atmósferas vaporosas y tonos delicados, como en Ninfa recostada (1855) y Ninfa a orillas del mar (1860).
La obra de Filinto Elísio (nombre arcádico con el que le bautiza Leonor de Almeida) es un gran escaparate formal de todas las fórmulas experimentadas y aprobadas por sus maestros clásicos: cartas, odas, epigramas, enigmas, epicedios, etc., y muestra no sólo a un escritor de grandes recursos originales dentro del clasicismo tradicional, sino a la víctima de la obsesión clásica y purista.
El ardor y el entusiasmo que Filinto Elísio puso en adoctrinar a sus contemporáneos le valieron la jefatura del filintismo, agrupando a una serie de escritores que, atraídos por su prestigio y por sus principios, se oponen a los elmanistas, los partidarios de Elmano, nombre arcádico del poeta M.
Η σαγήνη ενός μύθου στον πολιτισμό της δύσης”) (Obra de contenido histórico y ensayístico acerca del elemento arcádico en la cultura occidental.
En esta alegoría de Poesía, se ve a dos mujeres desnudas (Calíope y Polimnia, Musas de la poesía épica y lírica) en compañía de dos jóvenes hombres bien vestidos, uno ellos tocando el laúd. La escena se sitúa en un paisaje arcádico.
Considerado el más destacado de los poetas árcades (su seudónimo arcádico era Dirceu) aún hoy es estudiado en escuelas y universidades por su Marília de Dirceu, máxima obra del arcadismo.