arúspice


Búsquedas relacionadas con arúspice: aruspicina, augures

arúspice

(Del lat. haruspix.)
s. m. HISTORIA Sacerdote que practicaba la aruspicina, entre los antiguos romanos.

arúspice

 
m. Sacerdote que en la antigua Roma practicaba la aruspicina.
Traducciones

arúspice

aruspice
Ejemplos ?
El Marfil de Magohamoth (L'Ivoire du Magohamoth) (septiembre de 1994) Thanos el Inoportuno (Thanos l'incongru) (junio de 1995) Castillo Oro Azur (Castel Or-Azur) (abril de 1996) El Paladín de Eckmül (Le Paladin d'Eckmül) (noviembre de 1996) La Inquietud del Arúspice (Le Frisson de l'haruspice) (octubre de 1997) Cixi Emperatriz (Cixi impératrice) (octubre de 1998) Los Petaurios se esconden para morir (Les pétaures se cachent pour mourir) (octubre de 1999) La Bestia Fabulosa (La Bête fabuleuse) (diciembre de 2000) Lanfeust des Étoiles Lanfeust Odyssey (en francés) (en francés) (en francés) ----
por caudillo a esos millares de hombres; ya sus naves apiñadas hierven de impaciencia en la playa, ya todos claman por sus banderas; pero los retiene un anciano arúspice, vaticinándoles estos hados: "¡Oh escogida juventud de Meonia, flor y gloria de vuestros valerosos ascendientes!, vosotros, a quienes un justo dolor impele contra el enemigo y a quienes inflama Mecencio en justa ira, sabed que no concede el cielo a ningún Ítalo debelar a la poderosa nación de los Rútulos; buscad capitanes extranjeros." Con esto la hueste etrusca se detiene en su campamento, aterrada con semejante anuncio de los dioses.
Las cuales, al mismo tiempo que las contempló de la tirrena gente el arúspice, grandes proyectos de estados ciertamente vio en ellas, no manifiestos, aun así.
El arúspice, cuya misión era la de inspeccionar los diferentes órganos de las víctimas, señaló a Decio con una insinuación profética sobre su muerte, siendo, en todo lo demás, favorables los signos.
La operación fue, pues, hecha por el más grande cirujano de los tiempos antiguos y modernos; pero aquel terrible arúspice dijo a Martener, al marcharse con Bianchon, su discípulo preferido: -No se salvará si no es de milagro.
Si me diese la orden uno de los que en la tierra viven, aunque fuera adivino, arúspice o sacerdote, la creeríamos falsa y desconfiaríamos aún más; pero ahora, como yo mismo he oído a la diosa y la he visto delante de mí, iré y no serán ineficaces sus palabras.
Sólo eso os gusta; vuestro solo afán es que el favorable arúspice os anuncie los sacrificios y que una pingüe víctima os llame a lo profundo de los sagrados bosques." Dijo, y decidido a morir, lanza su caballo en medio de los escuadrones enemigos, arremete como un turbión a Vénulo, se abraza con él, le arranca de su corcel y se lo lleva, apretándole con toda su fuerza contra su pecho.
Concordaba con la respuesta dada por el arúspice veyentino y rezaba así: "Guárdate, romano, de que el creciente flujo en Alba sea contenido en sus orillas y que no lleguen sus aguas por su cauce hasta el mar.
En este punto se cuenta una historia fabulosa, en el sentido de que mientras el rey de los veyentinos estaba ofreciendo un sacrificio, el arúspice declaró que la victoria sería para quien cortase las entrañas de la víctima.
Cuando se enteró de que era un arúspice, siendo él mismo un hombre no exento de temores religiosos, invitó al profeta a una entrevista con el pretexto de querer consultarle, si tenía tiempo, sobre un portento que exigía su expiación personal.
Una vez finalizada la enseñanza secundaria, ingresó en 1968 a estudiar literatura en la Universidad de Concepción, donde formó parte del grupo Arúspice, que publicaba la revista homónima.
La Mente y el Ciberespacio (2011) Babel Books Inc., EE.UU. Los milagros de Woolmark y otras historias (2011) Arúspice Editores, México.