aquiescencia


También se encuentra en: Sinónimos.

aquiescencia

(Del lat. acquiescentia.)
s. f. Actitud del que acepta o admite una cosa que otro propone. beneplácito

aquiescencia

 
f. Asenso, consentimiento.
Traducciones

aquiescencia

acquiescence

aquiescencia

acquiescement

aquiescencia

hozzájárulás

aquiescencia

acquiescenza

aquiescencia

承諾

aquiescencia

aquiescência

aquiescencia

уступки

aquiescencia

rıza

aquiescencia

sự ưng thuận

aquiescencia

默认

aquiescencia

przyzwolenia

aquiescencia

默許

aquiescencia

føjelighed

aquiescencia

SFacquiescence
Ejemplos ?
Un Estado no podrá ya alegar una causa para anular un tratado, darlo por terminado, retirarse de él o suspender su aplicación con arreglo a lo dispuesto un los articulos 46 a 50 o en los artículos 60 y 62, si, después de haber tenido conocimiento de los hechos, ese Estado: a) ha convenido expresamente en que el tratado es válido, permanece en vigor o continúa en aplicación, segun el caso; o b) se ha comportado de tal manera que debe considerarse que ha dado su aquiescencia a la validez del tratado o a su continuación en vigor o en aplicación.
A los efectos de la presente Convención, se entenderá por el término "tortura" todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia.
Todo Estado Parte se comprometerá a prohibir en cualquier territorio bajo su jurisdicción otros actos que constituyan tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes y que no lleguen a ser tortura tal como se define en el artículo 1, cuando esos actos sean cometidos por un funcionario público u otra persona que actúe en el ejercicio de funciones oficiales, o por instigación o con el consentimiento o la aquiescencia de tal funcionario o persona.
En Moyobamba, y con aquiescencia del virrey, preparaba el bravo capitán Pedro de Urzua, natural de Navarra, una expedición á las riberas del Marañón, en busca de una tierra que, según noticias, era tan abundante en oro, que sus pobladores se acostaban sobre lechos del precioso metal.
Para llegar a este fin era preciso, ¡pásmense ustedes!, según aquellos doctos novadores, romper la crisma al señor del pueblo y al cura de la parroquia; a éste, porque predicaba que no había más amo que Dios, y al otro, porque obligaba a cumplir las máximas que predicaba el señor cura, amén de la ley por que se regía el pueblo escrita y promulgada por él, con la aquiescencia de todos los regidores del concejo.
Don Silvestre no se extrañaba tanto de la desvergüenza del elegante jugador como del eco que en la concurrencia hallaban sus torpezas; parecíale insoportable la impudencia del uno, pero mucho más imperdonable la aquiescencia de los otros.
Atraída la codicia de los mercaderes por los precios que rigen en algunas plazas de Europa, se han constituido en España -con la aquiescencia del poder público- trusts para la dominación del mercado y la exportación de azúcar, arroz, patatas, judías, garbanzos, jamón, aceite, vino, tejidos y calzado con lo que la vida del obrero en nuestra nación se ha hecho poco menos que imposible.
29. Como revela el siguiente caso, la aquiescencia de los jefes policiales puede llegar a extremos alarmantes. La noche del 9 de febrero de 2000, Augusto Marroquín Carreto fue sacado de su celda en la Prisión Preventiva de Quetzaltenango e interrogado por efectivos del SIC del lugar, que tenían información que lo vinculaba con la muerte de otro recluso ocurrida ese día.
Con la aquiescencia del guardia ingresaron a una celda donde continuaron golpeándolo, para luego consignarlo por falsedad y estafa, después de haberle colocado entre las ropas una cédula falsa.
Los tres hombres se consultaron con la mirada, y, por último, el subgerente, encogiéndose de hombros, dijo bajo la aquiescencia del padre: –No...
Todos quisieron, y señalaron aquella misma noche, a la salida del café. Mi tranquila aquiescencia les hizo trocar miradas de extrañeza; la ironía y la duda se borraban ya de sus rostros.
Ante la aquiescencia del viejo, en cuyo rostro enjuto y mate brilló un momento quimérica esperanza, Javier, arrodillándose, desató las vendas y palpó, con cuidado infinito, la carne amoratada y blanducha, los huesos quebrados, reconociendo las fracturas, insoldables.