aquende


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con aquende: ochava, silogismo, sofisma

aquende

(Del lat. eccum, he aquí + inde, de allí.)
adv. En el lado de acá de aquello que se expresa. allende

aquende

 
adv. l. De la parte de acá.
Sinónimos

aquende:

acáaquí, junto,
Ejemplos ?
Mas, de este río interpuesto los hombres me han hecho valla: aquende extranjera tierra, allende, cerca la Patria, a la que es crimen me llegue como fue crimen amarla...
Por esta dificultad de visitarse y de hablarse cuando les diera la gana (que les daba a toda hora y rara vez podían satisfacerla), estaban desesperados Ramonilla la de Aquende y Lorenzo el de Allende, que bebían los vientos uno por otro.
E los Alcalles deven dar plaço a aquel que a de probar, e si los testigos fueren aquende Duero, el Alcalle deve dar nueve dias de plaço, a que los de; e si fueren allende Duero, el Alcalle deve dar treinta dias de plaço a que los de; e la parte, que a de dar los testigos, deve nombrar tres viellas de las de allende Duero, quales quisier, e deve dar los testigos al plaço sobredicho en qualquier de estas tres viellas, que nombro : e develos dar a los fieles, e develes facer saber tercer dia antes del plaço a los fieles, en qual de aquellas viellas estan los testigos, e ellos devenlos rescivir en aquel logar.
Ved aquí reunido y palpable cuanto de bello y de fantástico ha cantado la poesía.» Y, a propósito: no hay trovador novel ni poeta melenudo que se haya creído dispensado de echar un parrafito a las orillas del manso Guadalquivir, o del aurífero Darro, o a las aguas del histórico Guadalete, sembrando aquí o allá bosques y florestas, frondosidad y fragancia, césped y lirios, que así existen donde los colocan los vates, como yo soy arzobispo; en cambio, cuando alguno de aquellos ingenios ha pisado el suelo de la Montaña, en lugar de cantar lo que ella le mostraba, en lugar de darle lo que se le quita para engalanar ajenas hermosuras, se ha ocupado en escribir a la «civilización» si los moradores de aquende comen borona...
las tribus más celosas de su independencia refugiáronse en las montañas de aquende y allende el Pirineo, constituyendo la Euskalerria, es decir, el país de euscaldunac, de los que hablan el idioma éuskaro ...”.
Como Josetón madrugaba aquellas mañanas para ir a Triano, donde no sé qué negocios traía, Lorenzo dijo: -Voyme río arriba a buscar el puente de San Juan, que está donde Cristo dio las tres voces, no sea que Josetón se me escape y me haga esperar veinticuatro horas más, sin saber si me da o no la llave para entrar en la gloria. Cuando salió a la portalada vio que había ya luz en Aquende, y añadió disgustado: -¡Por vida de mi poco madrugar!
su fijo, almotaçén mayor muy alto e muy excelente señor el se / ñor don Juan. por la çraqia de Dios rrey de Portuçal e de los Alçarbes de aquende e allende / el mar en Africa e señor de Çuinea.
Aquel cuya era la bestia, puede luego responder ante el Alcalle, si quisier, que es suo nada, e sua criada, o otra raçon con derecho, qual quisier: e si por ventura dijier que de aquella bestia dara otor, si nombrare que a otor de aquende de Duero, devel' el Alcalle de dar plaço de nueve dias a quel traia; e sil' dijier que a allende de Duero, devel dar treinta dias de plaço a quel traia alli, do el Alcalle mandare; e si fiador non dier, non es otor derecho, nin deve ser rescivido; e el vencido deve pechar las engueras, e los menoscavos a la otra parte.
procuradores y enbaxadores del dicho muy alto e muy exçelente prinçipe el señor rrey de Portugal e de los Algarbes de aquende e de allende el mar en Africa, señor de / Guinea, e por virtud del dicho su poder que de suso va encorporando, prometieron e segura / ron en nonbre de los dichos sus constituyentes que ellos en lo que a cada vna de las parte, toca du / rante el dicho tienpo de los, dichos tres años de suso contenidos.
No habría producido más grande sensación la llegada del cajón de España, nombre que daba el pueblo a la valija de correspondencia de la metrópoli, y que era recibida de seis en seis meses con general repique de campanas, siempre que nuestro amo el rey continuaba sin novedad mayor en su importante salud, o que la reina nuestra señora había salido con bien del último embuchado, regalando a sus súbditos de allende y de aquende con un nuevo lagartijo.
tú que renunciaste a la grandeza de alba que no se mancha de sombras ni hace sombras para secuestrar prestigios de gusanos tesoreros, TÚ tú que no supiste comprender las esperanzas salvadoras de un allende en lucha aquende ::tiempo muerto :::::matado :::::::alicaído y elegiste la callada ruta de doblar rodillas cómodas y astillarte la blancura...
Por çuanto por don Enrrique Enrriques, / nuestro mayordomo mayor, e don Çutierre de Cárdenas, comendador mayor de León, nuestro contador / mayor, e el doctor Rodriço Maldonadó, todos del nuestro Consejo, fue tratado, asen / tado e capitulado por Nos y en nuestro nonbre e por virtud de nuestro poder, con el se / renísimo don Juan, por la çrasia de Dios, rrey de Portuçal e de los Alçarbes de a / llende e de aquende la mar en Africa, señor de Çuinea nuestro muy caro e muy / amado hermano, e con Ruy de Sosa, señor de Vsaçres e Berençel e don Juan / de Sosa.