aqueo

(redireccionado de aquea)
También se encuentra en: Sinónimos.

aqueo, a

1. adj. De Acaya, región de la antigua Grecia.
2. s. Persona originaria de esta región.

aqueo, -a

 
adj.-s. De Acaya, región de la antigua Grecia.
p. ext.De la ant. Grecia.
Sinónimos

aqueo

, aquea
adjetivo y sustantivo
Ejemplos ?
Nosotros logramos pasar a territorio focense y a tierra dórida y al golfo de Melia, en donde el Esperquio riega la llanura con sus aguas bienhechoras. De allí los campos de la tierra aquea y las ciudades de Tesalia nos reciben faltos de víveres.
Entonces levantóse Néstor, y arengó a los argivos diciendo: —¡Oh dioses! ¡Qué motivo de pesar tan grande para la tierra aquea! ¡Cuánto gemiría el anciano jinete Peleo, ilustre consejero y arengador de los mirmidones, que en su palacio se gozaba con preguntarme por la prosapia y la descendencia de los argivos todos!
Pero levantóse Néstor, suave en el hablar, elocuente orador de los pilios, de cuya boca las palabras fluían más dulces que la miel—había visto perecer dos generaciones de hombres de voz articulada que nacieron y se criaron con él en la divina Pilos y reinaba sobre la tercera— y benévolo les arengó diciendo: —¡Oh dioses! ,Qué motivo de pesar tan grande para la tierra aquea!
Sin duda Ciprina quiso persuadir a alguna aquea de hermoso peplo a que se fuera con los troyanos, que tan queridos le son; y acariciándola, áureo broche le rasguñó la delicada mano.
No grandes cosas atrás dejaré, 55 grandes cosas seguiré: el título de haber salvado la juventud aquea y el conocimiento de un lugar mejor y fortalezas cuya fama aquí incluso florece, y el cultivo y artes de esos lugares, y aquél que yo con las cosas que todo posee el orbe, el Esónida, mutar querría, con el cual, como esposo, feliz 60 y querida a los dioses se me diga y con mi cabeza las estrellas toque.
Siguiéronle todos con fuerte gritería, y Zeus, que se complace en lanzar rayos, enviando desde los montes ideos un viento borrascoso, levantó gran polvareda en las naves, abatió el ánimo de los aqueos, y dio gloria a los teucros y a Héctor, que fiados en las prodigiosas señales del dios y en su propio valor, intentaban romper la gran muralla aquea.
Y a ti, Cipria, también, pues de tu sangre La nuestra ha procedido, Nuestros fervientes ruegos dirijamos; Y a ti, rey del Liceo, Porque cual lobo rujas Contra la hueste aquea, Y a ti, Latonia virgen, Del arco y las saetas decorada.
Pronto se detuvo ante el vergonzoso espectáculo que se ofreció a sus ojos: los aqueos eran derrotados por los feroces teucros y la gran muralla aquea estaba destruida.
Tampoco los frigios con exigua sangre sintieron de qué 70 la diestra aquea era capaz...
La armada aquea arribó a las playas de Troya, donde se encontró con gran parte del ejército troyano esperándola (arqueros y guerreros).
C.), casi 50 años después de la muerte del rey macedonio Alejandro Magno y la posterior lucha interna en Macedonia, la Liga Aquea fue restablecida en 280 a.
Cuando se estableció la Liga Aquea, la influencia de Esparta casi desapareció; el rey Cleómenes III derrotó a los aqueos en diversas batallas, pero los aqueos pidieron ayuda a Antígono III de Macedonia, que derrotó a los espartanos en la batalla de Selasia (221 a.