Ejemplos ?
Por lo tanto es válido aplicar los mismos principios con éstos. El ancestro común más cercano por vía paterna ha sido apodado Adán cromosómico.
Con ayuda de un minero barretero llamado Juan José de los Reyes Martínez, y apodado "El Pípila", el cual se colocó una loza de piedra amarrada sobre su espalda y con una tea encendida en la mano derecha, avanzando pecho a tierra y resistiendo el ataque de los soldados españoles, untó de brea la puerta de la bodega la cual posteriormente quemó.
elipe Bigarny, nombrado también como Felipe Vigarny, Felipe Biguerny o Felipe de Borgoña, apodado el Borgoñón (Langres, Borgoña, c.
No obstante, tras el descubrimiento del esqueleto casi completo apodado Ardi, se han podido resolver algunas dudas al respecto; así, la forma de la parte superior de la pelvis indica que era bípedo y que caminaba con la espalda recta, pero la forma del pie, con el dedo gordo dirigido hacia adentro (como en las manos) en vez de ser paralelo a los demás, indica que debía caminar apoyándose sobre la parte externa de los pies y que no podía recorrer grandes distancias.
De entre los compositores clásicos hay que significar a Juan Crisóstomo de Arriaga, apodado el Mozart español, José María Iparraguirre, Sebastián Iradier, Carmelo Bernaola, Luis de Pablo, Gabriel Erkoreka y Jesús Guridi.
Una relativa paz llegó al país en la década de 1880, que vio la llegada al poder del general Ulises Heureaux. "Lilís", como fue apodado el nuevo presidente, disfrutó de un breve período de popularidad.
Tito Quincio Capitolino, un hombre muy difícil para cualquiera que pensase en una revolución, fue elegido cónsul por sexta vez, y Agripa Menenio, apodado Lanato, le fue asignado como colega -439 a.C.-.
La razón de esta decisión fue el anuncio que hicieron los latinos y los hérnicos de un repentino levantamiento entre los volscos y los ecuos. Tito Quincio Cincinato, apodado Peno e hijo de Lucio, y Cayo Julio Mento fueron nombrados cónsules -431 a.C.- .
De un tal Morando era enemigo Argeo, barón que por el Bello era apodado, que hacía en el castillo gran saqueo, cuando era ausente Argeo en otro lado; no hacía, estando él, ni aun merodeo, a diez millas o más siempre apartado.
También se le conoce por su célebre frase: «Ceterum censeo Carthaginem esse delendam» ("Por otra parte opino que Cartago debe ser destruida"), que pronunciaba en toda ocasión posible, incitando a la destrucción de. y Lelio, (latín: Gaius Laelius apodado "Sapiens" : el sabio, 188 a.C.
Y su madre dijo a Nuestra Señora Santa María: Yo sé ahora que la virtud de Dios reside en ti hasta punto tal, que tu hijo tiene el poder de curar a sus semejantes por el simple contacto con sus vestidos. Y el niño curado de aquel modo era el que el Evangelio llama Tomás, apodado Dídimo por los demás apóstoles.
Simón, al que le dio el nombre de Pedro, y su hermano Andrés, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, 15. Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo, Simón, apodado Zelote, 16.