apetitoso

(redireccionado de apetitosa)
También se encuentra en: Sinónimos.

apetitoso, a

1. adj. Que abre el apetito el apetitoso aroma de las cocinas.
2. Se aplica a la comida o plato que es muy sabroso les sirvieron un apetitoso asado de cabrito. sabroso
3. Que despierta deseo la oferta es apetitosa, pero no puedo aceptarla. apetecible, atrayente, incitante

apetitoso, -sa

 
adj. Que excita el apetito.
Sabroso.
Que gusta de manjares delicados.
Traducciones

apetitoso

chutný

apetitoso

ADJ
1. (= gustoso) → appetizing; (= sabroso) → tasty; (= tentador) → tempting, attractive
2. (= comilón) → fond of good food
Ejemplos ?
El inocente motivo de este sueño es el que sigue. El sujeto fue de visita con su mujer, después de cenar, a casa de unos vecinos, gente buena, pero nada apetitosa (atractiva).
Allí, ora distraído en la persecución de un insecto que huye, se esconde y torna a aparecer, ora revolviendo con el pico la tierra húmeda, entre cuyos terrones aparece de cuando en cuando una apetitosa simiente, dejo transcurrir todo el espacio de tiempo que media entre el alba y la tarde.
Blande el Hidalgo la pujante lanza sólo por la justicia y por su hermosa, que así de caballeros es usanza. El zafio una piltrafa apetitosa les pide a las alforjas, como Panza; don Quijote es poema: Sancho es prosa.
En uno de estos momentos de reposo sacó de su zurrón algunos mendrugos de pan bazo y varias rajas de queso, y, al borde de una fuentecilla, compartió con la joven su poco apetitosa y rústica merienda.
Crecieron los chicos y ennegreciose con vientes y soles el cutis de la madre. Esto a cuenta de perjudicarla, hacíala más apetitosa.
También el Ogro dentro se dirige, mas antes tras de sí cierra la losa. A todos huele y dos al fin elige, pues los juzga por cena apetitosa.
Al cabo de una hora, aproximadamente, vio pasar a Bola de Sebo, más apetitosa que nunca, rebosando en su peinador de casimir con bandas blancas.
Al Debe y al Haber tornaba; al silabeo machacón de sus discípulos, a los corretajes y comisiones, por cuya obra se hacía más apetitosa la grasa del familiar puchero, más señoriles los trajes de las hermanitas, más completa la educación de los chicuelos y más serena la vejez de la viuda.
Podía aparecer apetitosa a uno de esos gustos extraviados que se enamoran de las ruinas de la mujer apasionada, de los estragos del deseo contenido o mal satisfecho.
Los soldados del general Salom llegaban de noche hasta ponerse a tiro de fusil y gritaban: -A Lima, muchachas, que la patria engorda y da colores, -palabras que eran una apetitosa promesa para las pobres hijas de Eva, a quienes el hambre y la zozobra traían escuálidas y ojerosas.
(A Domingo Vivero) Doña Catalina de Chávez era la viudita más apetitosa de Chuquisaca. Rubia como un caramelo, con una boquita de guinda y unos ojos que más que ojos eran alguaciles que cautivaban al prójimo.
Era la doña Antonia señora de muchas campanillas, persona todavía apetitosa, que gastaba humos aristocráticos y tenida por acaudalada, como que era de las pocas que vestían á la moda de Lima, de donde la venían todas sus prendas de habillamiento y adorno.