apetito

(redireccionado de apetitos)
También se encuentra en: Sinónimos.

apetito

(Del lat. appetitus.)
1. s. m. Necesidad o gana de comer. hambre inapetencia
2. Tendencia instintiva a satisfacer deseos o necesidades apetito sexual. apetencia, ansia

apetito

 
m. Tendencia a satisfacer las necesidades orgánicas.
Gana de comer.
fig.Lo que excita el deseo de alguna cosa.

apetito

(apeˈtito)
sustantivo masculino
1. tendencia o impulso instintivo a satisfacer deseos o necesidades Algunos políticos tienen un apetito insaciable de poder.
2. inapetencia necesidad o ganas de comer, sensación de hambre Pide más comida que hemos venido del colegio con gran apetito.
estimular el hambre o deseo de comer El olor del pollo me ha abierto el apetito.
Sinónimos

apetito

sustantivo masculino
1 gana*, necesidad, hambre, voracidad, gazuza, carpanta.
Sigue una serie intensiva: apetito, gana, necesidad, hambre, voracidad. En el habla popular y burlesca, se utiliza gazuza y carpanta.
Traducciones

apetito

Appetit

apetito

appétit

apetito

chuť

apetito

appetit

apetito

όρεξη

apetito

ruokahalu

apetito

apetit

apetito

食欲

apetito

식욕

apetito

eetlust

apetito

appetitt

apetito

apetyt

apetito

apetite

apetito

aptit

apetito

ความอยากอาหาร

apetito

iştah

apetito

cảm giác ngon miệng

apetito

胃口, 食欲

apetito

апетит

apetito

SM
1. (= gana de comer) → appetite (de for) abrir el apetitoto whet one's appetite
ese olor me está abriendo el apetitothat smell is making me hungry
comer con apetitoto eat heartily o with appetite
siempre tiene muy buen apetitohe's always got a good o hearty appetite
¿tienes apetito?are you hungry?
2. (= deseo) → desire, relish (de for) me quitó el apetito de hacerloit destroyed my appetite for doing it
apetito sexualsexual appetite

apetito

m. appetite.

apetito

m appetite
Ejemplos ?
Más temible es Andrés, hijo de un poderoso labrador, carácter sombrío, inteligencia sin cultivo alguno, querer de hierro, apetitos de bestia.
Tenemos compañeros que practican lo que ellos creen es política, simple y sencillamente para satisfacer apetitos menores: riqueza, fama, o lo que erróneamente, consideran prestigio, como si el prestigio se obtuviera de inmediato en una actividad expuesta, corno pocas, a la difamación y a la calumnia.
(Se retuerce los brazos con desesperación, y se tira al fin en el petate, escondiendo el rostro entre las manos.) JUAN (Pasea por su calabozo; se detiene.) ¿Qué habrá sido de mi Marta? ¿Se habrá rendido a los apetitos del amo?
La solución fue constitucional porque se ciñó a las disposiciones de nuestra carta fundamental y al contrario de numerosos antecedentes en el país, no se recurrió a la reforma de dicha carta para convertir en constitucionales conveniencias de última hora, la solución fue ajustada a los principios sobre la materia, porque no solo se respetó, sino que se enalteció la esencia del sufragio, o sea, el voto directo, universal y secreto, al facilitar la oportunidad de votar, dejar plena libertad para que el elector optara por lo que creyera conveniente y preservarlo de la intervención perjudicial del agente electorero cuyos apetitos personales o los de aquellos a quienes está subordinado, lo llevan muchas veces a lesionar los intereses de la Nación.
Si iba al café, aun sacrificando sus apetitos al gusto de los demás parroquianos, por evitar escenas como la consabida del sorbete, notaba que los mozos le servían más tarde y peor que a todo el mundo; porque en el centro de la tolerancia y de la despreocupación se juzga y se respeta a los hombres en razón directa de la excelencia del corte y calidad de sus vestidos.
Y vio que todos los animales se ocupan solamente en procurarse alimento, en la satisfacción de sus apetitos nutritivos y sexuales, en buscar la sombra o el calor: a esto dedican los días y las noches, hasta el momento de su muerte, del fin e su existencia; y no halló a ninguno que se desviase de esta regla, ni se inclinara a otra cosa en momento alguno.
En la parte final de tu carta citas un párrafo mío del prólogo al libro de Genaro Arriagada: "Chile está viviendo una tragedia, nuevos odios no pueden sustituir a los antiguos y nuevos apetitos y sectarismos no pueden reemplazar a los viejos".
En estos momentos de confusión, tan propicios para el ataque contra la opresión y la explotación, en estos momentos en que la autoridad, quebrantada, desequilibrada, vacilante, acometida por todos sus flancos por las fuerzas de todas las pasiones desatadas, por la tempestad de todos los apetitos avivados por la esperanza de un próximo hartazgo; en estos momentos de zozobra, de angustia, de terror para todos los privilegios, masas compactas de desheredados invaden las tierras, queman los títulos de propiedad, ponen las manos creadoras sobre la fecunda tierra y amenazas con el puño a todo lo que ayer era respetable: autoridad y clero; abren el surco, esparcen la semilla y esperan, emocionados, los primeros frutos de un trabajo libre.
No menos, la sobriedad y la medida en todo aquello que excita los apetitos, y un cuidado diligente de él mismo, le llevó a la vejez, a pesar de las muchas causas que le dificultaban.
Así, en todo lo que se •relaciona con la posesión del mando, sus vistas son cortas, •sus apetitos son groseros, y hasta las acciones que revisten •ostensiblemente abnegación, llevan el sello del personalismo, •por no decir del egoísmo.
Y el que no ha aprendido en una época que sólo paga bien los conocimientos prácticos, artes prácticas que le produzcan lo necesario para satisfacer sus apetitos, en tiempos suntuosos fácilmente excitados, –lucha heroica e infructuosamente, y muere triste, si es honrado; o se descorazona, y mata, si es débil, o busca modo de satisfacer sus deseos, si estos son más fuertes que su concepto de virtud, en el fraude y en el crimen.
En las manos de todos están la tranquilidad, el bienestar, la libertad, la satisfacción de todos los apetitos sanos; pero no nos dejemos guiar por directores; que cada quien sea el amo de sí mismo; que todo se arregle por el consenti­miento mutuo de las individualidades libres.