apasionamiento


También se encuentra en: Sinónimos.

apasionamiento

s. m. Acción y resultado de apasionar o apasionarse el apasionamiento por la música le llevó a los teatros y salas más inauditos.
Sinónimos

apasionamiento

sustantivo masculino
vehemencia, intensidad.
Por ejemplo: hablar con apasionamiento.
Traducciones

apasionamiento

enthusiasm, passion

apasionamiento

passie

apasionamiento

激情

apasionamiento

激情

apasionamiento

열정

apasionamiento

SM (= entusiasmo) → passion, enthusiasm; (= fervor) → vehemence, intensity
hacer algo con apasionamientoto do sth with passion
Ejemplos ?
«¡Morir!, ¡morir por tí!», murmura el hombre junto a una oreja sonrosada, cuando, agotadas las frases de adoración, se esfuerza por concentrar en una definitiva y suprema frase todo su apasionamiento.
El general Calles debería haberse colocado dentro de una actitud serena y no haber regresado al país. El general Calles es víctima de sus amigos y de su propio apasionamiento.
Cuando comparo entre los historiadores contemporáneos á Ferrer del Río, por ejemplo, historiador de Carlos IV, alam- bicado en la frase, de un purismo amanerado, y con criterio propenso siempre á apreciaciones inexactas, con don Bartolomé Mitre, historiador de San Martín y de los magnos días de lu- cha por la autonomía de un mundo, con su estilo llano y ele- gente, con su envidiable tino para compulsar documentos sa- cando de ellos el jugo animador de la narración, y con su ningún apasionamiento para deducir lo que se entiende por filosofía de la historia, siéntome como hijo de esta gran patria americana, íntimamente satisfecho y gozoso.
«¡Morir!», cantaban aquellos hombres con un apasionamiento meridional que ponía lágrimas en sus voces; y poco después, cuando ya no cayesen monedas de los balcones, irían a la trattoria a considerar la vida como el mejor de los bienes, ante un frasco de chianti y un plato de macarrones.
Con semejantes agrupaciones, movidas ya por su apasionamiento, ya por sus prejuicios de tendencias, no era posible realizar nada conveniente para la República.
Porque Melchor sufría de un mal cruel: en su apasionamiento, era celoso con rabia y recataba a sus mujeres de toda mirada varonil.
Morir per te!, gemían, dirigiéndose a una amante desconocida, con ansioso apasionamiento, como si fuese el mayor de los placeres renunciar por ella a la existencia.
(A Valerio.) Y una buena horca, bellaco desvergonzado, me dará satisfacción por tu audacia. VALERIO No será vuestro apasionamiento quien juzgará el asunto; se me escuchará al menos, antes de condenarme.
Me rogó que lo meditara, y calificó mi amor de apasionamiento, de fuego fatuo, de obra inestable más de la fantasía que del corazón, de capricho momentáneo.
Su más precioso legado son sus Pensamientos y comentarios sobre la sabiduría de la vida, un libro lleno de genuino ingenio, profundo sentido y delicada sensibilidad, de razón madura y firme virilidad, y de interesantes vestigios del más vivo apasionamiento, además de ser, al mismo tiempo, un libro exquisito y de perfecta expresión; se trata, sin comparación, del mejor y el primero en su especie.
Esta circuns- tancia, unida á la de que, en las pocas y pobres librerías de la capital, era difícil encontrar libros en francés, inglés ó ale- mán, influyó para que aquellos jóvenes de mi tiempo, pica- dos por la tarántula de las aficiones literarias, se diesen un hartazgo de lectura con las obras de los grandes hablistas castellanos desde el siglo xiv hasta nuestros días juveniles, en que la batuta de la literatura española estaba en manos de los románticos Espronceda, Zorrilla, Arólas, etc., etc. De este hartazgo de lectura castellana nació mi ya incurable chifladu- ra ó apasionamiento por la lengua de Cervantes.
Encanto mafioso, dulzura mistonga, ilusión baratieri, ¡qué sé yo qué tienen todos estos barrios!; estos barrios porteños, largos, todos cortados con la misma tijera, todos semejantes con sus casitas atorrantas, sus jardines con la palmera al centro y unos yuyos semiflorecidos que aroman como si la noche reventara por ellos el apasionamiento que encierran las almas de la ciudad; almas que sólo saben el ritmo del tango y del "te quiero".