apóstol


También se encuentra en: Sinónimos.

apóstol

(Del lat. apostolus < gr. apostolos, enviado.)
1. s. m. RELIGIÓN Cada uno de los doce principales discípulos de Jesucristo los apóstoles predicaron el Evangelio.
2. Persona que propaga cualquier doctrina importante apóstol de la paz.
3. RELIGIÓN Persona que propaga el cristianismo.
4. el apóstol de las gentes RELIGIÓN Sobrenombre dado a san Pablo.

apóstol

 
m. rel. Discípulo escogido por Cristo como testimonio de su predicación y resurrección, y mandatario suyo para predicar la buena nueva. Según el Evangelio los apóstoles designados por Jesucristo fueron Simón Pedro, Andrés, Juan, Santiago el Mayor, Mateo, Bartolomé, Felipe, Tomás, Judas Tadeo, Santiago el Menor, Simón y Judas Iscariote, que fue sustituido por Matías después de la ascensión. También se llama apóstol a Pablo y Bernabé, debido al carácter especial de sus vocaciones.
El que propaga la fe cristiana.
fig.Propagador de una doctrina.

apóstol

(a'postol)
sustantivo masculino
religión cualquiera de los doce discípulos de Cristo encargados de evangelizar al mundo Los apóstoles fueron testigos de la resurrección de Jesús.

apóstol

(a'postol)
sustantivo
persona que predica una doctrina apóstol de la unidad
Sinónimos
Traducciones

apóstol

apostle, disciple

apóstol

Apostel

apóstol

apóstolo

apóstol

apôtre

apóstol

apostel

apóstol

الرسول

apóstol

Apostoł

apóstol

Апостол

apóstol

使徒

apóstol

使徒

apóstol

Apoštol

apóstol

Apostel

apóstol

Apostoli

apóstol

使徒

apóstol

사도

apóstol

A. SM (Rel) → apostle
B. SMF [de ideas, movimientos] → advocate
Ejemplos ?
A semejante vista huyó espantada del vil apóstol la precita gente, y del infierno le dejó a la entrada del odio universal blanco viviente.
Esto parecerá vago, pero tiene multitud de aplicaciones prácticas, de las que citaré algunas para precisar más la idea. El socialismo tiene en España adeptos que propagan estas o aquellas doctrinas de este o aquel apóstol de la escuela.
Así, pues, el fenómeno onírico no hace sino poner en escena las palabras del Apóstol: «Aquel que odia a su hermano es un homicida.» Y mientras que conscientes de nuestra energía moral podemos sonreír, al despertar, ante el amplio cuadro perverso que nuestro sueño pecador nos ha presentado, el nódulo originario causal no presenta faceta alguna que nos mueva a risa.
Ni éste envidiaba al apóstol de su idea el brillo de su vulgarización, ni Fonseca dejaba de reconocer la supremacía del iniciador, del maestro, como llamaba al otro sinceramente.
El filantrópico obispo de Chiapas, el apóstol de la América, Las Casas, ha dejado a la posteridad una breve relación de ellas, extractadas de las sumarias que siguieron en Sevilla a los conquistadores, con el testimonio de cuantas personas respetables había entonces en el Nuevo Mundo, y con los procesos mismos que los tiranos se hicieron entre sí, como consta por los más sublimes historiadores de aquel tiempo.
Cabildo del 24 de Julio de 1634.- En la Muy Noble, Antigua y Leal Ciudad de Santiago de Guayaquil, en veinte y cuatro días del mes de Julio de mil y seiscientos y treinta y cuatro años, víspera del Bienaventurado Apóstol Santiago...
el apóstol negativo de la paz, entregó la enorme y rica cuenca danubiana en manos de Hitler, el Parlamento inglés comprendió que los ochenta millones de alemanes de la Gran Alemania actual constituyen una seria amenaza para la precaria paz de Europa; cuando el Parlamento, avizorando el brumoso horizonte político, comprendiera que también el vasto imperio de S.
Mendoza, para quien auguramos un éxito rotundo, alcanzado mediante una labor asidua en el yunque del trabajo intelectual con abnegación en el cultivo de las letras y consagración ejemplar de apóstol al estudio y al pensamiento.
En cambio, se tomaban muy en serio las últimas esperanzas de curación que D. Romualdo ponía: 1.º en un apóstol que acababa de llegar al pueblo y curaba con agua de la fuente y falsos latines...
el ilustre Fonseca?... -Fonseca el amigo, el discípulo, el admirador... el apóstol del maestro Gilledo... de su doctrina... -De nuestra doctrina, porque es de los dos: yo el iniciador, usted el brillante, el sabio, el profundo, el elocuente reformador, propagandista...
El celo de Serapion tenía algo de duro y salvaje que le asemejaba más a un demonio que a un apóstol o a un ángel, y sus rasgos austeros recortados por el reflejo de la linterna nada tenían de tranquilizador.
El hombre vestía como suelen vestir al Santo Apóstol, como vistieron tantos en la Edad Media, y después, y aun en el día, por raro caso, para cumplir oferta, vemos que viste alguno: la esclavina de hule guarnecida de conchas de aviñeira; el sombrero, también de peregrino, con las mismas conchas, y una medalla obscura, acaso de plomo, en lo más alto del ala vuelta.