apático

(redireccionado de apáticos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con apáticos: apatica, apática

apático, a

adj. Que padece apatía se muestra apático pese a tus ruegos. indolente

apático, -ca

 
adj. Que adolece de apatía.

apático, -ca

(a'patiko, -ka)
abreviación
1. persona que es indiferente e indolente Es un apático sin ilusiones.
2. anhelante que es típico de estas personas forma de ser apática
Traducciones

apático

apathisch, träge

apático

apathique

apático

apatisk

apático

ADJ (= abúlico) → apathetic (Med) → listless

apático -ca

adj apathetic, listless
Ejemplos ?
Entre 1986 y 1987, Cristian tocó en la banda «Los Apáticos» y otras como por ejemplo «El Gregal», donde tocaba la batería Ricky Rua (ex cantante de Los Brujos y actual baterista de EOY) y María participaba en otros grupos como por ejemplo «Rebecca» donde también tocaba la batería Ricky Rua; fue cerca de estos años que se decidieron a formar juntos una banda.
El tiempo, el trabajo burocrático, las autoridades incomprensivas y algunas incompetentes, productos de la cultura esponjada de la superficialidad pregonada por los facilones; los mismos adolescentes que debido al periodo de inestabilidad afectiva por el que atraviesan se comportan rebeldes, desconfiados y apáticos, son los factores de un rendimiento engañoso.
Pero es el caso que tengo un amigo que es de esos hombres que se dejan impresionar fácilmente por la última persona que oyen, de esos caracteres débiles, flojos, apáticos, irresolutos, de reata, en fin, que componen el mayor número en este mundo, que nacieron por consiguiente para obedecer, callar y ser constantemente víctimas, y cuya debilidad es la más firme columna de los fuertes.
Llorad como mujeres, vuestra lengua no osa lanzar el grito de venganza; apáticos vivís en tanta mengua y os cansa el brazo el peso de la lanza.
Cerrad los ojos una vez más, para que podáis ver lo que de buena gana olvidaría que he visto jamás--las interminables filas de mujeres, pálidas, con hoyos en sus mejillas, con rostros vacíos y apáticos, salvo por el acento de la miseria, con sus ropas hechas harapos, descoloridas y asquerosas; y no solamente mujeres, sino multitudes de niños pequeños, harapientos y con el rostro arrugado--la leche de cuyas madres apenas brotaba de su sangre, niños cuyos huesos todavía eran ternillas.
En fin, este astro, en su luminosa carrera, aun ha encendido los pechos de los apáticos españoles, que también se han lanzado en el torbellino político; han hecho sus efímeras pruebas de libertad, han reconocido su incapacidad para vivir bajo el dulce dominio de las leyes y han vuelto a sepultarse en sus prisiones y hogueras inmemoriales.
–Es necesario que cada uno de nuestro correligionarios colegialistas, se convierta fuera de los clubs, en la calle, en el café, en su casa, en todas partes, en un factor propaganda, para que no haya engaños, remisos, indiferentes, apáticos que dejen de cumplir su deber.
Se van volviendo más apáticos y, en noviembre o diciembre, según la latitud, empiezan a enterrarse o refugiarse en lugares protegidos y caen en un estado de hibernación.
Levinah Murphy, que estaba cuidando a su hijo de ocho años de edad, Simón y los dos hijos pequeños de William Eddy y Foster, se había deteriorado mentalmente y estaban casi ciegos. Los niños estaban apáticos y no la habían limpiado en días.
Los demás fueron apáticos a los certámenes y al cine, pero con unas obras valiosas: Ángel Sierra Basto (seudónimo de Víctor Manuel Cortés Vargas, poeta, motor de la educación en el Huila, y político, autor de Dimensiones, 1963, y Xenias & Apophoretas de Menein Laos, 1994); Darío Silva Silva (poeta y actual arzobispo de Casa Sobre la Roca, uno de los cuarenta hombres más influyentes de Colombia según la revista Semana); Rubén Morales Buendía (poeta y uno de los primeros caricaturistas del Huila); Julián Polanía Pérez (poeta y político, autor de Noción de Pesadumbre, 1958, y Narración de los Rostros Vivientes, 1963); y, Luis Ernesto Luna Suárez (poeta, burócrata, dedicado a la propaganda política, autor de Memoria del Silencio, 1988).
Sin la dirección de su jefe, los encargados de conducir en autobús las almas al infierno se vuelven apáticos y los condenados pueden escapar.
En el colegio tocaron juntos en Revolución, banda en la que hacían covers de Sumo, Virus y Miguel Mateos. Luego Cristian integró su primer grupo de punk rock, «Los Apáticos».