anudado


Búsquedas relacionadas con anudado: reanudar
Traducciones

anudado

bozzoloso
Ejemplos ?
Consistía en una tablilla perforada en su centro con un agujero por donde pasaba un cordel anudado que el observador sujetaba entre los dientes.
Vestidos con chaqueta, pantalón, gorro y pañuelo anudado al cuello, todo ello de color cobre, maquillados del mismo color, de la cintura salían las cuatro puntas de una veleta, señalando a los cuatro puntos cardinales.
A Brummell se le atribuye la creación del traje moderno de caballero vestido con corbata o algún tipo de pañuelo anudado al cuello; también el haberlo puesto de moda.
La señora Pepa penetró en la habitación, sobre el encallecido pelo amplio pañuelo de hierbas anudado en la frente, en la mano la escobilla de blanqueo y algunos manchones de cal en el rostro y en los renegridos brazos, que dejaban ver las arrolladas mangas de la chaquetilla.
Con los brazos arremangados y un blanco delantal anudado al cuello, se desliza, con los pies descalzos, sin el menor ruido, en torno de la mesa.
De pronto sentí algo y lo saqué. Era un viejo pañuelo de algodón, pesado y anudado. Lo abrí y encontré que era una caja de ahorros.
Tan larga introducción precisa ha sido, para que desde aquí nos entendamos, pues anudado a ella lo restante, sigue mi tradición de aquí adelante.
Son los vivos que abren las puertas de los sepulcros; unos para regarlos con lágrimas; otros para cambiar con frescas flores la triste yerba del olvido. Allí van los bomberos, apuestos mancebos, llevando con gracia su brillante uniforme, y anudado al brazo el crespón de duelo.
La vista saltearon poco menos Del huésped admirado Las no líquidas perlas que, al momento, A los corteses juncos —por que el viento Nudos les halle un día, bien que ajenos— El cáñamo remiten, anudado.
Las desgarraduras del corpiño dejaban entrever tesoros de ocultas bellezas que su dueña empeñábase en poner a cubierto con el pañolillo anudado al cuello, avergonzada y llorosa.
Falda de damasco verde con dibujos de aljófar, corpiño jalde, pañuelo de espumilla cruzado sobre los hombros y anudado al talle, vestía Estrellita del Alba.
Sellar del fuego quiso regalado los gulosos estómagos el rubio imitador süave de la cera, quesillo dulcemente apremïado 875 de rústica, vaquera, blanca, hermosa mano, cuyas venas la distinguieron de la leche apenas; mas ni la encarcelada nuez esquiva, ni el membrillo pudieran anudado, 880 si la sabrosa oliva no serenara el bacanal diluvio.