antistrofa

antistrofa

(Del gr. anti, contra + strophe, vuelta.)
s. f. POESÍA Segunda parte del canto, en la lírica coral griega, que consta del mismo número de versos que la primera parte o estrofa.

antistrofa

 
f. En la lírica coral griega, segunda parte del canto.
Traducciones

antistrofa

antistrophe

antistrofa

antistrofe
Ejemplos ?
(Se va ETEOCLES.) EL CORO Antistrofa 1ª El de la Escitia peregrino hierro Que forjara el Calibe, El reino parte de los dos hermanos Y por iguales suertes, Tan sólo aquella tierra Que sus despojos cubra, En vez de ricos campos, les divide.
SEMICORO 1º Lo hacemos como lo ordenas. ELECTRA: Antistrofa Dirigid ahora vuestras papilas por todos lados, á través de los rizos de vuestros cabellos.
Antistrofa ¡Se ha ido, se ha ido, ha perecido toda la raza de los hijos de Pelops, cuya prosperidad envidiaron en otro tiempo los Bienaventurados!
Antistrofa No es lo que se llama una acción honrosa herir con una mano armada de espada el cuerpo que nos ha concebido y ostentar a la luz del sol el hierro negro de sangre.
Antistrofa I Y también iría á la costa de las Hespérides armónicas, que abunda en frutos, donde el dueño del mar purpúreo impide el paso a los marinos, y detiene el limite venerable del Urano que sostiene Atlas; allí donde manantiales ambrosianos corren á la morada de Zeus, y donde la tierra divina derrama delicias para los Dioses.
Estrofa I EL CORO: Estrofa I Desde las edades pasadas son afortunados los descendientes de Erecteo, hijos de los bienaventurados dioses; nútrelos preclara sabiduría en país inexpugnable, y discurren con pompa en lucidísima atmósfera, en donde dicen que un tiempo la blonda Harmonia dio a luz a las castas de Musas, a las nueve Piérides. Antistrofa I Antistrofa I Allí dicen también que Cipria, con las ondas del Cefiso, de cristalina corriente, refrescó las dulces y suaves auras, y visitó esa región, entretejiendo su caballera con guirnalda de fragantes rosas, y envió los Amores, que forman el consejo de la Sabiduría, y que son de origen de todo linaje de alabanzas.
¿cuándo regresaréis á vuestras moradas, después de derribar la ciudadela de Ilios?» Antistrofa II Dejando mi dulce lecho, y vestida con un sencillo peplo como una joven dórica, en vano ¡desdichada de mi!
Estrofa 5ª Mas luego que el enigma Llegó a saber de su fatal incesto, Con enemiga mano, La misma de su padre matadora, Arrancóse los ojos, aún más caros Que el amor de sus hijos. Antistrofa 5ª Y con horrendas voces Las vengadoras Furias invocaba, Porque sus hijos con armada mano Su herencia dividieran.
Antistrofa II ¡Por eso Afrodita la ha herido en el corazón con el horrible mal de un amor culpable, y abrumada por tan dura calamidad, mi señora colgará del techo nupcial una lazada que sujetará a su cuello blanco, adorando así á un Demonio fatal, y pretiriendo dejar buena fama y ahuyentar de su corazón un amor cruel!
Van, en efecto, de vicisitudes en vicisitudes, y la existencia de los hombres siempre está sometida á innumerables mudanzas. = Antistrofa I ¡Plegue á la divina Moira concederme una fortuna y una vida dichosas, y un corazón libre de penas!
Nunca, ¡oh señora!, vibres contra mí tu arco de oro, ni me hiera con tus deseos tu inevitable saeta. Antistrofa I Antistrofa I Sea mi galardón la continencia, el más hermoso presente de los dioses; que jamás me obligue la poderosa Cipria a tomar parte en luchas de éxito dudoso, ni en insaciables combates que trastornen el alma con envidia de ajeno lecho, sino que me conceda vivir en pacífico consorcio y distinguir con claridad los tálamos de las demás esposas.
CORO Estrofa Me acechaba la desgracia y era segura mi perdición desde el día en que Alejandro cortó los abetos ideos, con el fin de navegar por el mar henchido, en pos del lecho de Helena, la más bella de las que alumbra Helios chisporroteando oro. Antistrofa Los trabajos y las necesidades más poderosas que los trabajos se encadenan en círculo.