anticuario

(redireccionado de anticuarios)

anticuario, a

(Del lat. antiquarius.)
s. OFICIOS Y PROFESIONES Persona o establecimiento dedicados al comercio de antigüedades o a coleccionarlas.

anticuario

 
m. El que hace profesión del conocimiento de las cosas antiguas.
El que las colecciona o negocia con ellas.
Establecimiento en el que se venden cosas antiguas.
Traducciones

anticuario

antiquaire

anticuario

antiquário

anticuario

/a
A. ADJantiquarian
B. SM/F (= comerciante) → antique dealer; (= coleccionista) → antiquarian, antiquary
Ejemplos ?
Perteneció al Instituto Arqueológico Romano-Germánico, a la Sociedad de Anticuarios de Londres y a la Hispanic Society de Nueva York; desempeñó la Cátedra de Arqueología de la Universidad Central (hoy Complutense) y fue Consejero de Instrucción Pública.
En la actualidad ejercen cualquier oficio, pero son bastante comunes, feriantes, chatarreros, vendedores ambulantes, anticuarios...etc Se estiman aproximadamente unas 150.000 personas.
Contribuyó con numerosas obras a la Royal Society, a la Académie des inscriptions y a la "Sociedad de agricultura de Caen" y fue el primer director de la "Sociedad de Anticuarios de Normandía".
Además de espectáculos taurinos y actuaciones musicales de gran calidad, se ofrece la Muestra de Teatro de Otoño, recinto ferial con casetas y atracciones, Certamen Comercial de la Loma, Feria de maquinaria...etc, y numerosas actividades infantiles, deportivas y culturales. Con carácter anual o bianual, se celebran diversas ferias comerciales: artesanía, anticuarios, comercial, maquinaria agrícola.
Los adornos eran todos originales y fueron adquiridos en anticuarios establecidos, familias que vendían reliquias de sus antepasados, y en los persas de Bío-Bío y Los Reyes.
Además en sus cercanías se ubican varios comercios de anticuarios y un complejo jesuita formado por la iglesia de Nuestra Señora de Bethlem, la Parroquia de San Pedro Telmo y el Museo Penitenciario "Antonio Ballve".
La mayoría de los primeros arqueólogos, que aplicaron la nueva disciplina a los estudios de los anticuarios, definieron la arqueología como el «estudio sistemático de restos materiales de la vida humana ya desaparecida».
Dentro de su vida como intelectual, fue también miembro correspondiente de la Real Academia de la Historia (1841), de la Sociedad de Anticuarios de Copenhague, y responsable de la Comisión de Monumentos de Navarra.
Durante la Reforma, cuando las bibliotecas de los monasterios se dispersaron, los manuscritos fueron coleccionados por anticuarios y eruditos.
Todo un pueblo que creía haberse dado un impulso acelerado por medio de una revolución, se encuentra de pronto retrotraído a una época fenecida, y para que no pueda haber engaño sobre la recaída, hacen aparecer las viejas fechas, el viejo calendario, los viejos nombres, los viejos edictos (entregados ya, desde hace largo tiempo, a la erudición de los anticuarios) y los viejos esbirros, que parecían haberse podrido desde hace mucho tiempo.
El vizconde de La Tremisiniére, premiado por la Academia como autor de un estudio sobre uno de sus abuelos, compañero de Conde, y muy apreciado por los anticuarios de la orilla izquierda del Sena, que le colocaban todos los lienzos malos de sus almacenes, le llamaba Velásques, satisfecho de que la color morena y ligeramente verdosa del conde, el negro y empinado bigote y los ojos graves, le proporcionaban ocasión de lucir sus grandes conocimientos en pintura española.
El mobiliario lo componían los viejos sofás Imperio de caoba y crin, los sillones de baqueta, y las sillas que hoy persiguen los anticuarios en todas partes; y en cada rincón un rifle viejo, institución tradicional de las casas de campo, revelaba allí que también al señor X se le había ocurrido que le pudieran asaltar por el frente o el fondo de la casa.