anticlerical

anticlerical

1. adj. SOCIOLOGÍA Que tiene relación con el anticlericalismo las tendencias anticlericales de la sociedad.
2. SOCIOLOGÍA Persona que defiende esta actitud o doctrina.
Traducciones

anticlerical

anticlerical

anticlerical

anticlericale

anticlerical

anticlerical

anticlerical

anticlerical

anticlerical

ADJ & SMFanticlerical
Ejemplos ?
Mas algunos fanáticos no salen de su monomanía anticlerical y viven consagrados a perseguir sotanas en las celdas de las monjas, o sorprender enaguas en las alcobas de los presbíteros.
No satisfecho con el dominio, sueña el imperio. De ahí que en ciertos países el anarquista deba ser irreligioso batallador y anticlerical agresivo.
En esto no he procedido ni con el odio del fanático ni con el estrecho criterio de un anticlerical; he visto más alto y con mayor amplitud de miras.
Aunque parte de los miembros de la Schutzbund socialista se enrolaron en una nueva unidad paramilitar derechista y anticlerical dependiente del canciller, los esfuerzos por integrar al grueso de los socialistas en su modelo de Estado siguieron sin dar fruto.
No obstante, Castilla, pulsando el sentir ciudadano (que tradicionalmente era contrario al liberalismo anticlerical), se desligó de los políticos liberales que le habían apoyado e instauró un gobierno conservador.
La postura más extrema en contra de Moreno la lidera el conservador Hugo Wast, en Año X, en que identifica a Moreno como un jacobino extremista, violento y anticlerical; su postura no ha tenido muchos seguidores.
La novela picaresca tiene entre sus máximas creaciones, obras maestras como el anónimo Lazarillo de Tormes, una sátira anticlerical y descarnada de las ínfulas de nobleza y el sentido de la honra de la clase alta; la Vida del pícaro Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán, pesimista reflexión sobre el destino humano; la Vida del escudero Marcos de Obregón de Vicente Espinel, llena por el contrario de alegría de la vida; La vida del Buscón de Francisco de Quevedo, una obra maestra del humor y del lenguaje conceptista, y la obra de enigmática autoría Estebanillo González, que ofrece una visión espléndida de la decadencia de España en el escenario europeo, y de la Guerra de los Treinta Años.
La masonería, de suyo anticlerical por propiciar el ateísmo, racionalismo y liberalismo en los pueblos, originó los primeros focos de descontento contra las autoridades coloniales y especialmente contra el omnímodo poder del clero regular.
También hubo un himno republicano alternativo, que era una adaptación del Himno de Riego cantada en centros de enseñanza republicanos en México, y varias versionesutilizadas popularmente en la época de la II República de forma satírica, reflejando el sentimiento anticlerical y antimonárquico de quienes las cantaban.
Tiempo después Calles volvió a ser tildado de comunista por algunos jerarcas de la iglesia católica por su estricta política anticlerical, parecida a la que en un inicio había sido adoptada por la Unión Soviética, la Ley Calles expulsó del país a los sacerdotes extranjeros y reguló la actividad de las Iglesias.
Por estos escritos y otros de índole anticlerical, sufrió la persecución de la Inquisición: el Tribunal de Logroño trató de confinarlo en un convento en 1793 tras considerar anticlerical y licenciosa parte de su obra, y le confinó durante varios meses en un convento en Portugalete; se salvó del castigo gracias a la intervención de sus influyentes amigos.
En 1856, como miembro del gobierno de reforma del presidente Ignacio Comonfort y mediante la llamada «Ley Juárez», Benito Juárez había acabado con los privilegios de la Iglesia, y mediante la «Ley Lerdo» se justificó la expropiación de su patrimonio, pero sin tocar el Santuario de la Virgen de Guadalupe, política también seguida por los presidentes posteriores, más allá de su abierta posición anticlerical.