anticiclónico

(redireccionado de anticiclónicos)

anticiclónico, -ca

 
adj. Relativo al anticiclón.
Ejemplos ?
No obstante, en raros casos, los tornados anticiclónicos se forman en asociación con el mesoanticiclón de una supercélula anticiclónica —de la misma forma que un típico tornado ciclónico— o como un tornado acompañante, ya sea como un tornado satélite o asociado con circulaciones anticiclónicas dentro de una supercelda.
También es frecuente encontrar nieblas en los días anticiclónicos de invierno, en ocasiones persistentes durante varios días, las cuales hacen que las temperaturas no superen los 0 °C.
Este fenómeno propicia la aparición de remolinos, denominados ciclónicos y anticiclónicos, al oeste y al este de las islas, respectivamente.
El clima a veces es afectado por los vientos estacionales producidos por los centros ciclónicos y anticiclónicos que se forman en el continente y en el Pacífico (anticiclón o ciclón hawaiano), generando vientos desde el continente hacia el Pacífico en invierno y del Pacífico al continente en verano.
Son frecuentes en periodos anticiclónicos prolongados la formación de densas nieblas heladoras que suben desde el valle del Duero y que dejan los termómetros bajo cero durante jornadas, formando la llamada cencellada.
Los días despejados corresponden al tiempo anticiclónico y los cubiertos a los ciclónicos y en invierno con niebla también a los anticiclónicos.
Se presentan dos estaciones una seca y la otra lluviosa de mayo a diciembre, teniendo una precipitación promedio anual de 1370 mm, El clima del valle de sula está determinado por la zona intertropical de convergencia de los vientos alisios, sistemas anticiclónicos de vientos de las masas de aire frió de origen extra tropical y frentes fríos, las ondas tropicales que arremeten contra la región.
En cuanto a pluviosidad, los inviernos tienen lluvias muy irregulares debido a las debilitadas borrascas que atraviesan toda la Península desde el Atlántico, mientras que los veranos son muy secos y anticiclónicos, siendo comunes las olas de calor subsaharianas; por lo tanto es en primavera y otoño cuando se concentra el mayor número de precipitaciones, aunque sin ser las suficientes como para acabar con la grave sequía (sólo caen al año 291 mm).
En enero y febrero se da un mínimo relativo por la presencia de períodos anticiclónicos pero de poca importancia debido a que hay una mayor humedad a lo largo del año.
En cuanto a pluviosidad, los inviernos tienen lluvias muy irregulares debido a las debilitadas borrascas que atraviesan toda la península Ibérica desde el Atlántico, mientras que los veranos son muy secos y anticiclónicos, siendo comunes las olas de calor subsaharianas; por lo tanto es en primavera y otoño cuando se concentra el mayor número de precipitaciones, aunque sin ser las suficientes como para acabar con la grave sequía (sólo caen al año 291 mm).
La investigación moderna ha desafiado esa asunción, e indica que más que una corriente de frontera occidental fuerte, hay a menudo una serie de grandes torbellinos anticiclónicos en el canal.
Es cálido y húmedo en verano, ya que los vientos más frecuentes son semipermanentes del norte, provocando temperaturas mínimas de 19 y máximas de 40 °C. Las masas provenientes de los centros anticiclónicos del sur del Pacífico son fríos y secos.